De mal en peor con las últimas reformas laborales

El Decreto Ley de Reforma Laboral de 2012 (RL 2012) “es sin ningún lugar a dudas uno de los retrocesos mayores de los derechos de los trabajadores de España y no hace más que continuar la senda iniciada por el anterior de Rodríguez Zapatero (RL 2010).” Esto afirma el Magistrado de lo Social del tribunal Superior de Justicia de Catalunya, Carlos Hugo Preciado Domènech el 19 febrero 2012.

Aunque estas dos Reformas Laborales, una del PSOE y otra del PP, surgieron para combatir el desempleo escandaloso en “la crisis”, solo consiguieron, entre otros frutos:

  • Incrementar el empleo temporal, especialmente para los jóvenes.
  • Multiplicar las modalidades de contratación a la carta.
  • Abaratar el coste del despido dando un poder casi absoluto a la empresa.
  • Agredir el derecho constitucional de la negociación colectiva.

En este contexto, el pasado 27 de febrero de 2018 “Ciudadanos” (C´s) presentó en el Congreso de los Diputados una propuesta de nueva Reforma Laboral (RL 2018) que va por los mismos derroteros o peores que la RL del 2010 y RL 2012.

C´s juzga que la situación laboral es “inaceptable y hay que cambiarla porque en 2017 se firmaron 21,5 millones de contratos y de ellos 20 millones eran temporales (el 93%). Los dos partidos anteriores solo han puesto parches y remiendos”. En boca de Rivera “yo no dormiría tranquilo donde un 90% son contratos basura”.

Por eso propone un “nuevo modelo que ofrece seguridad a todos”. Veamos si cumple con esta expectativa.

  1. CONTRATO ÚNICO

La medida estrella es el contrato único. Se trata de eliminar los contratos temporales y sustituirlos por contratos indefinidos, todos con una indemnización de 20 días/año trabajado (aunque un poco matizado porque mantiene el anterior contrato de formación y de interinidad).

Puede interesarte:  La familia y el barrio en el ciclo de reproducción de la pobreza

Con esto quedaría mejorada la indemnización de los contratos temporales anteriores que subirían de 12 a 20 días por año trabajado. Y la indemnización por despido improcedente (sin motivo documentado) quedaría en 33 días/año, tal como estableció la RL 2012.

Objeciones:

  • La RL 2018 añade una nueva causa de despido objetivo muchísimo peor. Un empresario que quiera cambiar el objeto social de su empresa, o su estrategia, o su estructura organizativa, o los productos que vende, puede despedir a cualquier trabajador. El boquete del despido se agranda.
  • Pasar de las modalidades de contratos existentes en España a un modelo único sería un cambio muy radical y difícil de digerir. El modelo de contrato único no se ha aplicado más que en Dinamarca.
  • El coste económico de indemnización aumentaría (y no se ve moderado con una minoración de la indemnización por despido improcedente).
  • Con la intención de compensar alguna forma de incremento del anterior coste indemnizatorio, propone fijar el despido colectivo referido al centro de trabajo en un período de 30 días y no de los 90 actuales.

Por todo esto, concluye Giménez Arnau, Presidente de la FORELAB que parecería mejor reformar los contratos que se están aplicando de forma incorrecta y adaptarlos a las necesidades temporales existentes.

  1. “MOCHILA DE DERECHOS” (MOCHILA AUSTRIACA)

La otra medida estrella de la RL 2018 consiste en que cada asalariado tendría una cuenta personal en la Seguridad Social donde la empresa acumula aportaciones. Es un seguro público adicional frente al desempleo, que no sustituye al existente y que se puede acumular hasta la jubilación. Se crearía con las aportaciones empresariales a la cuenta individual del trabajador con un 1% de su salario. También la empresa anticiparía anualmente una posible indemnización en torno a 8 días por año.

Puede interesarte:  El baile de los números

Se denomina “mochila de derechos” porque el trabajador se puede llevar ese dinero si se muda a otra empresa. También se llama “mochila austriaca” porque en Austria no existe una indemnización de despido tal y como se conoce en España. En Austria las empresas disponen de coste cero a la hora de llevar a cabo el despido de un empleado.

Objeciones: recogidas de Pere Vidal

La propuesta de la “mochila austriaca” podría

  • dañar el bolsillo de los trabajadores despedidos de forma involuntaria ya que prevé expresamente que las aportaciones realizadas por la empresa serán descontadas de la cuantía de la indemnización por despido.
  • llevar a una reducción de los salarios en los nuevos contratantes (pues parte de esa retribución ya se destinará a cubrir la “cuenta personal” a cargo de la empresa).
  • incentivar los despidos, pues el empresario puede pensar “¿Si ya estoy pagando parte de la indemnización durante estos años, por qué no aprovecharla?”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.