Redes son amores

Zona de lavado de redes. Mar de Galilea. Foto de James Martin sj.

En FIDES Banca Ética estamos de celebración. Hace unos días aprobamos una ayuda reintegrable que ha sido posible por la colaboración de cuatro entidades diferentes de finanzas solidarias: a saber, la propia FIDES, Banca Ética Badajoz, la recién creada Caja Social Ezequiel Fernández (nacida el pasado mes de abril en Los Santos de Maimona), y la delegación en Extremadura de Acción contra el Hambre. Todo gracias a nuestra visión común del trabajo en red, esa visión que FIDES trae de fábrica y que va consiguiendo materializar cada vez en mayor medida.

En este caso concreto, ninguna de las cuatro entidades podía conceder la ayuda por sí sola, por distintas limitaciones que no vienen al caso, pero todas pensábamos que era un proyecto que merecía la pena y con ese convencimiento, y con el impulso y la coordinación de Acción contra el Hambre, conseguimos diseñar una acción conjunta para ayudar a esta familia.

Para FIDES, y para las otras dos asociaciones de finanzas solidarias, Acción contra el Hambre ya era un perfecto compañero de viaje porque, en España, está tutorizando proyectos de autoempleo y gestionando con bastante éxito fondos para microcréditos, propios y de otras entidades como la Fundación Oportunitas, impulsora de las microfinanzas en nuestro país.

Hasta ahora, habíamos coincidido en varios encuentros y habíamos llegado a colaborar en algunos casos, pero en esta ocasión hemos ido un poco más allá para coordinar la primera ayuda que sale adelante gracias al trabajo en red de tres pequeñas asociaciones locales y esta ONG. Ha sido algo complicado, pero la mutua confianza, la visión común y la capacidad de trabajo de todos los implicados han sido más fuertes que los obstáculos.

Puede interesarte:  Llega un tiempo nuevo: Mujeres en Red

Esto viene a probar, creo yo, que las redes tienen sentido, que crearlas y fortalecerlas es parte de nuestra misión para conocernos mejor, crear lazos, mejorar los procedimientos, poner en marcha mecanismos ágiles de comunicación y corrección cuando sea necesario. Y todo para servir más y mejor a quien nos necesite, para hacer posible que donde no llegue yo, llegues tú, para que todos nos sintamos parte de una red que podrá sostenernos cuando lo necesitemos, que podrá ayudar a todo el que se acerque a nosotros, y que crecerá y crecerá para expandir la esperanza hasta el último lugar de la Tierra. Ese es el sueño de FIDES, y pensamos que es tan bueno, que queremos compartirlo con todos.

Para nosotros tiene mucho sentido crear redes donde se conecten todos los hombres y mujeres de buena voluntad, todos los que ya están trabajando por un mundo más humano, redes tejidas con todo lo que nos une para que nadie se sienta extraño, para que podamos “pescar” a quien se sienta abandonado.

¿Quién sabe si las redes de aquellos primeros discípulos no se habrán convertido, con el pasar de los siglos, en las potentes redes virtuales de hoy? Quiero pensar que la imagen de la red sigue así vigente hasta nuestros días, por medios insospechados, alentados quizá por la creatividad del Espíritu, que nos recuerda de esta forma que estamos llamados a sostenernos unos a otros, en todo momento, en toda circunstancia, sobre todo en las de mayor dificultad y mayor dolor.

Por ello, precisamente por este motivo, quiero acabar este artículo teniendo presente a la familia de mi querido amigo José Luis Fernández, vecino también de esta casa de entreParéntesis. José Luis es de las personas más lúcidas, generosas, cercanas y entrañables que conozco, un amigo con el que sabes que siempre puedes contar, un amigo que el jueves pasado nos comunicó con la mayor sencillez, la mayor entereza y el mayor dolor que su hija Bárbara acababa de morir, después de unos días llenos de esperanza y también de angustia.

Puede interesarte:  La muerte habla desde el silencio

Me ha autorizado a compartirlo con vosotros, y con su permiso lo cuento, porque para esto también debe servir la red, para acompañar a nuestros amigos, en la cercanía y en la distancia, para que en el dolor infinito no se sientan solos y encuentren algo de consuelo, para que cuenten con nuestra oración o con nuestra energía que les ayude a mantenerse fuertes, a atravesar este duro desierto que tienen por delante.

Este post es para ti querido amigo, un poco disperso y confuso, como yo misma, pero lleno de fuerza y de cariño, para que todas mis palabras os abracen y logren trasladaros el abrazo y la oración de todos los amigos de esta red.

 

 

Imagen obtenida de la página de facebook de Fr. James Martin, sj: https://www.facebook.com/FrJamesMartin/photos/a.10151317775636496.1073741825.46899546495/10154208449626496/?type=3&theater

2 Comentarios

  1. Claro que se aproximan, todos los que nos acercamos a ti lo percibimos, y ya sabes que yo escribo siempre la verdad de la evidencia, que para eso soy auditora interna certificada…jaja.

    Muchas gracias a ti José Luis. Por ser como eres, aún en medio de este dolor tan inmenso que os ha tocado vivir. Hace poco leí “Sendino se muere”, de Pablo D´Ors, y me quedé con una frase que decía esta médico tan asombrosa en el proceso de su enfermedad: “Comprendo por fin que la Providencia divina no es un simple planteamiento, sino una realidad cotidiana que me aguarda en el rostro de mis amigos. Y presencio, como un espectáculo grandioso, hasta dónde puede llegar la bondad de quienes me rodean.” Rezo para que sea así también para vosotros, para que podáis sentirlo con fuerza. Un abrazo muy fuerte, muy fuerte. Espero poder dártelo personalmente en algún momento que pueda escaparme a los Madriles.

  2. Gracias, querida Laly.
    Dios os bendiga a todos, amigos.
    Los adjetivos que me dedica Laly me hacen pensar mucho…
    ¡Quiera Dios que se aproximen a la realidad!
    ¡Esto que vivimos encasa es tre,increíble…!
    Vuestra cercanía y solidaridad harán los milagros!
    (¡Muy bien escrito, cielo!)…
    ¡Abrazos grandes!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.