El siglo de las actitudes

Siglo
https://pixabay.com/es/reloj-la-cara-del-reloj-ola-1527700/

El próximo año cumplirán 18 años quienes hayan nacido en el año 2000. Ni siquiera alcanza la mayoría de edad este siglo que inició en 2001; así que es pronto para concluirlo, pero es posible que este siglo sea el siglo de las actitudes.

No deja de llamarnos la atención esta hipótesis porque se vaticinaba que esta sería la época del conocimiento; y aunque actitud y conocimiento no son antagónicos, la preponderancia de una desluce al otro. A ratos, pareciera que en vez de sociedad del conocimiento hemos fraguado la sociedad del espectáculo, escenario que tampoco se riñe con las actitudes.

Atrás quedaron los programas como “Quién quiere ser millonario” con introvertidos y eruditos participantes y sin límite de tiempo, para dar paso al Talent show, concursos en los que se rivaliza por demostrar habilidades en contextos con una gran interacción social. Se requiere no sólo dominar un oficio o saber contestar algunas preguntas de moderada dificultad sino saber añadir un ingente cúmulo de emociones que consigan acaparar las pasiones del espectador. El conocimiento es prescindible, la actitud no.

La actitud

La RAE define actitud como “disposición de ánimo manifestada de algún modo” y la Wikipedia, en más de una docena de conceptos viene a decirnos que es la disposición a hacer frente a las situaciones de la vida, la respuesta emocional que damos a un objeto social determinado.

Las actitudes se aprenden, parten de un componente cognitivo que nos permiten conocer el objeto, sobre ese objeto generamos un afecto,  y es ese afecto el que hace que reaccionemos de una manera u otra.

Puede interesarte:  Libertad de expresión en internet

El valor de las personas

Un conocido conferenciante y profesor, Víctor Küppers, ha hecho famosa una ecuación con la que define el valor de las personas:

V = (C + H) x A

En la que V representa el valor de las personas, C el conocimiento, H la habilidad y A la actitud.

De esta manera viene a resaltar la importancia que tienen las actitudes en el ser humano; las actitudes multiplican, mientras que los conocimientos y las habilidades apenas suman. Pese a que en una multiplicación ambos lados determinan el mismo resultado, la analogía está bastante lograda. Dice además que no significa esto que el conocimiento y la experiencia  no sean importantes; pero que, la actitud es la que amplifica.

Esta lectura refleja, de alguna manera, lo que venimos observando en diferentes escenarios de la vida. En el contexto laboral, por ejemplo, cada vez con más frecuencia vemos que en las ofertas de empleo la lista de actitudes que se requieren (proactividad, liderazgo, trabajo en equipo, orientación a resultados, etc.) puede ser incluso mayor y más importante que la de conocimientos o habilidades. En cuanto a los procesos de selección de personal, las entrevistas actitudinales son ampliamente utilizadas; con tal importancia que el mismo Albert Einstein –en este siglo- podría haberse quedado sin trabajo. El dominio de habilidades blandas o sociales ha pasado a ser mucho más demandado por las empresas.

En el ámbito educativo la formación actitudinal también supone un gran desafío que llega a todos los niveles del sistema. Lo que se pretende va más allá de inculcar hábitos y formar en valores; se intenta enseñar habilidades sociales que le permitan al alumno realizarse como persona, como ciudadano y como trabajador.

Puede interesarte:  Universidad del siglo XXI

Sin duda, en nuestra cultura digital es  donde más se nota esta transformación.  Internet fue o pretendió ser una Alejandría digital cuyos muros apenas se entrevén ante la inmensa ágora abarrotada de gente que tiene delante de su fachada. El predominio de lo social tal vez sea el signo más particular de la red de este siglo.

Pero, ¿cuáles son las actitudes más valoradas? ¿Cuáles son las que más destacan en la sociedad red? Pretendemos abordarlo en la próxima entrega.

Y tú, ¿cuáles piensan que son? Puedes dejarnos tu opinión debajo, en la sección de comentarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.