Hace unos días propuse a mis alumnos un pequeño trabajo utilizando Wikipedia. Les expliqué por encima cómo funcionaba y qué había detrás de esta macroenciclopedia en red. Dialogamos y debatimos sobre el origen de nuestras ideas y enseñanzas. Para mis adentros recordaba aquel momento en el que Sócrates hablaba con su amigo Hipócrates, y le prevenía frente al engaño fácil de quien quiere vender lo suyo a  toda costa.

Se pusieron manos a la obra. Me sentí orgulloso de que, nada más empezar en cada clase, algún muchacho levantara la mano para decirme: “Aquí pone que hay varias incidencias en este artículo.” Esas palabras, que habitualmente pocos leen, significan mucho. Quiere decir que detrás de esta voz existe un debate, una polémica y disputa.

Lo cierto es que Wikipedia, que se presenta como la enciclopedia de contenido libre que todos pueden editar, es campo de batalla ideológico. Y no es para menos. Es, con diferencia, el espacio de consulta más visitado del mundo, y no precisamente por personas que ya saben y desean saber más, sino por aquellos que comienzan a aprender. Una cuestión no menor, a la que deberíamos prestar más atención.

1.La mayor parte de los artículos no generan grandes controversias. Se pueden consultar con bastante fiabilidad. Aportan información significativa normalmente y están bien estructurados. Aunque todos sabemos qué importante es contar las cosas de un modo u otro. Quizá convenga educar en esta lectura crítica, directamente en la web, y ayudar a no quedarse con lo primero que se encuentra. ¿Tienes ganas de aportar algo? ¡Ánimo! A mi entender es necesario participar con acierto, comprendiendo bien el ámbito digital y su repercusión en la vida.

2.Aunque Wikipedia dice que busca el punto de vista neutral, acto seguido descubrimos que esto quiere decir “suma de puntos de vista”, sin ningún tipo de jerarquía ni de criterio. Literalmente: ni “el verdadero”, ni “el mejor”. La verdad, por lo tanto, desaparece de un plumazo cuando no sea motivo de consenso y el proceso se complica. ¿Todo es igual? ¿No es esto una forma bárbara de relativismo que, además, impide decididamente el diálogo en aquellos puntos no pocas veces socialmente fundamentales y que crean conciencia y sensibilidad social de una u otra forma? Pues aunque parezca que se pueda discutir todo en Wikipedia, este principio y otros son intocables. ¿Rigor intelectual? ¿Exigencias éticas? ¿Se construye algo desde esta sutil forma de indiferencia?

3.El sistema de revisión de artículos de Wikipedia es impresionante. Cualquiera puede corregir, siguiendo la regla de las tres reversiones, lo que han escrito otros “editores”. Si las discusiones continúan sin llegar a acuerdos, lo cual es más que frecuente, se pide a los interesados que aporten referencias escritas que sean cotejables. Para que el sistema funcione correctamente se confía en la urbanidad y el buen hacer de cualquiera. Deseable, pero un tanto ilusorio. Además, debemos tener claro que no basta con centrarnos en lo que se dice, porque muchas veces las omisiones son formas de ceguera determinantes.

4.Por supuesto, existen moderadores con permisos privilegiados. Son los llamados bibliotecarios, cuyos perfiles pueden verse también en la red. Actualmente hay 81 para toda la Wikipedia en español, que cuenta con más de un millón de artículos (si bien no es equiparable a otras, como la inglesa). ¿Alguien duda de que estas personas, como cualquier otra, tienen también sus ideas, creencias, perspectiva? ¿Cómo nos podemos informar de su “punto de vista”, que ya no es igual al del resto? Sencillamente no hay forma sencilla de hacerlo, salvo revisando su historial. Pero nadie aporta “títulos”, nadie “firma” claramente nada.

5.Otros artículos, no pocos y relacionados directamente con la política o con la religión, están muy discutidos. Sabedores de la influencia y el impacto que puede tener esta wikienciclopedia, son muchos los interesados en generar debate, cuando no ruido. Los debates no son nada fáciles sin cultura de diálogo. Cuando esto sucede los artículos quedan bloqueados, pudiendo llegar a expulsar a los “editores”. Sólo hay que darse un paseo por los avatares de este tipo de entradas, que no citaré, y ver la pestaña “Discusión”. Wikipedia misma cita en su página sobre correcciones las voces “Aborto” y “Conflicto Árabe-Israelí” como ejemplos de la complejidad de los debates. Y no es para menos. Pero ocurre idénticamente con muchos otros en los que no interesan algunas palabras. ¿No es esto una falta de compromiso con la realidad? ¿Dejar al margen la verdad, y su búsqueda, no es una terrible forma de mal?

Termino como empecé, recordando a mis alumnos. No pasa un día sin invitarles a buscar la verdad y el bien. Si se deciden libremente, nos encontraremos buscando los dos en el mismo camino. Y no pocas veces aprendo de ellos nuevas preguntas para las que no hay respuesta en Wikipedia.

@josefer_juan

Foto tomada de https://c1.staticflickr.com/9/8146/6970096840_62ca831bf6_b.jpg