Si no vienen de forma legal, ¡que no entren!

La afirmación que da título a esta entrada parece sencilla y razonable. Sin embargo, ¿es cierta? La realidad es algo más compleja…

Unos 232 millones de personas en el mundo son migrantes internacionales, lo que representa alrededor del 3% de la población mundial, distribuido de forma muy diversa entre los cinco continentes.  Junto a los flujos regulares, en todos los países existe y convive la migración irregular. No se puede evitar su existencia pero sí modular su magnitud y el sufrimiento que conlleva.

Es muy difícil establecer la magnitud de la migración irregular porque esta población, por definición, vive “escondida”. La OIM estima que hay por lo menos 50 millones de inmigrantes irregulares en el mundo. Hay desajustes extraordinarios entre los deseos de las personas de migrar y las posibilidades de hacerlo legalmente. Este desajuste provoca que los cauces para entrar de forma legal en un país y las cifras de migración irregular no sean cuestiones completamente independientes. Las rigideces y estrecheces de muchos países para establecer cauces legales de migración explican, de forma parcial, el ingenio desesperado de muchas personas para hacerlo por cauces irregulares.

A estos migrantes se suman las personas víctimas de la trata de seres humanos, introducidos en los países de destino de forma irregular para explotación laboral y sexual por redes criminales. Son las esclavas y esclavos invisibles del siglo XXI, que generan billones de beneficios anuales a sus explotadores. La protección de las víctimas y la persecución de estos negocios ilegales constituye un desafío mayúsculo para los Estados.

La política de control de fronteras no puede analizarse ni gestionarse independientemente de la política de migración legal. Ni evaluarse solo por los frenos que pone a las entradas irregulares sin analizar también sus costes y las penalidades que genera a las personas migrantes. Muchos migrantes irregulares tienen que pagar elevadas sumas porque necesitan ayuda para pasar de incógnito por los distintos países de tránsito y cruzar ilegalmente las fronteras. El intento de cruzar las fronteras puede costarles la vida. La OIM estima que solo en 2014, unos 5.000 migrantes perdieron la vida en el mar o en remotos desiertos y montañas intentando alcanzar sus destinos alrededor del mundo. El número más elevado de muertes se produjo en el Mediterráneo, donde más de 3.000 personas fallecieron ahogadas. El Mediterráneo se ha convertido, desgraciadamente, en la ruta migratoria más mortífera del mundo. Las cifras reales de muertes son, sin embargo, muy superiores, dado el número de personas que desaparecen y nunca se encuentran. Salvar vidas es un imperativo moral básico.

La lucha contra la inmigración irregular tiene una eficacia limitada y no puede gestionarse a base de violencia creciente en las fronteras. Plantea además el dilema ético de que cuanto más duro es el control de fronteras, mayores son las oportunidades de negocio que genera a terceros que se lucran de las dificultades crecientes de los migrantes para cruzar las fronteras. No podemos hacer frente a la “migración desesperada” con medidas crecientes de represión sino que es preciso analizar y debatir nuevas formas de acceso legal al territorio y cooperación con los países de origen, no solo para pedirles que cierren sus fronteras. Va en su interés y en el nuestro.

cmanzanedo@pueblosunidos.org

Compartir
Cristina Manzanedo

17-crop

Cristina Manzanedo

Abogada, casada y con cuatro hijos. Tras muchos años implicada en temas de cooperación internacional al desarrollo, hoy su foco son las migraciones. Coordina el trabajo de incidencia del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM) España, formado por diversas organizaciones jesuitas que acompañan en distintas localidades de nuestro territorio a personas y familias migrantes en toda España. Es experta en temas de control migratorio, especialmente en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y la Frontera Sur hispano-marroquí. Además, es voluntaria de Entreculturas, ONGD de cooperación internacional, donde en este momento forma es miembro de de su Equipo Coordinador.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here