Queremos acoger ya. Queremos acoger bien

Las ciudadanas y ciudadanos españoles queremos acoger ya a las personas refugiadas con las que nos comprometimos. Y además queremos que esa acogida se haga bien, de manera ordenada, garantizando sus derechos, estableciendo las condiciones mínimas para que puedan disfrutar de una vida digna, trabajando con los municipios, evitando los guetos, fomentando la cohesión social, escuchando y generando espacios de participación para las vecinas y vecinos que conviviremos con esa comunidad de personas refugiadas.

Somos muchas las que estamos cansadas de esperar, de escuchar excusas baratas que tratan ridículamente de disimular una falta de voluntad política sin escrúpulos, que es profundamente inmoral. De las 17.337 personas refugiadas que nos comprometimos a acoger, aún faltan por llegar 16.033; y ya solo tenemos apenas 100 días para cumplir nuestra promesa.

El pasado 18 de febrero, cientos de miles de personas se lanzaron a las calles de Barcelona en una marcha que tenía por lema Volem Acollir. De nada sirvió que la manifestación fuera multitudinaria, y la protesta se topó de nuevo con la inacción del gobierno. Con motivo del Día Mundial de las Personas Refugiadas, la próxima cita tendrá lugar este sábado 17 de junio en Madrid bajo el lema “Basta de excusas. No más barreras”. Más de 100 colectivos, organizaciones y movimientos están detrás de una convocatoria que busca el músculo de la calle para dar un golpe en la mesa y demostrar, como dijo Gonzalo Fanjul en la Rueda de Prensa de presentación de la manifestación, “que la sociedad está en el lado correcto de la historia”.

La pasividad y excesiva lentitud del gobierno español con el compromiso de acogida acordado en 2015, tiene la ventaja (siempre hay que encontrar el lado positivo de la vida) de poder fijarnos en cómo está gestionando el proceso un país como Alemania, que ya ha recibido más de un millón de personas refugiadas.

La innovación tecnológica y digital tiene un gran poder para facilitar y optimizar los procesos de acogida en los municipios responsables de los  mismos. Porque, aunque la luz verde para traer a las 16.033 personas que faltan por llegar es del gobierno central, la integración de estas personas con garantía de derechos es responsabilidad de los municipios. Y por ello deben prepararse y rescatar propuestas y aprendizajes de las ciudades europeas que ya cuentan con muchas personas refugiadas entre su población.

En mi último post hablé del congreso “Sociedad Civil 4.0. – Personas refugiadas y auto-organización digital” celebrado en Berlín, orientado a identificar propuestas tecnológicas que solucionaran las problemáticas y necesidades de la comunidad de personas refugiadas.

La ciudad de Hamburgo quería convertirse en ciudad olímpica para los Juegos de 2024. Con el fin de reforzar su candidatura, contaron con la alianza formada por el Media Lab del MIT y la Universidad de Hamburgo para, a través de algoritmos de simulación, realidad aumentada y piezas de lego, diseñar modelos de intervención urbanística. Cuando la ciudadanía de Hamburgo dijo no a la candidatura olímpica en el referéndum celebrado a finales del 2015, el alcalde de la ciudad tuvo claro que la innovadora propuesta del consorcio debía redirigirse hacia la acogida de la población refugiada.

Así fue como nació el proyecto ‘Finding Places’, que busca la manera de acomodar a 20.000 personas refugiadas sin crear guetos, garantizando sus derechos e involucrando a las vecinas de los barrios en un proceso que les afecta directamente; evitando con ello casos de racismo o xenofobia.

La comunidad conectada puede y debe estar a la altura de la mayor crisis de la historia. Se nos tiene que ver, se nos tiene que oír. En las redes y en las calles. El sábado no podemos faltar. Se lo debemos a todas esas personas que huyen para sobrevivir… como lo harías tú si estuvieras en su lugar.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here