Sororidad y autodefensa feminista

Manifestación Madrid Huelga Feminista 8M. Foto de Zinnia Quirós

Para que la cuarta ola feminista se asiente y arrase en Social Media necesitamos promover la sororidad y la autodefensa feminista digital. Es preciso garantizar que las redes sociales sean un espacio seguro para todas las mujeres del mundo, y no una réplica pavorosamente fiel del machismo cotidiano y sistémico.

Como ya he recogido en diversas ocasiones en este blog, las mujeres en general, y las feministas en particular, vivimos serias dificultades para sobrevivir al cuestionamiento y acoso constante en el mundo virtual. La revolución tecnológica y digital es global, y por ello la presencia y expansión del ciberacoso machista también lo es. Las mujeres de todo el mundo, especialmente las jóvenes, corremos el riesgo de sufrirlo.

Los pocos datos que se van recogiendo son estremecedores. El Centro de Investigaciones Pew (en inglés: Pew Research Center) revelaba en su informe del pasado julio que un 66% de lxs estadounidenses ha sido testigo de acoso en el ámbito digital, y un 41% lo ha sufrido personalmente. En algunos casos, esas violencias se quedaban en la desvalorización o los insultos, pero en un 18%, el ciberacoso se tornaba especialmente grave, llegando al acoso sexual o las amenazas físicas.

La abogada y activista pakistaní Nighat Dad estaba dando un taller sobre privacidad en internet para mujeres estudiantes en la Universidad de Ingeniería y Tecnología de Lahore, cuando preguntó: “¿Quién de vosotras ha sufrido acoso en las redes o en persona?”. La abrumadora respuesta, con la inmensa mayoría del auditorio levantando la mano, llevó a Dad a crear la Fundación de Derechos Digitales en Pakistán en 2012. Un punto de inflexión en su vida que le llevó a ser reconocida como líder de la próxima generación por la revista Time.

Puede interesarte:  Activismo en la red

A finales de 2016, la Fundación arrancó una línea de trabajo contra el acoso cibernético que solo en su primer año de funcionamiento ya ayudó a más de mil mujeres. La mayoría de las mujeres que sufren ciberacoso tienden a desaparecer de las redes en lugar de enfrentarse a sus acosadores, porque estos campan a sus anchas en un sistema que legitima las violencias machistas y les hace gozar de total impunidad. Por eso el apoyo de la Fundación de Nighat Dad es tan pertinente, contando con una psicóloga, una persona experta en seguridad digital y una abogada, brindando una asistencia global y especializada. Mujeres apoyando mujeres. Sororidad y autodefensa feminista en estado puro.

La brillante labor de la Fundación de Derechos Digitales, que va más allá de la lucha contra el ciberacoso machista, les ha llenado de premios, y actualmente están nominadas para la 18ª edición de los Premios a la libertad de expresión, en la categoría de activismo digital.

Pakistán es uno de esos países donde la revolución digital está trayendo consigo importantes avances en la lucha por los derechos de las mujeres. Cada vez gana más peso el movimiento de mujeres que utiliza las redes sociales para exigir justicia ante las violencias machistas sufridas, como se vio en la acción #FightLikeKhadija. Incluso llegó a resonar el #MeToo en un país que sigue asesinando cada año a cientos de mujeres por “crímenes de honor”.

Sororidad también es que tengamos en mente a las compañeras de Pakistán. Porque a ellas también las queremos como nosotras: “libres, vivas, feministas, combativas y rebeldes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.