Reto para maniquíes

reto de los maniquies
maniquies

Seguro que a estas alturas, con o sin conocimiento del término habéis visto más de un video viral con un reto del maniquí, o mannequin challenge, por su nombre en inglés. Los hay de todos los tipos y fines, por buenas causas, por otras no tanto, con fines comerciales, por felicitación navideña o como mero divertimento. Otra moda viral efímera, que pasará a fomar parte de la historia de Internet y la cultura digital por su repercusión y volumen de contenido audiovisual generado. Y, como pasa con gran parte de estos virales, con tendencia a desaparecer del imaginario colectivo mucho más rápido que el anterior gesto viral similar.

Para el que no lo sepa, o no le haya dado tiempo a “googlear” el término mientras leía el primer párrafo, simplemente resumir que consiste en grabar una secuencia de video que recorre una escena llena de personas, pero congeladas en su acción y mostrándola desde todos los ángulos posibles. El reto de la escena por tanto, es que esas personas de carne y hueso actúen como maniquíes perfectamente estáticos, y que el resto de la escena refleje momentos de “congelación” que parezcan imposibles de realizarse. No os enlazo ninguno de los cientos de miles de ejemplos para no sesgar vuestra primera impresión al encontrarlos.

Es obvio al verlos que requieren de mucho esfuerzo, imaginación, planificación, creatividad y apoyo de la tecnología del momento. Desde una cámara o  el smartphone para grabarlo,el software de edición utilizado e incluso la tecnología (no necesariamente electrónica) ideada para mantener el escenario flotando en esa foto fija, pasando por la calidad artística de los actores, en posiciones a veces inverosímiles.

Todo ese ingenio colectivo al servicio de un mero divertimento audiovisual en la red que me provoca varias reflexiones “congeladas” desde varios puntos de vista, y que me gustaría compartir con todos vosotros.

  • el “primer” mundo no reacciona, se ha quedado congelado: por un lado, no dejo de leer, escuchar o incluso a veces pensar que es un esfuerzo mal orientado, puesto que el resultado queda como una simple frivolidad en los tiempos que corren. Donde los problemas que afectan a la coherencia de nuestra civilización son y están de todo menos “congelados”. Pero puede que sea una forma de lo más real y actual de reflejar la actitud de las grandes potencias (y otros grandes grupos con potencial de solución) frente a estos problemas: congelación.a por el futuro
  • contenemos el aliento ante el futuro: pero también podría reflejar la instantánea de una situación que parece estar a punto de desencadenar un sinfín de movimientos. Como la promesa de futuro que tiene ese aliento congelado en los actores del reto y que sugiere que todo cogerá velocidad en el instante siguiente. Como si la humanidad entera estuviese conteniendo el aliento y esperando esa chispa genial que nos impulse al movimiento que lo solucionará todo. Con sólo apretar un botón. Click.
  • una oportunidad para comunicarse y aprender: una vez más, un gesto viral, al alcance de todos puede servir para aprender a usar tecnología audiovisual y de divulgación de estos materiales a través de las redes. Quien quiera animarse a ello tendrá que enfrentarse a la tecnología de grabación y edición audiovisual, a la forma de difundirlo a través de las redes, e incluso a la física clásica, para conseguir el efecto de enfrentarse a la inexorable gravedad, al tiempo, y al sano vicio que tienen las personas de respirar. Una oportunidad más que la tecnología del momento ofrece para innovar en un escenario de aprendizaje colaborativo de forma sencilla.efecto mariposa
  • conciencia de tribu y efecto mariposa: y finalmente, todo ello convierte resto de este estilo (desde los primeros “flashmobs”, pasando por los ridículos “Harlem Shake”, o el curioso “reto del cubo de hielo”, hasta los más complejos “lip-dub”) en una oportunidad de generar ejercicios de concienciación social divertidos que podamos compartir y difundir masivamente. Un ejemplo más de cómo un suceso inocente y/o inesperado, rápido, instantáneo y con tu “tribu”, puede partir de una concentración presencial y generar una respuesta colectiva en la red de gran envergadura, cual efecto mariposa digital.

En lo que escribo este texto han salido ya otros “challenges” a los que apuntarse, algunos tan surrealistas como dejarte caer como un muñeco de trapo. Seguirá estando vigente la oportunidad de crear cada uno el suyo propio como herramienta de comunicación. Lo cierto es que convezcan o no, como buenos virales digitales, llegan a mucha gente, de forma muy rápida, y una vez hecho esto, arranca el verdadero trabajo de concienciación y posterior acción.

Mi reto: ¿alguna alternativa mejor, o al menos, más divertida, que este marketing de guerrilla aplicado a buenos objetivos como la concienciación o el aprendizaje?

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here