Sembrando vientos

Viento que lleva semillas, que revuelve hojas, que gira  aspas, que hincha velas y levanta tejados. Viento que limpia y enturbia. Ventolera levantisca que agita revoluciones, “Vientos del Pueblo que llevan y arrastran, que esparcen y aventan”… (Miguel Hernández)

Viento fuerte del Horeb donde Elías no encuentra a Dios, Viento fuerte del Oriente donde los oprimidos  lo encuentran al pasar el Mar Rojo, Violenta Ráfaga de Pentecostés. Ruah Santa que concierta y desconcierta.

Viento que cobra vida y se cobra vidas, que apaga y aviva fuegos. “Sólo el aire es más grande que la mar y el viento más fuerte que el agua”, dice Federico Mayor Zaragoza en su libro: “En pie de paz”.

“Al vent, la cara al vent, el cor al vent, les mans al vent, el ulls al vent, al vent del món” cantaba Raimón en su célebre recital de Madrid el 1 de abril de 1976. “Levántate y mira la montaña de donde viene el viento, el sol y el agua”, cantaba pocos años antes un Victor Jara, torturado y asesinado por el Régimen militar chileno.

Viento del Norte, viejo amigo que  que lleva y trae historias de migración, como cantaba Alberto Cortez en su canción: “El abuelo” . Viento favorable para pasar sano y salvo a la otra orilla donde empezar un sueño incierto, que esperan tantos, que esperan tantas.

Viento que trae las anheladas lluvias en “las uvas de la ira” de Steinbeck : ” En los campos, los hombres alzaron los ojos hacia las nubes, olfatearon el aire y levantaron dedos húmedos para sentir la dirección del viento. Y los caballos mostraron nerviosismo mientras hubo nubes en el cielo”.

Viento que se espera :”El verde se está secando y el viento Sur se demora, pero yo sigo esperando que lleguen cantando la lluvia y mi hora” canta Silvio Rodriguez  en la espera consciente del momento grávido.

Marzo ventoso.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here