Taxonomías digitales (II): el añadido de Simpson a Bloom. Las áreas de pensamiento no primariamente conteptuables

Como anunciaba en la anterior entrada, continúo con el análisis de las taxonomías del aprendizaje y su relación con el actual entorno digital.

Compárense estas imágenes. La primera es de la taxonomía de Bloom revisada: Recordar – Entender – Aplicar – Analizar – Evaluar – Crear. Conocida, ¿verdad?

Revised Bloom's Taxonomy
Fuente: http://www.nwlink.com

Pero esta otra, de Elisabeth Simpson (The Classification of Educational Objectives in the Psychomotor Domain) es ciertamente distinta: Percibir – Aprestarse – Responder de forma guiada – Automatizar – Responder de forma abierta – Desenvolverse adaptativamente – Producir autónomamente. No es tan conocida, ¿cierto?

Bloom's Taxonomy: Psychomotor Domain
Fuente: http://www.nwlink.com

Veamos detenidamente las distintas categorías:

  • La percepción consciente (perception) es la habilidad para comprender señales sensoriales para guiar la actividad motora. Ejemplos: comprender el significado de gestos del lenguaje no-verbal; captar la dirección, sentido y velocidad de un objeto lanzado para cogerlo en el aire; ajustar el termostato del horno al apreciar por la apariencia y el olor el estado de cocción de lo que hemos puesto en él; localizar el punto exacto en el diapasón de un violín donde tocar la nota correcta; ordenar un objeto de acuerdo al conjunto de los que le rodean para que esté en sus sitio o armonice. Verbos clave son elegir, describir, detectar, diferenciar, distinguir, identificar, aislar, relacionar, seleccionar.
  • El apresto (set) para actuar motu proprio o para dar respuesta a situaciones que se presentan conlleva una triple capacidad para hacerlo: mental (conocimiento), física (postura) y emocional (disposición). Ejemplos: saber y poder actuar siguiendo una serie de pasos en el proceso de poner la mesa para una fiesta; situarse en el lugar preciso y con la postura adecuada para hacer un movimiento o vigilar algo; reconocer las propias habilidades y limitaciones en el manejo de una cámara de vídeo; mostrar interés y motivación por aprender a pintar al óleo. Verbos clave son comenzar, desplegar, explicar, mover (a), proceder, reaccionar, mostrar, establecer, ofrecerse voluntariamente.
  • La respuesta guiada (guided response) es la habilidad inicial para el aprendizaje de destrezas complejas mediante la imitación, la prueba y el error, sabiendo que el nivel adecuado se adquiere por la práctica. Ejemplos: resolver un algoritmo matemático como se ha explicado; seguir las instrucciones de un manual para construir algo; responder a las señales visuales de un instructor mientras se está aprendiendo un paso de baile o a conducir un vehículo. Verbos clave son copiar, imitar, seguir (las instrucciones), reaccionar, reproducir, responder, rastrear.
  • Automatizar (mechanism) es el nivel intermedio en el aprendizaje de destrezas complejas, demostrable a través de respuestas habituales o comportamientos que muestran seguridad, autoconfianza y competencia básica. Ejemplos: usar un aparato electrónico con soltura; reparar un grifo que gotea; golpear una pelota de golf con el drive ; conducir una moto. Verbos clave son ensamblar, calibrar, construir, desmontar, demostrar, atar, fijar, manipular, medir, reparar, mezclar, organizar, delinear.
  • La respuesta abierta compleja (complex overt response) es la plena capacidad de actuación en actividades que involucran patrones complejos de actuación. Se muestra en un comportamiento rápido, preciso y altamente coordinado con un esfuerzo mínimo. Incluye la acción sin dudas y el comportamiento automático. Ejemplos: golpear un balón o pelota de tenis siendo consciente del lugar adonde se dirige, cómo impactará, con qué efecto y velocidad; maniobrar para aparcar en un espacio estrecho; conocer profundamente y manejar una aplicación informática con rapidez y precisión; tocar el piano con estilo propio; hablar en público con seguridad y cercanía. Los verbos clave son los mismos que en el nivel anterior, añadiendo las locuciones adverbiales rápidamente, con precisión, de forma experta, etc.
  • La adaptación (adaptation) se alcanza cuando las habilidades están tan bien desarrolladas que pueden ser modificadas sobre la marcha en algún aspecto para que sirvan en situaciones concretas que tienen especiales requerimientos. Ejemplos: improvisar en una actuación teatral o tocando un instrumento musical; modificar el contenido de una charla o una clase para adaptarla a las necesidades de los asistentes; realizar una tarea con una máquina o herramienta que no está diseñada para la la misma sin dañarla ni exponerse a una situación de peligro; cocinar un plato de comida con ingredientes inhabituales; orientarse en una ciudad desconocida sin la ayuda de un gps. Verbos clave son adaptar, alterar, cambiar, reacondicionar, reorganizar, revisar, variar, improvisar.
  • Finalmente, la producción autónoma (origination) se produce cuando se diseñan, desarrollan y se ponen en marcha acciones y patrones de comportamiento adecuados para una situación particular o para resolver un problema específico. Características sobresalientes de la acción autónoma son la creatividad y el uso de habilidades complejas. Ejemplos: crear una coreografía o inventar un juego; diseñar una rutina de ejercicios gimnásticos; realizar una hipótesis científica y desarrollar una experiencia para comprobar su validez; escribir un cuento o inventarse una canción. Verbos clave son construir, combinar, componer, crear, diseñar, iniciar, originar, hacer, emprender.
Puede interesarte:  Otra mirada es posible

Puede comprobarse, sobre todo en los ejemplos, que esta clasificación atiende fundamentalmente a todas esas actividades cuya conceptualización es secundaria o posterior a su realización: deportes, música, danza, teatro, cocina, habilidades manuales y motoras, uso de herramientas, organización de eventos y juegos, empleo de aparatos, etc. También, que existen relaciones entre los distintos niveles de la taxonomía de Simpson y la de Bloom, puesto que una mayor complejidad de una tarea en aquella suele ir acompañada de un mayor nivel de exigencia cognitiva.

¿Pueden tener relación las tecnologías empleadas actualmente en las propuestas pedagógicas situadas con esta clasificación? Creo que sí.

  • En tanto que el uso de las TACs (Tecnologías Aplicadas al Conocimiento) suponen el aprendizaje y manejo diestro de aparatos electrónicos, sistemas de grabación, almacenamiento y comunicación, programas y aplicaciones, requieren la oportuna formación y el entrenamiento que haga que los alumnos las empleen al menos en el nivel de automatización. Con propuestas suficientemente abiertas y aplicadas a la resolución de problemas nuevos o al desarrollo de proyectos abiertos, el dominio puede llegar a ser sin demasiada dificultad de respuesta abierta compleja o de adaptación. Ahora, eso exige planificar un tiempo para el entrenamiento en el uso de los recursos y evaluar si su empleo está siendo eficaz para los fines pretendidos con el tiempo realmente disponible. En ocasiones, hay propuestas innovadoras que naufragan por no haber calibrado adecuadamente el tiempo que se necesita en manejarse con destreza.
  • Por otro lado, el apoyo tecnológico para el aprendizaje, si se realiza a partir de propuestas de alto nivel cognitivo en la escala de Bloom (en especial en el terreno de la creación), supone un apoyo para el desarrollo de actividades que involucren lo psicomotor. Pensemos por ejemplo en la aportación positiva que puede resultar de la grabación en vídeo por los alumnos de situaciones simuladas en un idioma no nativo que les exija la automatización de patrones lingüísticos mientras se realiza una tarea o se está en un lugar público al poder revisar lo realizado para corregir errores. O como la difusión pública de un evento creado por ellos a través de las redes sociales o de una radio escolar puede ser un acicate para prepararlo con mayor cuidado y nivel de competencia, además de permitir un feedback más amplio o su posible reutilización.
  • Por último, la reciente (y aún tímida) incorporación de los portfolios digitales, donde pueden almacenarse, seleccionarse y dar a conocer no sólo los resultados de las actividades tradicionales de aprendizaje, sino de otras que tienen que ver con aspectos como los mencionados arriba, puede resultar de gran ayuda para que los jóvenes estudiantes valoren y cuiden el desarrollo de nuevas habilidades cognitivas: las relacionadas con lo psicomotor, por ejemplo. Y que éstas vayan ganando en presencia y consideración en el ámbito escolar como ya tienen en la vida adulta. Por no mencionar cómo pueden servir para que los jóvenes conozcan mejor sus habilidades,estilos cognitivos e inclinaciones.
Puede interesarte:  Mayo del 68 (II), un vendaval educativo

En la próxima entrada, procederemos a revisar la taxonomía del dominio afectivo. Y dejaremos algunos comentarios finales sobre estrategias de aprendizaje con soporte digital basadas en las taxonomías mostradas para la última entrada. Un saludo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.