La sociedad de los cyborgs

Juan Pedro Núñez Partido

En el último número de Razón y Fe, el profesor Juan Pedro Núñez Partido nos ofrece un interesante análisis sobre “Hombres y máquinas. Futuro y límites del transhumanismo”, del cual extraemos algunos párrafos para nuestros lectores:

*******

Creemos conveniente señalar alguno de los retos sociales que (…) ya se vislumbran:

  1. Claramente las relaciones personales virtuales aumentarán frente a los contactos cara a cara, incluso la interacción con sistemas artificiales de tipo androide ajustados a nuestros gustos y necesidades ocuparán una gran relevancia, lo que mermará nuestro desarrollo social como individuos al reducirse nuestras relaciones a los contactos a “capricho”. Ahora una parte importante de nuestra batalla vital consiste en enfrentar la soledad, la incorporación, la ruptura y la permanencia en los grupos sociales en los que nos toca vivir. En el futuro no tendremos que afrontar el aburrimiento, ni la soledad, ni la dificultad de la gestión de los conflictos en persona y será más fácil eludir la propia responsabilidad gracias a la distancia o el anonimato, y el coste de la pérdida será menor gracias al acceso instantáneo a otros grupos y personas a nivel mundial.
  2. Disminuirá drásticamente la variabilidad social, si ya es difícil ser original y distinto en un grupo de diez, parece improbable que nadie se aventure a intentar serlo frente los “grupos humanos” de millones de personas híper conectadas, cuando además podremos asumir distintas personalidades entre las ya estandarizadas en la aplicación correspondiente.
  3. El futuro estará más determinado que nunca por las modas y no por las verdaderas necesidades de una humanidad cada vez más perdida y angustiada en no quedarse al margen de las utilidades de las que disfrute el resto.
  4. Nos enfrentaremos a una drástica revisión de nuestro sistema de valores. ¿Será infiel el cónyuge que mantenga relaciones sexuales en un espacio virtual con otro ciborg? ¿Qué maldad real hay en la crueldad desarrollada en un mundo virtual o ejercida sobre seres artificiales (androides)? Y la además responsabilidad jurídica de los individuos habrá de ser revisada también por la difícil diferenciación entre lo que podría ser un fallo de las aplicaciones neurales, o un acto “deliberado” en sentido clásico.
  5. Las diferencias entre las clases sociales se volverán dramáticas ya que podrían acarrear fácilmente diferencias insalvables en niveles funcionales y ejecutivos de todo tipo.
    Aquellas corporaciones que controlen los sistemas más vendidos en el mercado tendrán un poder difícilmente controlable por go-biernos y sociedades dependientes de ellos.
  6. Dejaremos de ser creadores de conocimiento, al menos los individuos de a pie. La sabiduría estará en manos del sistema ¿Quién se atreverá a contradecir las conclusiones extraídas de los sistemas que trabajen con Big Data?
Puede interesarte:  Roma y la invasión de los bárbaros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.