Tercera sesión del seminario #Religa2

Este último encuentro en el MediaLab-Prado de Madrid arrancó con la presentación del trabajo realizado por un grupo de alumnos de la Consultoría Social de ICADE sobre la presencia de lo religioso en la red. Para ello, analizaron 29 páginas web religiosas, escritas principalmente en castellano y del ámbito católico. En su análisis observaron tanto la misión, como sus objetivos y el alcance en la consecución de los mismos. A la luz de los resultados, la mayor parte de estas páginas se mueven en el terreno de la información religiosa y el activismo, siendo éste último dirigido fundamentalmente a la convocatoria de eventos propios. Por el contrario, se observa una ausencia de espacios propios de opinión con mayor implicación. Respecto al alcance, la comparativa en Klout revela que la mayor parte se mueven entre los 40 y 60 puntos, lo cual supone un baremo medio-alto de influencia en la red, siendo Twitter y Facebook las redes sociales más frecuentes para la difusión de sus contenidos. Se midió también el número de seguidores, por debajo de 10.000 en la mayor parte de los casos, y en Facebook, con similares resultados.

Se presentó también la realidad digital del hecho religioso a partir de tres matrices interesantes, en las que se usaron como variables: respecto al contenido, información u opinión, y de carácter religioso o de espectro más amplio; en cuanto a la misión, no-sólo-religioso o religioso, e individual o colectivo; respecto al objetivo con los interlocutores o usuarios, si los de fuera son alguien con quiénes dialogar o a los que convertir, y si los de dentro son un grupo uniforme o plural. Por último, se lanzaron algunas preguntas a modo de conclusiones: 1) ¿Existe correspondencia entre la Iglesia en lo digital y no digital? 2) Se percibe una cierta brecha generacional en los resultados, sabiendo que los más jóvenes, con mayor desafección institucional-religiosa, son los mayores usuarios y los que más activos están en lo digital, ¿es real? 3) La proporción entre opinión e información en el mundo digital, sobre el hecho religioso y cristiano, ¿es adecuada?

El segundo tiempo del seminario fue una interesante mesa de diálogo que reunió a periodistas de cuatro grandes ámbitos. Moderados por José María Villanueva (EuropaPress.es), Fran Otero (La Razón), Silvia Melero (Revista21) y José Lorenzo (Vida Nueva) comenzaron recogiendo las preguntas del estudio presentado. En las sucesivas intervenciones se reconoció que no todo vale, que la facilidad que dan las nuevas tecnologías no puede conducir a la comunicación a la falta de rigor, sino más bien a todo lo contrario y ganar más profundidad y apostar por nuevos lenguajes más inclusivos y centrados en aquello que verdaderamente preocupa y une. Fran subrayó la importancia de la interacción en la comunicación actual, como un mundo en el que vivir y elaborar lo que ocurre precisamente en el mundo.

Continuó el diálogo centrándose en la posible existencia de una cierta dicotomía entre lo digital y lo no digital. José Lorenzo, más tarde, puso sobre la mesa la existencia de muchos proyectos que se embarcan en lo digital con objetivos muy propios e intereses concretos, pero con gran confusión y una cierta prisa, que da lugar en ocasiones a incoherencias. Por otro lado, acentuó los principios básicos de la ética periodística, que no han de ser distintos a los aplicados en el mundo digital, centrada en el respeto por los demás y la competencia de quien informa. Silvia subrayó que, en el ámbito religioso como en otros, los periodistas y comunicadores no son ni pueden ser “publicitarios” de determinadas causas, indicando que quizá la prensa religiosa en concreto adolece de una cierta libertad para investigar. Además, internet ha democratizado y ha dado acceso directo a gente que anteriormente sólo era receptora. Esto es causa de una gran transformación que está por llegar en plenitud, que todavía no se ha desarrollado del todo. Y Fran, a su vez, puso el acento en el compromiso y el contacto con quien lee, en lugar de focalizarse en compartir información.

La última parte del diálogo se movió en torno a la necesidad de que lo religioso se muestre de manera honesta e independiente, respetando a su vez la pluralidad e informando sólidamente, y a su vez ser reflejo de aquello que sucede en la realidad religiosa.

Como ha sido costumbre en las sesiones anteriores, la participación de los asistentes planteó nuevas preguntas a la mesa que enriquecieron la reflexión y pusieron el bronche de oro en esta última sesión del seminario, abriendo nuevas inquietudes que prometen no quedarse en el olvido sino que obligarán a seguir trabajando, dialogando y abriendo espacios de encuentro.

Aquí enlace a una breve entrevista a Daniel Izuzquiza, SJ sobre este seminario en el programa El Espejo de la Cope. (a partir del minuto 15:30)

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here