Ecología/sencillez en la vida cotidiana

Miguel Ángel García

Siempre he pensado que la opción ecosocial era una opción sostenible de compromiso. Junto a tantas tareas que nos echamos encima, o que nos quisiéramos echar, o que otros querrían que nos echáramos, ser coherente en las opciones cotidianas de la vida tiene la ventaja de no cargar necesariamente nuestras agendas con más tareas o con un mayor consumo de tiempo. Comer ecológico, comprar comercio justo o en tiendas de cercanía y evitar el plástico mediante alternativas sencillas reduce el nivel de dolor en el mundo y mejora las posibilidades del futuro. Y si a eso le añades una pequeña dosis de austeridad, sencillez evangélica o desapego, es hasta posible que en realidad estés ahorrando tiempo y dinero.

Cada vez hay menos excusa, por tanto, para adoptar este estilo sostenible de vida, totalmente en consonancia a la vez con la tradición cristiana y con el ecologismo contemporáneo. Pero claro, para eso hay que querer, y también hay que creer. Querer ser austero en la vida diaria, ser solidario en la vida diaria, construir justicia en la vida diaria. Y creer que esta es una manera de vivir que merece la pena. Creer que el amor que nos anuncia Jesucristo se puede vivir en la vida diaria, en estas pequeñas opciones, y que no hay mejor alternativa para nosotros. Pero… ¿nos lo creemos?

¿Qué nos hace falta realmente para vivir? ¿Que se nos hace imprescindible para ser felices? Tenemos aquí mucho que aprender de otras tradiciones, que han mantenido en constante actualidad la austeridad como opción de vida. Y recuperar lo que la Iglesia tiene en su seno en esta dirección, porque se nos olvida con mucha frecuencia. Este es uno de los elementos de la conversión ecológica que el papa Francisco, siguiendo a san Juan Pablo II, nos plantea.

Puede interesarte:  Crear espacios estético-poéticos desde la ecología humana

Precisamente, nos recuerda el papa Francisco en su última exhortación apostólica, Gaudete et Exsultate, que se puede ser santo en la vida diaria, en las opciones concretas, en las actitudes ante las personas que nos rodean y también, claro, en los compromisos que adquirimos para hacer llegar la misericordia de Dios a todos los rincones en que se necesita. Que trabajar nuestro corazón para que sea manso, pacífico y solidario con el sufrimiento aporta riqueza al mundo, y que vivir la vida con una actitud agradecida nos lo facilita. Y que en esta senda nos preceden multitud de santos, de los reconocidos en los altares y de los que han caminado a nuestro lado.

¿Qué necesitamos de verdad para ser felices? A veces tan sólo pararnos a pensarlo, a sentirnos y a encontrarnos con nosotros mismos, para reencontrar un nuevo camino hacia los demás y hacia la vida en general. No sé si hemos pensado nuestro verano con un huequito para ello, o si todavía podemos sacarlo. Cualquier oportunidad será buena: un retiro, un paseo en silencio, un rato de contemplación de la naturaleza, un instante de agradecimiento profundo a la vida, a nuestros hermanos, a nuestra familia, al mismo Dios que nos dió la vida…

Santidad y ecología, o santidad ecológica, en la vida diaria. Un buen reto a considerar en estos días que muchos tendremos de descanso, o, al menos, de no estar presionados por el ritmo de nuestra ocupación laboral. Cierto que otras ocupaciones que se nos pueden presentar estos días pueden echar al traste con nuestra pretensión de descanso. Estemos atentos, y aprovechemos cualquier oportunidad para contemplar lo que Dios nos pone delante en cada momento de nuestra vida: las personas, el mundo, la propia vida… Deténgamonos a adorarle en todo ello, y abandonemos nuestros ídolos, nuestras falsas pretensiones y nuestras excusas.

Puede interesarte:  Eucaristía y ecología

Y si te queda un rato, ya sabes: Gaudete et exsultate, de fácil lectura y pequeño tamaño. Y directa al corazón.

Imagen principal tomada de http://www.cuerpomente.com/salud-natural/terapias-naturales/contemplacion_1411. Imagen secundaria tomada de https://catoliscopio.com/wp-content/uploads/2018/04/Exhortacion-gaudete-768×401.png

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.