Este de la Responsabilidad Social de la Empresa es un concepto que, a fuerza de sobarlo, corre el peligro de acabar resultando en un huero flatus vocis; en un sonido vacío que acaba no diciendo nada. O al menos, nada claro ni significativo.

Máxime cuando se aquerencia aquel lábil significante a otros términos de similar escurridizo sentido: Acción Social Empresarial, Voluntariado Corporativo, o Buen Gobierno, de una parte. Y Sostenibilidad, Reputación o al Marketing con Causa, de otra. Y qué decir de todos los intentos por conectar la RSE con la Ética Empresarial.

 Para evitar perder el tiempo, vamos a tratar de echar nuestro cuarto a espadas en un empeño profundamente práctico de cara a una concepción adecuada de lo que la gerencia empresarial significa y de lo que la empresa está llamada a representar en el (des)concierto social de este globalizado, crítico, turbulento e injusto arranque de siglo.

La agenda será rica y variada. La iremos adaptando, quizás, a los acontecimientos: ¿Cómo no hablar de la RSE y de la lucha contra el cambio climático de parte de Volkswagen? No nos quedará más remedio que entrar también en algunas de las declinaciones del concepto genérico –transparencia, reporting; conciliación; respeto de los Derechos Humanos o lucha contra la corrupción en contextos donde la legalidad es laxa o inexistente; la tentación de pescar a río revuelto, casi irresistible; y donde, además, resulta fácil racionalizar un modus operandi  de mala praxis.

Nada de lo que escribamos resultará neutro. No espere el lector asepsia exquisita ni objetividad primorosa. Es vano empeño, convencidos como estamos de que el círculo hermenéutico en el que cada quien se inserta sesga la aproximación a los problemas a los juicios que se emitan. Eso sí, quien esto firma se empeñará con ánimo para ver de acertar tanto en los diagnósticos y claves de interpretación; cuanto las propuestas que eventualmente formule.

En todo caso, más allá de lo anecdótico, quisiéramos acercarnos a la Responsabilidad Social de la Empresa con el ánimo de ensayar un desglose categorial, sistémico, holístico: Como filosofía de gestión, estrategia empresarial y modelo de negocio.

En la próxima entrega glosaremos nuestra tesis fuerte, formulada en los siguientes términos: “La Responsabilidad Social Corporativa constituye una ocasión excelente para ser cada día más y mejor empresa”.