Pedagogía de la desigualdad

Los aeropuertos se han convertido en una pedagogía de la desigualdad. Esa conclusión saqué cuando por fin llegué a mi destino. Entré en el edificio donde tenía la reunión de trabajo, después de haber pagado al taxista el plus por llevarme por la autopista privada. Es un peaje considerable pero por la carretera normal tardas cinco veces más. Al menos  pude tomar el taxi antes que la mayoría. Pagas por el taxi premium pero te permite adelantar a todos los pasajeros que esperan la larga cola del taxi normal. También es cierto que tuve el mérito de llegar a esa cola antes que otra gente que no pagó porque le llevaran las maletas los mozos del Easypass. Solamente ellos pueden manejar los Trolley Gold.

Cierto que yo solamente llevaba mi maleta Rimowa Titanium y no necesitaba carro pero por las terminales no te dejan circular con tus maletas autónomamente. Tienen razón, se pueden producir accidentes y hoy en día algunas maletas de diseño son tan caras que si chocas con ellas tienes que sacar los papeles del seguro. De todos modos, por si acaso, vale la pena pagar el seguro Shield que te ofrecen en cuanto pisas la terminal. Lamentablemente, por los aeropuertos circula cualquiera y te pueden rayar la Rimowa.

Si no pagas a un mozo Easypass, tienes que esperar el tren general que lleva el equipaje de las cintas a las puertas. Treinta minutos perdidos por lo menos. Hay que darse prisa porque hay pocos Trolley Gold y menos mozos Easypass todavía. Si no has reservado con la aplicación Earlybird, la tienes clara. Hay que esperar que hagan un viaje y vuelvan a por otro. Por eso merece la pena pagar para que saquen tu maleta en el turno Speed. Si no pagas nada las sacan las últimas después de que todos los demás hayan recogido las suyas. Como alguien no recoja una speed te puedes eternizar.

Sobre todo puedes tardar si no abonas la salida por el Finger Fast y tienes que ir por las escaleras. Además de que te puedes perder, tardas una barbaridad. No comprendo cómo hay gente que prefiere no pagar. Dicen que es un abuso pero lo cierto es que cada parte hace su trabajo, ¿no tienen derecho a cobrar? Sé que a veces es dífícil de entender la factura KindBill que te van pasando al llegar a un aeropuerto para cobrar el aterrizaje. La compañía te lleva allí, pero los aeropuertos tienen sus necesidades. ¿También deberían incluir cuando compras un coche todos los aparcamientos que vas a hacer en tu vida? Pues lo mismo.

Puede interesarte:  El Castigo del Aprobado General

Si no quieres pagar, no lo hagas pero entonces bájate en la pista lejos, en la primera parada, y toma el autobús. Si quieres que te lleven hasta la terminal cuesta lo suyo. O vete a uno de los aeropuertos GoLess, pero claro al final tienes que pagar el SilverBus, que es el único que tiene permiso para entrar en las instalaciones. Es vergonzoso ver a la gente a pie por la autopista para ahorrarse solo cincuenta euros.

Hay quien encima pone mala cara. Son el tipo de personas que tampoco querría pagar por ir sentado en el avión. Siempre prefiero pagar algo más por ir en un número bien adelante, aunque sin llegar a primera clase. Cuanto más atrás, más pagas. Y si no, pues al fondo con quienes viajan de pie. Las tarifas planas y los todo incluido no hacen sino quitar la conciencia de lo que cuestan las cosas. Entonces tampoco tendrías que pagar por reserva previa de asiento First, porque te impriman tarjetas de embarque o por el uso de la website al comprar el billete.

El vuelo fue agradable. La comida del menú Business no fue tan cara como critican. ¿Quieres llevarte tu bocadillo para estos viajes tan largos? Nadie te lo impide pero al menos paga el agua. ¿O es que tenemos que pagar también los demás tu agua? Yo asumo lo que puedo permitirme y lo que no, no miro con rencor ni envidia a los de primera clase. Tampoco con desprecio a quienes van de pie. Pero no todo el mundo está a la altura. Cuando vas al WC Sunrise, algunos te miran como si es estuvieras robando. Si quieres ir al retrete de todos, hazlo, pero no obligues a los demás. A fin de cuentas es mi dinero el que gasto, no el suyo.

Creo que a la gente lo que no le gusta es que los maleteros de cabina sean de pago, pero ¿qué pasaba antes? Todo el mundo metía las maletas juntas y a veces cuando te despistabas te podían robar. Yo nunca me podía despreocupar, estaba con un ojo puesto arriba. Ahora eso ya no pasa: cada uno alquila los espacios de cabina Secret que quieras, te dan el código y cierras y abres la cerradura cuando quieras sin que nadie te pueda meter botellas que se rompen y te mojan la maleta como a mí me pasó una vez. ¿Qué no puedes meter maletas en cabina y debes facturar? ¿Y qué quieres: llevarlas en la mano? Hay gente que aprovechaba para sentarse en ellas y eso sí que es un agravio: yo pagué para sentarme y tú no. No me extraña que el sindicato de azafatas llegara un momento en que se negara a que sirvieran en los fondos del avión.

Puede interesarte:  Del pacto educativo a la movilización callejera

Realmente es justo que las azafatas Victoria, tan guapas y profesionales, solo atiendan hasta la fila 12 y que sean los becarios de vuelo quienes se dediquen al resto. Oye, si no quieres gastar píllate un vuelo con azafatas de otra marca. Los hay con unas que no son de firma, las azafatas de marca blanca de la propia compañía aérea. Sencillamente ahorras un disgusto: si vuelas en cutre y tratas de pagar lo menos posible, no entiendo cómo no se te cae la cara de vergüenza cuando se planta ante ti una de esas azafatas tan esbeltas y elegantes. Bueno, hay muchas compañías. Haber tomado una de las Low Cost, donde te vas a enterar de lo que es viajar apretado y entre maletas. Eso es para el ganado, no para un ganador.

Si todo fuera igualitario entonces cada uno podría montar cuando quiere. ¿Y si hay gente que no le importa esperar la cola y no necesita pagar el Boarding Priority Pass? ¿Por qué tienes que cobrarle porque haya una azafata más en la puerta de embarque? Es como si no hubiera que pagar por los asientos en la terminal. ¿Y quién los fabrica, instala, mantiene?

Hombre, es razonable que haya esos asientos gratuitos para embarazadas y enfermos que financian las empresas –a cambio de estampar publicidad en ellos-, pero al resto no le pasa nada por esperar de pie. Tampoco me meto en eso porque las salas VIPS High son otra cosa. La WIFI, la limpieza de instalaciones y la tasa ecológica por el aire acondicionado te la pasan mensualmente con la tarjeta Exclusive, no tienes que andar pagando cada cosa conforme avanzas por el aeropuerto.

De todas formas, esto ya no es como antes, ya no tienes que andar sacando monedas y billetes ni meter tarjetas. Con llevar encima tu chip Diamond de pulsera, ya te van cobrando automáticamente conforme quieres una cosa u otra. Ahorras porque usar tarjeta convencional o pagar en efectivo tiene un recargo. Normal, como para protestar. ¡Eres tú quien quieres pagar, tío! Entonces también querrías no esperar el tren de maletas para ir al avión y que un mozo Easypass te llevara gratis en un carro.

Puede interesarte:  Activismo en la red

Yo sinceramente prefiero pagar un poco más pero poder subir por las escaleras mecánicas MagicStair y usar los pasillos móviles YouFirst, y no ir andando todo el tiempo, peldaños arriba y abajo, una y otra vez, con lo grandes que son ahora las terminales. Ni querrías haber pagado el DoorService por entrar en el aeropuerto como tenemos que hacer todo hijo de vecina.

Me harta tanto colectivismo. Es entrar en el aeropuerto y te quitan las ganas de vivir en la misma ciudad con todo el mundo, de verdad. Menos mal que aparco en el parking Express y estás cerca de la entrada. Prefiero ir en mi propio coche porque tengo instalado el telepeaje RainbowWay y puedo ir por el tercer carril Fly de la autopista y pasar de 90 kilómetros por hora. Prefiero pagar impuestos ecológicos de velocidad pero llegar antes. El segundo carril es agobiante y el primero siempre está atascado.

La gente está muy quemada. Lo noto nada más salir de mi urbanización Global Places. Y eso que no es de las marcas de urbanización más caras. En cuanto saludas a los guardas de los accesos Preference ya notas incluso otro color de ciudad, más oscuro. Si vas por los accesos FreeArch que no tienen tanta vigilancia, ni te digo. Te da pereza salir de tu chalet. Te da no sé qué dejar a  tus hijos en la puerta de casa saludándote antes de ir al Paradise Island, el colegio privado trilingüe de la urbanización. Uno nunca sabe cuánto tiempo te dejará el maldito Estado intervencionista disfrutar de tus hijos acogidos pese a que ingreso puntualmente cada mes lo que pago por ellos a una excelente ONG, BestChild. Como para alquilarlos por tu cuenta… Se lo decía a mi esposa, una prostituta de lujo marca 4Roses que pago con tarifa plana para que viva todo el año en casa: los aeropuertos se han convertido en una pedagogía de la desigualdad.

(¿Esto es solo un cuento? Me temo que si seguimos así, algún día no lo será)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.