Ayer lunes arrancaba en Oslo la octava edición del evento que la mismísima BBC llegó a describir como “El Davos de los disidentes”: ‘Oslo Freedom Forum’, una conferencia anual organizada por Human Rights Foundation (HRF) en la que activistas, defensoras de derechos humanos, artistas, emprendedores tecnológicos y líderes mundiales se reúnen para compartir sus experiencias e idear conjuntamente estrategias para expandir la libertad y los derechos humanos por todo el mundo.

Conscientes de que una sola chispa es capaz de provocar una reacción en cadena que cambie el curso de la historia, Shui-Meng Ng '2016 Oslo Freedom Forum'especialmente ahora que contamos con las herramientas del Social Media, este año el foro está dedicado a las y los catalizadores del cambio social. Esas mujeres y hombres que son conscientes de que, aunque solos no pueden cambiar el mundo, son los responsables de encender la mecha del cambio social que tanto urge.

Este año acudirán 215 personas procedentes de 87 países que disfrutarán de un programa absolutamente trepidante, con ponentes como la famosa activista por los derechos del pueblo Saharaui Aminatou Haidar; Shui-Meng Ng, la mujer del líder social laosiano Sombath Somphone secuestrado en 2012; el escritor y activista nigeriano Wole Soyinka; el fundador de Wikipedia Jimmy Wales; o la empresaria tecnológica afgana Roya Mahboob, que lucha para lograr la alfabetización tecnológica de las mujeres y proporcionar empleo y oportunidades de educación para las niñas en Afganistán.

Imagen de campaña FlashdrivesforfreedomEl pasado domingo tuvieron ya lugar algunos encuentros en los que, por ejemplo, se debatió sobre los retos del activismo digital con el fundador de ‘Conflict NewsGissur Simonarson y el activista de la primavera árabe Iyad El-Baghdadi, o se habló de la campaña de Forum280 ‘Flashdrivesforfreedom’, que pretende hacer frente al dictador Kim Jong-un bombardeando Corea del Norte con 20.000 memorias de USB repletas de series y películas occidentales, así como páginas de la Wikipedia.

Como bien vengo recalcando en mis diferentes post, cualquier persona que quiera defender y luchar por los derechos humanos en pleno siglo XXI debe sacar provecho de las miles de herramientas tecnológicas que están a nuestra disposición. Por ello, además de inspiradoras conferencias, el foro cuenta con un ‘Tech Lab’, un día completo de sesiones prácticas sobre cómo aprovechar las últimas innovaciones tecnológicas en la lucha por el cambio social. Allí se ha hablado del potencial de Periscope, y hemos podido aprender, por ejemplo, cómo podemos usar las herramientas generadas por Benetech para registrar, documentar y reportar violaciones de derechos humanos en cualquier parte del mundo. El foro también alberga talleres y actuaciones artísticas, ya que el arte y la música siempre han sido una poderosa forma de disidencia.

Uno de los momentos más emocionantes del ‘Oslo Freedom Forum’ llega con la entrega del Premio Internacional de Václav Havel a la disidencia creativa, que este año será para el artista y activista ruso Petr Pavlensky, la cineasta censurada en Uzbekistán Umida Akhmedova, y la artista, activista y presa política iraní Atena Farghadani, que sigue en prisión.

Aunque estemos lejos de la capital noruega podemos seguir el evento por streaming, no perder detalle del perfil de twitter del foro y seguir el hashtag del evento #osloff.

‘Oslo Freedom Forum’ es un evento inspirador que, como bien define VICE, “es como el Comic-Con, solo que aquí todos los héroes son reales”. Para lograr que estos catalizadores del cambio social se conviertan en héroes y heroínas de corte Marvel, que derroten estoicamente a los malos entre vítores ciudadanos en lugar de acabar la historieta perseguidas, torturados, encarceladas y temiendo por su vida, necesitan nuestro apoyo masivo; y la revolución tecnológica nos permite dárselo.