El pasado lunes 23 de mayo tuvo lugar la presentación de la última novela de Pedro Miguel Lamet, “No sé cómo amarte”. El acto se realizó en la Sala de Conferencias de la Universidad Pontificia Comillas, organizado por la Editorial Mensajero y entreParéntesis, convocó a más de cien personas que pudieron disfrutar de un sencillo evento cultural, original, emotivo y bien cuidado.

Arrancó Adelaida Gil, del Instituto Cervantes, declamando algunos fragmentos del libro presentado. La novela está construida en torno a 23 cartas que María Magdalena escribe a Jesús de Nazaret.  A modo de prólogo se sitúa otra carta, dirigida en este caso a María de Nazaret, la madre de Jesús. Con un precioso fragmento de esa carta comenzó Adelaida; en él se puede leer la expresión, tomada del musical Jesucristo Superstar, que da título a esta obra (“no sé cómo amarte”). Y es la última frase del libro, precisamente, donde volvemos a encontrar estas palabras: “Jesús mío, ahora sé cómo amarte”. Con ese texto, ya en su segunda fase de lectura, Adelaida ayudó a los presentes a deleitarse con la buena literatura y a introducirse en la sutil experiencia que la delicada prosa poética de Pedro Miguel Lamet transmite en su novela.

falconieriLa lectura de estos textos, realizada con  y con mimo, con fuerza y con delicadeza, estuvo acompañada por la actuación musical del Trío Falconieri, que interpretó algunas piezas del oratorio “María Magdalena a los pies de Jesús”, de Antonio Caldara. El italiano Claudio Zonta con la vihuela, el belga-flamenco Bert Daelemans con el clave y la soprano española Rosa Escámez lograron transmitir la emoción presente en la relación entre María Magdalena y Jesús de Nazaret, dejando flotar en el ambiente de la sala la belleza,  el dolor y el anhelo del amor. Además de las piezas musicales, la actuación estuvo acompañada por la discreta presencia de tres retratos María Magdalena: uno de Artemisia Gentileschi, que está reproducido en la portada del libro, y otros dos pintados por Georges de la Tour, actualmente expuestos en el Museo del Prado.

Situados, de este modo, en un ambiente literario, estético y sensible, el acto dio paso a la presentación propiamente dicha, en el formato más clásico o habitual. Sucesivamente intervinieron María Ángeles López Romero, periodista y redactora jefe de la Revista 21; Carmen Guaita, maestra y novelista; y María José Arana, teóloga y religiosa del Sagrado Corazón. Cada una de las tres combinó, de manera convergente,  un toque personal con el autor, un análisis crítico de la obra literaria y algunas evocaciones reflexivas que su misma lectura les había suscitado. Las presentadoras fueron destacando diversos aspectos, como la trama de la novela, su sabor evangélico, la prosa poética del texto, la sensibilidad del autor para adentrarse en los recovecos del alma femenina,  su habilidad para hacer contemporánea una historia de hace dos mil años, su compromiso con la realidad de las mujeres, excluidas y marginadas. En palabras de Carmen Guaita, “un libro deslumbrante”.

libroFinalmente, el propio autor, Pedro Miguel Lamet, ofreció una breve pero enjundiosa intervención, en la que destacó dos aspectos. Por un lado, romper el tabú que tiende a identificar, en la Iglesia, mujer y pecado, reivindicando su dignidad, su valía, su aportación a la sociedad, su activa presencia en la comunidad cristiana, su protagonismo. En segundo lugar, romper la dicotomía entre amor divino y amor humano: “solo hay un amor” que se trata de encarnar, desplegar y purificar. Por ello, la novela plantea un itinerario desde el “no sé cómo amarte” inicial hasta el “ahora sé cómo amarte” de la última línea.

En otros lugares han ya aparecido crónicas de este acto y presentaciones de la novela, como las de Jesús Bastante en Religión Digital, de Antonio Aradillas en el mismo portal o de Juan G. Bedoya en El País. En este enlace puede escucharse la entrevista de Lucas López y Expedita Díaz al autor, en Magis Radio. Aquí queremos terminar explicitando lo que para entreParéntesis significa organizar un evento de estas características. Es un modo diferente de dialogar en las fronteras de la fe, las culturas y la justicia. Buena parte de nuestros esfuerzos se centran, habitualmente, en seminarios internos, jornadas de debate, conferencias… que tienden a subrayar las dimensiones racionales. Pero, al mismo tiempo y desde el principio, hemos querido explorar nuevos lenguajes, aproximaciones convergentes y públicos más amplios. Ahí está, por ejemplo, nuestro mensual taller de lectura de novela.