El fotógrafo francés Robert Doisneau se presenta en Madrid con una exposición certeramente titulada “La belleza de lo cotidiano”. Hemos seleccionado seis fotografías con el deseo de animar a los lectores a que visiten la exposición, que estará en la Fundación Canal hasta el 8 de enero. Son seis fotos que abren ventanas a seis décadas.

Los adoquines (1929)Los años 20: los adoquines

Les Pavés (Los adoquines, 1929). Estas sólidas piezas, amontonadas sin sentido aparente, vienen a ser como la materia prima con la que construir todo lo que viene a continuación. Las calles, los edificios, los proyectos… los encuentros, los esfuerzos ciclistas, los avances tecnológicos. Hay otra foto de Doisneau, más conocida, que muestra a un soldado de la Resistencia francesa descansando, apoyado en los adoquines. Y también son, por supuesto, el material con el que años después, en mayo del 68, se levantarán las famosas barricadas…

 

Los años 30: la playa

Al borde del mar (1939)

Al borde del mar (1939)

De la década de los años 30 es la fotografía  Bord de mer (avant 1939). Cinco siluetas, cinco personas. Al borde del mar. La playa.

Normandía. Biarritz. Cannes. Calais. Lesbos.

¿Qué horizontes se nos abren? ¿Qué recuerdos nos evocan? ¿Qué brisas acarician los rostros? ¿Qué rumores y qué gritos llegan a nuestros oídos? ¿Con qué lágrimas y con qué risas se entremezcla el salitre del mar? ¿Qué sabores agridulces se nos cuelan por los labios y la garganta? ¿Olisqueamos la vida, la muerte o la mezcla de ambas?

Los años 40: la plaza

La plaza de la estación de Ivry (1946)

La plaza de la estación de Ivry (1946)

 

De la década siguiente hemos seleccionado un sobrio paisaje urbano de Ivry (Place de la Gare à Ivry), ciudad del extrarradio parisino, conocida por su fuerte presencia comunista. Allí en Ivry vivió, ya en esa época, Madeleine Dêlbrel, trabajadora social y mística cristiana laica. La foto es del año 1946. Bien puede leerse como un contexto para imaginar el texto de Dêlbrel Nosotros, la gente de la calle.

Los años 50: las aulas

Aburridos en la escuela (1956)

Aburridos en la escuela (1956)

Muy interesantes resultan las fotos sobre la educación escolar en los años 50. Entre ellas hemos seleccionado Aburridos en la escuela, de 1956. Cuando se mira el siglo XX con cierta perspectiva se capta que buena parte de las explosiones revolucionarias de los años 60 se estaban ya incubando en la década anterior. Algo así pasa en este terreno. Todavía faltaban años para que Lorenzo Milani escribiera su Carta a una maestra (1967), o que Malvina Reynolds compusiera la canción Little Boxes (1962), que popularizaría el gran Pete Seeger a partir del año siguiente. Aunque Ivan Illich publicó La sociedad desescolarizada en 1971, ya en 1958 se había dado cuenta de que “para la mayoría de los seres humanos, el derecho a aprender se ve restringido por la obligación de asistir a la escuela”. Y exactamente eso es lo que capta la fotografía de Robert Doisneau.

Los años 60: las casas

Tarjeta perforada (1960)

Tarjeta perforada (1960)

Las Little Boxes de Reynolds y Seeger aluden a la educación tanto como al urbanismo. La tarjeta perforada es un título demoledor para una imagen, de 1960, que deja entrever el anonimato y la soledad de la gran ciudad: las personas convertidas en códigos informáticos, 0-1-0-1, como habitantes de una colmena despersonalizada. Otra fotografía de la misma época, La casa de los inquilinos, nos hace pensar en la “13 Rue del Percebe”, famoso tebeo de Francisco Ibáñez, publicado por primera vez en 1961.

Los años 70: los contrastes

El combate de Centauro

El combate de Centauro (1971)

La última foto que seleccionamos es Le combat du Centaur, de 1971. La imagen expresa un contraste muy claro y, al mismo tiempo, sugerente y evocador. Por un lado, la estatua: dinámica, caótica, en lucha. Por otro lado, la pareja que la observa: ordenada, fija, pacífica. La estatua es blanca y con rostro, viva, creativa. La pareja viste de negro y está de espaldas, quizá sugiere las dimensiones más muertas y apagadas de la sociedad. Curioso: la vida en piedra, la muerte en carne… Ahí tenemos la lucha del Centauro.