Sermoneo mediático

Como creyente cristiano, yo creía que lo de sermonear era cosa de curas, pastores y predicadores en general. Pero resulta que no, que también los medios pueden sermonearnos, que viene a ser algo así como ‘hacernos culpables de todo’. En efecto, durante estas dos semanas transcurridas desde los atentados terroristas de París del pasado 13 de noviembre, he venido prestando cierta atención a los focos de interés de los medios. Y me ha llamado mucho la atención que una buena parte de ellos, pasados ya los dos días de rigor informando sobre la matanza en sí, al hablar del terrorismo que algunos hacen en nombre de Alá ponen mucho cuidado en aclarar que no se debe culpabilizar a los musulmanes por los atentados. Y no falta la emisión inmediata de entrevistas a líderes musulmanes que se afanan en desmarcarse de los terroristas diciendo que esto no tiene nada que ver con el Islam. Obviamente, esto es una gran verdad. Pero, ¿por qué razón se insiste tanto sobre ello justo tras cada atentado? Tácitamente, se nos hace a todos culpables de islamofobia. Y a pesar de que nadie puede negarla, la verdad, no resulta muy sensible dar la impresión de que la sociedad atacada es la culpable. Y esto empeora cuando se nos dice que buena parte de los terroristas han salido de barrios marginales de Bruselas o de París, comentándose acto seguido que ello sería una muestra del fracaso de las políticas de integración. De nuevo, culpables por no saber integrar. Doblemente, pues, culpables. Finalmente, también abundan las entrevistas de analistas políticos o de especialistas en geo-estrategia, que nos dicen que Occidente en general, y determinados países occidentales en particular, son culpables de todo cuanto acontece por haber desestabilizado militarmente a Oriente Próximo, generando la aparición de movimientos radicales. Así pues, triplemente culpables, porque esto también es verdad.

FotoConcedido: todo ello tiene su parte de verdad. Sí, hay mucha verdad en todo ello, y nuestras sociedades occidentales participan de la culpa de cuanto ocurre. Y es bueno hacer auto-crítica. Y sí, aguantaremos el sermoneo de los medios por esta razón. Pero…, pero por la misma razón doy gracias al bloguero musulmán «Chronic 2 Bass» que se ha atrevido a colgar en Youtube un grito airado contra los terroristas, animando a sus correligionarios a denunciar a quienes frecuentan las mezquitas no con intenciones de piedad religiosa sino con propósitos de movilización contra los valores de la República Francesa. Seguramente por mi ignorancia, nunca había oído a un musulmán pronunciando una denuncia tan dura y tan sentida en un medio de gran difusión, y a pesar de ello tan lúcida. Aunque algunos medios han cuestionado la credibilidad de este bloguero por escribir otros blogs contra algunas mujeres (cf. metronews), ello no resta verdad al hecho de que a menos que el mundo musulmán en general entone alto y claro un mea culpa que acompañe al mea culpa de la sociedad civil europea, no habrá solución posible y las cosas solo pueden ir a peor. Y ya puestos, yo apreciaría profundamente que además del mea culpa, los dirigentes musulmanes también reivindicaran con convicción los derechos fundamentales de libertad para todas las religiones en los países de tradición islámica.

Desde esta palestra pública que es entreParéntesis, he defendido en varios posts que una característica de autenticidad de las religiones debe ser su capacidad autocrítica, y que es ésta precisamente una de sus mejores contribuciones a la sociedad. Y hablar de autocrítica es hablar de humildad, una virtud que se supone es transversal a toda religión. 

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here