Sueños rotos

Cerca de mi casa, en el barrio de Chamberí en Madrid , un  hombre agredió sexualmente a una viandante, en la media tarde de hace un par de días ,ante la pasividad de la gente que vio el ataque. La víctima escribió un impactante artículo narrando en primera persona los hechos. Una clara denuncia frente al cobarde que lo hizo (¡ ojala lo leyera el agresor aunque mucho me temo que su cerebro no tenga las neuronas necesarias para hacerlo) , y frente al pasotismo generalizado de los testigos

Esta al menos lo pudo contar. Otras o no pueden, o no quieren, o no saben siquiera si es una ofensa, incluso cuando su dignidad ha sido atropellada varias veces , por parecidos motivos. Con su escrito la mujer agredida, quiso contribuir  “a visibilizar, denunciar y repetir incansablemente una realidad podrida y escondida, muy difícil de describir y expresar en muchos casos y que sufren sistemáticamente muchas mujeres en sus diferentes formas de violencia,  mucho más de lo que nos gustaría admitir.  Una situación que además está normalizada,  y donde el agresor sabe que no va a haber consecuencias,  y está convencido de su impunidad, sin temer ni por su integridad física ni por represalias legales o sociales. (…) . Él sabía que no le iba a pasar nada”.

El 8 de febrero, me he apuntado a recordar  comprometidamente a las mujeres víctimas de explotación sexual y trata. Es el día de Santa Josefina Bakita. Una esclava sudanesa que, una vez liberada, ingresó en la Congregación de las Hijas de la Caridad Canosianas, Canonizada en el año 2000, el papa Francisco le encomienda una de sus luchas más queridas: la lucha contra la trata de personas

josefinabakita

Según la Macroencuesta de Violencia Contra la Mujer de 2015, cerca dos  millones y medio de mujeres en España han sufrido algún tipo de  violencia (física, psicológica, emocional , sexual, económica…) a lo largo de su vida.Las cifras son aterradoras y la inacción ante esta barbarie del siglo XXI implica una complicidad moral.

En la UE,  por abrir el foco, se estima que entre un 45% a un 55% de las mujeres han sufrido acoso sexual desde los 15 años, según su  Agencia de los Derechos Fundamentales. No se estigmatizará tan negativamente al colectivo acosador, mayoritariamente europeo, como desgraciadamente se hizo con los refugiados, por los tristes  sucesos de Colonia

Estos crímenes hacen que hombres, mujeres y niños, sean juguetes desechables  o sueños rotos. En muchos casos, atravesando países y culturas en peregrinajes eternos, han caminado movidos por la limpia  expectativa de mejorar sus condiciones de vida. Y que terminan sometidos a situaciones de explotación de todo tipo, similares a la esclavitud. Y al respecto, son bien recientes las noticias de la trata de niños en Europa. Según estimaciones de la Europol (Oficina Europea de Policía) que publica The Guardian, al menos 10.000 niños refugiados, que viajaban solos, habrían desaparecido nada más llegar a Europa, Advierten que aunque algunos estarían con familiares, sin conocimiento de las autoridades, otros se encontrarían en manos de organizaciones de tráfico de personas.

3c8d5718b34a59690feabcca3948c7e8

No cabe mirar para otro lado. Ni ser hipócritas aun sabiendo la circunstancia de que buena parte de nuestros diarios contienen anuncios explícitos de negocios sexuales remunerados. El último informe de 2014 de Naciones Unidas sobre la trata de personas indica que este fenómeno afecta prácticamente a todos los países del mundo y, aunque tiene una importante relación con la prostitución, no se correlaciona solo con esta actividad: también lo hace, por ejemplo, con la explotación laboral todavía demasiado impune.

Me pongo en su piel y en sus sueños. Y haciéndolo he traído a la memoria  aquello de que el “derecho de soñar no figura entre los treinta derechos humanos que las Naciones Unidas proclamaron a fines de 1948. Pero si no fuera por él, y por las aguas que da de beber, los demás derechos se morirían de sed“.

La mDejamecaminarujer acosada en mi barrio  luchaba  en defensa de su propia dignidad que un cobarde quiso arrebatarle. Lo mismo que a los montones de gentes que errantes por los caminos del mundo y fugitivos de una vida que para ellos era imposible cayeron en manos de mafias indignas que vendieron su cuerpo, su infancia, sus órganos,  su trabajo (incluso sin edad para ello) etc. Los que necesitaban ternura y justicia se encontraron con la agresión vil

El acosador de mi barrio , o el de otros barrios , y el violador , debe ser considerado como un criminal.  Mientras – lo digo por lo de Colonia –  hay muchas  víctimas de trata, que son en su mayoría extranjeras en el país donde son identificadas. De forma que más de 6 de cada 10 víctimas han atravesado al menos una frontera. Sabiendo esto, en Europa seguimos sin identificar. Porque es más cómodo. O devolviendo “en caliente”. De ahí la importancia de que la supervisión de los flujos migratorios no deba impedir jamás, sino todo lo contrario, la detección e identificación  de víctimas de trata.  Hay que formar buenos profesionales y seguir en la línea de proyectos ya iniciados ( p.e : “MUJERES DE ARENA”, en el CIE de Algeciras, de las Adoratrices )  que caminan en esa dirección,

Mientras nosotros estamos aquí desde hace un año,  dialogando en las fronteras,  en mi barrio y otros muchos lugares del mundo, millones de niños, mujeres y hombres esclavizados sufren todo tipo de vejaciones. Desde lo más hondo de sus entrañas, se estarán preguntando por qué la vida les ha deparado tal situación y tal acoso. Porqué se han roto sus sueños  

IMAGENES y VIDEO :

Imagen de portada  tomada de http://migracioneseuropeas.com/la-onu-pide-mas-firmeza-contra-la-trata-de-personas-la-esclavitud-del-siglo-xxi/

Santa Josefina Bakita : Ia imagen está tomada de http://www.encristiano.com/es/peliculas-dvd/bakhita-543.html

“Déjame caminar tranquila “.Imagen tomada de http://bastaya2015.blogspot.com.es/

Niña refugiada: https://diario-octubre.com/?p=9265

Video : Sobre la Trata de personas. Vídeo realizado por la Comisión Episcopal de Migraciones. Publicado el 28 jun. 2015. 07,30 m.

2 Comentarios

  1. ¿Por qué no somos capaces de mirar con transparencia a nuestros compañeros de vida? ¿Que le está pasando al corazón y a la mirada del hombre y mujer de nuestro tiempo? Seguimos, quizá sin darnos cuenta, una senda de retroceso que aplasta los valores conquistados, que rebaja a la persona hasta dejarla sin dignidad….. ¿Que es lo que cuenta??? ¿Es posible que el consumismos, el individualismo, la inmediatez, la busqueda del placer por el placer…… y un largo etcétera nos esté robando la calidad humana?. Nos faltan más gestos de cercanía, ternura y solidaridad entre nosotros, que nos hagan sentirnos como lo que somos, seres humanos, y no como los animales en los que nos quieren convertir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.