Somos principiantes explorando las fronteras

puzzle-adn

No puedo negar que las palabras de este anuncio me resultan muy cercanas en lo que me toca. Impactantes, emotivas y a la vez generan una chispa de curiosidad y pasión por descubrir hasta dónde podemos llegar en la exploración de las fronteras. Pero no de las fronteras de que tanto se habla estos días, sino de las fronteras tecnológicas como futuro apoyo a mejorar el futuro de la humanidad.

Podríamos entretenernos horas viendo cómo han evolucionado las tendencias de estos años. Debatiendo las últimas y más curiosas apariciones, incluso algunas que van más allá del adjetivo “curiosas”, hacia el “inquietantes”.

Aún hay mucho por descubrir y como dice el video “somos unos novatos” en lo innovador, dando pasos de ciegos intentando superar las fronteras de la tecnología para encontrar aplicaciones que aún no podemos imaginar. Porque a diferencia de las fronteras entre pueblos y naciones, que separan más que unen, aquí las fronteras están marcadas sólo por dónde hemos sido capaces de llegar, en qué se nos ha ocurrido usarlo o simplemente dónde sólo hemos podido asomarnos. Y están ahí para recordarnos que con tesón, curiosidad, imaginación e investigación (y un poco más de financiación para que siga existiendo), podemos aún descubrir muchas cosas para conseguir que este sea cada vez un mundo un poco mejor para todos.

Son fronteras que están ahí para ser traspasadas y desaparecer en busca de otras nuevas. Y como el lema de este blog también tiene que ver con ellas, quería compartir algunas de mis últimas lecturas de exploración en fronteras de nuestra tecnología:

  • una frontera humana, la mente: la mente humana es una de las fronteras del saber que más atrae a los investigadores. Cada vez sabemos más sobre ella, y estamos a un paso de conseguir recrearla artificialmente. Pero aún nos queda mucho por descubrir. ¿Se imaginan unas olimpíadas donde los deportistas compitan con la mente? No es ciencia ficción. Esto sucede en un Cybathlon, competición donde la tecnología es el soporte de los deportistas. En este enlace pueden verse imágenes de la competición celebrada el año pasado en Zurich.

y aquí la repetición de la carrera por el campeonato del mundo cibercontrol cerebral:

  • una frontera física, el agua: Llevamos milenios fascinados por el mundo submarino en todas sus facetas. Pero una de las fronteras que nos pone el agua, aparte de no poder respirarla, es poder usar nuestros sistemas de comunicaciones móviles y aéreos bajo ella, lo que frena nuestra hiperconectividad actual. Debido a las propiedades del medio acuático, las tecnologías de comunicación que usamos en su superficie y sobre la tierra, no permiten propagar las señales como en el aire. Es por ello que para interconectar continentes tenemos el mar lleno de cables.

Pero para otro tipo de aplicaciones, se requiere del uso de luz y de sonido como medio de transmisión, la primera a corta distancia pero consiguiendo altas velocidades y el segundo para menor volumen de datos pero llegando a alcanzar decenas de kms. Algo que ya sabían los tripulantes de submarinos del siglo pasado, pero que ahora se puede comenzar a explotar para otros fines.

  • bioingeniería: Por ejemplo aplicada a la solución del problema de dónde almacenar la ingente cantidad de información digital que generamos. ¿Se imaginan poder almacenar toda su biblioteca de material multimedia en un acuario lleno de simpáticos microorganismos fluorescentes? Bueno, aquí igual he sobrepasado la frontera de mi propia imaginación. Pero el concepto es parecido al viable, y se está investigando profusamente: cómo usar organismos vivos para almacenar información codificada en su ADN. Esta imagen es el resultado publicado en la revista Nature de un experimento para codificar y almacenar los fotogramas de un video en el ADN de unas bacterias. A la derecha está el resultado de decodificarlo … porque las bacterias provocan “efectos” en ese código inservible para ellas que transportan para nosotros… de momento.

Muybridge Horse GIFs - Find & Share on GIPHY

Hoy por hoy, recrear un Parque Jurásico como el de la película de Spielberg no es ni de lejos posible, aunque también decíamos eso del hecho de llevar un teléfono en el bolsillo. Pero al menos espero sirva para despertar un poco de curiosidad, y por qué no, de imaginación, y sembrar unas semillas de reflexión cerca de estas fronteras. Innovación, primera parada.

Hoy me quedo con la frase del anuncio “hemos mejorado la vida de la gente sencilla y aún no sabemos casi nada. Somos absolutos principiantes de un mundo mejor”.

Esperemos que perdure. Esperemos que sigamos aprendiendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here