¿Quiénes somos en Internet?

Quiénes somos en Internet
¿Quiénes somos en Internet?

Hace unos meses publicábamos un artículo sobre la realidad de los perfiles falsos en Internet, la importancia de saber identificarlos y cómo protegerse ante ellos.

En el proceso de redacción de dicho post surgieron muchas preguntas que, lamentablemente, no podíamos plantear en aquel momento. De entre todas ellas, hay una que durante estos últimos días se ha vuelto recurrente, tal vez por agrupar en una única pregunta todas las demás : ¿Quiénes somos en Internet?

Internet y la exposición

¿Cuántas veces hemos dicho o escrito algo de lo que más tarde nos hemos arrepentido? No un arrepentimiento por vergüenza o por habernos dado cuenta de que nos hemos equivocado, sino por el hecho de hacernos conscientes de que eso que hemos afirmado no se corresponde con quienes realmente somos (o, al menos, con quien pretendemos ser).

Mucha gente experimenta este sentimiento a lo largo de su vida y hoy día, en un mundo donde la inmediatez manda y la infoxicación es permanente, las oportunidades para equivocarnos se multiplican: comentarios desafortunados en Facebook, tuits impulsivos ante ataques, críticas o incluso injusticias, opiniones sobre noticias que nos remueven la conciencia… El querer participar rápidamente en discusiones y dejar clara nuestra postura desemboca en precipitación.

Sin embargo, también hay una multitud de personas para las que Internet representa la oportunidad de ser ese alguien que les gustaría ser, y para ello son capaces de crear toda una vida y una narrativa paralela a su realidad, una alteridad que de algún modo puede llegar a acabar mandando en sus vidas. Decía Albert Camus lo siguiente:

Nadie se da cuenta de que algunas personas gastan una energía tremenda simplemente para ser normales.

Posiblemente, esta cita del Nobel francés define de forma bastante acertada lo que decíamos, si bien en Internet no solo se busque la apariencia de normalidad, sino también a veces la de excepcionalidad.

Hay personas realmente obsesionadas en mostrar a los demás la idea de ellos mismos que tienen formada en su mente. Suele ser gente que adopta los gestos y las palabras de otros para conformar su ‘yo’ ideal, y se preocupan en que los demás sean testigos de su nueva conducta. Ya lo decía Oscar Wilde:

La mayoría de las personas son otras: sus pensamientos, las opiniones de otros; su vida, una imitación; sus pasiones, una cita.

Esto es bastante frecuente en Internet y, como siempre, en las redes sociales. Son muchos los casos de personas preocupadas por aparentar un ‘yo’ mejor del que creen ser. Y esto puede ser un auténtico problema, ya que no todo el mundo es capaz de gestionar estas situaciones y pueden derivar en auténticos momentos de infra-auto-valoración que desemboquen incluso en problemas peores.

En esto tiene mucho que ver la constante sobreexposición que tenemos a ‘modelos de personas exitosas’ con las que somos bombardeados día a día. Es como si la sociedad quisiera indicarnos por dónde tenemos que ir para conseguir el éxito en la vida cuando, curiosamente, este tan solo lo tendremos cuando consigamos ser realmente nosotros mismos.

Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto.

– Steve Jobs

El caso de Ariana Grande

Y todo esto viene motivado por un artículo publicado por Íñigo Domínguez en El País el pasado 25 de mayo: Sin palabras.

En dicho artículo, aderezado con reflexiones bastante interesantes, el autor cuenta cómo imaginó a la cantante Ariana Grande en los momentos justo después del atentado de Manchester, tras los cuales tuiteó lo siguiente:

Domínguez nos dibuja la escena de la artista teniendo que luchar con todo un torrente de sensaciones y sentimientos que seguramente la inundaron tras el trágico suceso, viéndose obligada a tener que decir algo públicamente por el mero hecho de ser quien es cuando lo que le pediría el cuerpo simplemente sería, sin duda, llorar.

Imaginemos ahora de qué manera, si a una estrella mediática de la talla de Ariana Grande, por muy adolescente que sea, puede llegar a pesarle la presión de las redes sociales, cómo no le afectará a cualquier chico o chica cuyo mundo se reduce a su barrio, sus amigos y su familia, cualquier tipo de sobreexposición en las redes sociales.

Ariana Grande podría haber decidido tumbarse en la cama y ponerse a llorar, pero no lo hizo. En su lugar, decidió apartar por un momento a la Ariana real y comenzar a teclear unas breves palabras de pesar para que la otra Ariana diese a sus fans ese mensaje que tanto esperaban.

Citas para pensar quiénes somos en Internet

Para terminar, os dejo algunas citas celebres que espero ayuden a reflexionar sobre cómo nos estamos comportando en el medio digital y si sabemos realmente quiénes somos en Internet.

Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es.

– Jorge Luis Borges

Aquellos que no tienen el poder sobre el relato que domina sus vidas, el poder de recontarlo, de repensarlo, de deconstruirlo, de bromear sobre él o cambiarlo, son auténticos impotentes, porque no pueden tener nuevos pensamientos.

– Salman Rushdie

Las personas se convierten en los relatos que escuchan y los relatos que cuentan.

– Elie Wiesel

…lo que determina a un hombre, lo que le hace un hombre, uno y no otro, el que es y no el que no es, es un principio de unidad y un principio de continuidad.

– Miguel de Unamuno

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here