Sêfarad = España

El 1 de octubre se aprobó la Ley que concede la nacionalidad española a los sefardíes, es decir, españoles en hebreo, descendientes de los expulsados de España en 1492. Esta palabra: Sefarad, que significa España, aparece por primera vez en la Biblia en Abdías 20. Allí se dice: “Los desterrados de Jerusalén que están en Sefarad…”. Con el tiempo se dedujo que se refería a lo que hoy conocemos como España. Esto supone una presencia judía en este lugar desde hace más de dos milenos.

Así, esta ley, creo que supone un final y un inicio, sobre todo un reconocimiento. Acaba un exilio de quinientos años y comienza un debate sobre la misma ley y una identidad que ahora debe demostrarse. Recuerdo las palabras de Kafka: “si no sé quién soy, cómo voy a saber qué es ser judío”. Así los sefarditas comienzan ahora a preguntarse acerca de su identidad convertida en ocasiones en una lengua mestiza, en dulces de almíbar, en memorias o en novelas otras, como el caso de Elias Canetti o Albert Cohen. Así no sólo ellos adquirirían su pasaporte sino que los españoles tendríamos a otros grandes autores que incluir en nuestros libros de historia. Es cierto, no escribían en castellano, pero pensaban en español, en ese español que es también vasco y catalán, en un idioma donde caben otros.

Albert Cohen decía recordando un refrán ruso que: “somos cuerpo, alma y pasaporte”. Esta ley permite completar el cuerpo y el alma de los sefardíes que se empeñaron en enfrentarse al olvido. Adversarios de la desmemoria, mantuvieron su vínculo con España, donde llegaron antes de que fuera España, no como conquistadores sino como camaradas en el destino de quienes, a su vez, iban llegando. Lamentablemente para la historia de Europa, esa Europa en combate contra la oscuridad, se decidió que para ser uno, hay que eliminar partes del uno. Romperlo. Arrastramos esa herencia. Esperemos que ahora se pueda restaurar esa identidad europea que no debe olvidar que el Uno es una humanidad.

Imagen: Representantes de la comunidad sefardí en el Congreso, en la aprobación del Real Decreto por el que se concede la nacionalidad española por carta de naturaleza a 4.302 sefardíes. 1 de octubre de 2015.

@esbencohen

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here