El sur siempre está al otro lado del muro

Esta es una de las geniales viñetas de recién desparecido Forges, con su visión sintética, interpeladora y tierna de la realidad. Si siguiera ente nosotros , a los pobres personajes no los hubiera colocado en la cima sino mezclados en la gigantesca montaña de basura. Medio enterrados. Un hombre tan atento a la realidad no se hubiera sustraído a la terrible noticia de que al menos 17 personas perdieron la vida en la capital de Mozambique, Maputo, tras una avalancha de basura producida por las fuertes lluvias en el vertedero de Hulene. Las víctimas fueron sorprendidas en la noche. Todo negro: la muerte, la noche, la basura… El dia se tiñó de luto para estos empobrecidos. En los últimos años se habían erigido miles de viviendas informales en los alrededores del depósito. Este no contaba con ningún muro de contención que lo separara de la parte más residencial de la ciudad esperando la desubicación prometida.

Este vertedero no tenia muro de contención para la basura. Pero si lo hay para separar a los ricos de los pobres (Basura separada del poderío). Por ejemplo España construyó en los años 90 dos muros para separar sus enclaves africanos de Ceuta y Melilla del territorio de Marruecos. Son habituales los grupos de migrantes africanos que intentan traspasar esta barrera en masa para ingresar a territorio europeo y ahí siguen… on concertinas. No solo de ahora.

O el Kuwait – Irak : 1990. Tras la invasión de Saddam Hussein, Kuwait instaló una valla de unos 200 kilómetros de extensión en su frontera con Irak, con todo sus elementos disuasorios tramos de cerca electrificada, alambre de púa, muros de arena, etc

O el de Israel frente a Cisjordania. En 2002, Israel creó ese muro y lo ha ido extendiendo (con tramos de concreto, otros de zanjas y alambradas) que la separa de los Territorios Palestinos de Cisjordania. Vulnerando su libre circulación y construyendo colonias – otro símbolo del poder- en su territorio.

Puede interesarte:  Cada vez elegimos menos presidentes

O el de Estados Unidos frente a México. 3.200 kilómetros de frontera entre y, cerca de un tercio ya se encuentra vallado con tramos de concreto, rejas electrónicas y cámaras infrarrojas custodiadas por la Patrulla Fronteriza de los EEUU. Aunque el muro enrejado no impide el encuentro de una eucaristía que tiene su “mesa” entre las dos naciones. La mesa eucaristica más larga del mundo. Porque al unir dos naciones enjauladas expresa mejor que nadie que la mesa eucaristica es larga y ancha cuando se ancla en la realidad. Mesa del templo larga hacia el mundo, hacia las afueras, hacia la periferias.

Pero el más expresivo y sintético de esta realidad clasista es el de Lima: el muro que divide a los ricos de los pobres, el muro de la vergüenza. Un muro que separa, concretamente, a los los distritos de San Juan de Miraflores y Surco, donde se encuentra Las Casuarinas, una de las urbanizaciones más ricas del país, del pobre suburbio de Vista Hermosa (¡¡ironías del destino!!) en el lado opuesto.

Para llegar a él hay que pisar el camino de tierra. Y lo primero que uno imagina es un cementerio que se integra en el paisaje con nichos en forma de casas miniatura que para humanizarlo un poco está al lado de una plataforma de tierra con un campo de fútbol, unas tiendas junto a un lugar para comer, incluso una pequeña biblioteca en construcción con botellas de plástico. Hay una evidente carencia de equipamiento y espacio público.

Lo mejor es verlo desde lo alto. Que te ayude a la perspectiva: Nos lo cuenta Delia Bayona– “Empinadas escaleras azules hacia el cielo, como de 12 pisos aproximadamente. Pararse y reflexionar. Mientras vas subiendo, notas cada vez más las necesidades del lugar, y al llegar a la cima, puedes apreciar todo. Todo eso que habías leído o visto por ahí y más. Primero te chocas con el muro, luego te percatas del esperado contraste y después giras de vuelta mirando lo que has transitado y te quedas allí detenido en el tiempo, con este lado, a su lado: porque la simpleza retiene la mirada, está invadido de pura vida.

Puede interesarte:  Retrasos forzados

“Cuando dicen que Lima tiene alrededor de diez millones de habitantes, no podía creerlo, ahora entiendo. Muchos habitan los cerros. Delia relata sus primera preguntas dichas o escuchadas: “’Ud. vive al otro lado? ¿Y qué hay allá?… ¿y allá?”. Y te enteras, que muchos nunca han cruzado al otro lado, ni tienen el interés de hacerlo..Al fin, el muro frente a ti: y de golpe esta perspectiva donde te das cuenta que se divide Lima en dos.

Expresión gráfica de la fuerte división entre ricos y pobres,. Y que desde las barracas, el otro lado de blanco pureza, en ocasiones, también podría significar poder y control que se distancia del color y lo espontáneo que es lo que prima en la San Juan de Miraflores, diferenciándose del barrio residencial: El mismo cerro es lo único que tienen en común sin ser verdaderamente compartido. Un muro a kilómetros de distancia de los ricos para quienes el cerro está intacto, mientras que para los pobres el cerro está a unos cuantos pasos de ser totalmente invadido. Las casas tipo “mansiones” varían de 1000 a 3000 m2, mientras que las casas tipo “chozas” son en promedio de 15 m2. Con cifras escandalosas sobre seguridad: San Juan de Miraflores, distrito de Pamplona Alta, es el segundo más inseguro de Lima. En cambio Surco, distrito de Las Casuarinas, es el cuarto más seguro de Lima.

Los tenemos aquí: Invisibilizados pobres, inmigrantes y refugiados. Como si fueran la amenaza de los bárbaros nuestra respuesta ha sido separarlos – y esto los llega a deshumanizar-. Marcados como irremisiblemente extranjeros, que nunca – aunque tengan papeles o sean de nuestra nacionalidad – serán de los nuestros. Sus marcadores de identidad, su distinto estatus económico, sus diferencias de todo tipo frente a la pureza de los nuestros, los hace i-n-c-o-m-p-a-t-i-b-l-e-s. Luego está justificado el muro, -sobre todo si lo pagan ellos- y que vivan en los vertederos. Discriminación, racismo y prepotencia dominadora. Algunos se salvan. Los sometidos al vaciamiento de su ser por la asimilación impuesta.

Puede interesarte:  Conocimiento y verdad desde los mártires de El Salvador

Ante fotografías y realidades colocadas delante de mí no sabes si indignarte o asombrarte. Definitivamente es un paisaje abrumador y ¿bello? Tanta pobreza que en su vulnerabilidad extrema y expuesta con sinceridad reta a la belleza.

Pero aquí abajo abajo/cada uno en su escondite/hay hombres y mujeres/que saben a qué asirse/aprovechando el sol/y también los eclipses/apartando lo inútil/y usando lo que sirve/con su fe veterana….el sur también existe

(…)

pero aquí abajo abajo/cerca de las raíces/es donde la memoria/ningún recuerdo omite/y hay quienes se desmueren/ y hay quienes se desviven/y así entre todos logran/lo que era un imposible/que todo el mundo sepa… que el sur también existe. (Mario Benedetti)

1 Comentario

  1. Indignación, dolor, y que tantas voces que se alzan pidiendo justicia sean acalladas siempre…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.