Presentación de “Comunes religados”

El pasado jueves 23 de junio presentamos las conclusiones del seminario interno “Comunes religados. Sobre el procomún y el hecho religioso”. Lo hicimos de un modo especial, de la mano del cantautor Luis Guitarra, en la Cantina del MediaLab-Prado, espacio de participación ciudadana y cultura digital donde han tenido lugar todas las sesiones del seminario.

Arrancó Luis Guitarra con la canción “Mejor contigo”, que alude a la utopía realizable, a los inéditos viables que se esconden tras el procomún. “Mejor es alcanzar un sueño / que seguir dormidos. / Mejor no traicionar aquello / que siempre creímos. / Mucho mejor que dar la vuelta, / dejar a un lado, o cerrar las puertas… / Será mucho mejor, / buscar un nuevo sol contigo”.

A continuación, Raúl González expuso la primera parte del documento, que intenta aclarar a qué nos referimos cuando hablamos del procomún. Concretamente, hay tres rasgos que nos parecen esenciales; un tipo de bienes, un modo de gestión cooperativa y una verdadera comunidad.

Relacionado con este punto, Luis Guitarra interpretó dos canciones. “A la intemperie” transmite el sentimiento de quien se adentra por territorios inexplorados sin la seguridad de lo ya conocido, de lo reconocido mayoritariamente, de lo exitoso. Recoge su propia experiencia personal y es un aviso a los navegantes que quieran surcar los mares del procomún. “Si todo es de todos” surge de una serie de talleres en torno a la campaña contra la deuda externa, allá por finales del siglo XX, pero bien sirve para ilustrar también las convicciones básicas del procomún.

La segunda parte del documento recoge campos concretos en los que exploramos la presencia del procomún (economía, política, cultura y tecnología), describiendo iniciativas, valorando sus contribuciones, analizando sus ambigüedades… Montse Jiménez se encargó de exponer esta sección, que enlazó con la parte más narrativa de Luis Guitarra, en la que compartió su experiencia en torno a “El precio lo pones tú”. No es solo un ejercicio referido a la distribución de discos o libros, sino también de producción y creación artística, así como de generación de una comunidad. El milagro de sobrevivir en un entorno tan mercantilizado ha dado paso al milagro de suscitar nuevas posibilidades, que apuntan al buen vivir. Una canción es significativa es “Todo va a ir bien”, sobre todo cuando nos entran las dudas, nos vienen los cansancios o nos acecha el fracaso.

Detrás del procomún hay una antropología. De hecho, para que el procomún sea posible y vigoroso necesitamos reforzar, formar, alentar y hacer posible un tipo de ser humano, en muchas ocasiones con rasgos contraculturales. José Luis Graus fue el encargado de exponer estas cuestiones, al hilo de la tercera parte del documento. Y Luis Guitarra lo ilustró con las canciones “Como tú y como yo” (ya que esto no es cosa de superhombres o supermujeres, sino de gente corriente) y “Desaprender” pues, sin duda, se trata de aprender nuevas actitudes y comportamientos… y de desaprender otras muchas, colonizadas por el mercado, el poder o la violencia.

Finalmente, abordamos las relaciones entre el procomún y el hecho religioso, de la mano concretamente de la espiritualidad y la vida cristiana. Esta cuarta y última sección del documento fue introducida por Daniel Izuzquiza y amenizada por las dos canciones finales: “Me abrazo a ti” y “¿Quién?”.

Con algunas de estas preguntas os dejamos:

¿Quién recibe más al darse un beso?
¿Quién nos puede dar lo que nos falta?

¿Quién cuida de aquello que no es nuestro?
¿Quién devuelve a quién la confianza?
¿Quién acoge a quién en esta casa?

¿Quién quiere sumarse a lo pequeño?
¿Quién mantiene intacta la Esperanza?

¿Quién elige a quién de compañero?

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here