De pastor a héroe nacional gracias a Social Media

Evan Mawarire grabando un vídeo de su serie #ThisFlag. Foto de AFP.

Evan Mawarire no sabía que la revolución del Social Media le iba a permitir en unas horas pasar de ser un desconocido pastor bautista cargado de carisma, al líder de un movimiento social sin precedentes en Zimbabue que está haciendo tambalearse al mismo Robert Mugabe.

El pasado 19 de abril Evan Mawarire, harto de la pobreza, la desigualdad, las injusticias y los altos niveles de corrupción de su país, y tras la desesperada frustración por no poder generar ingresos suficientes para pagar las tasas de escolarización de sus hijos, se enfundó en la bandera de Zimbabue para grabar con su teléfono móvil un emocionante vídeo que agitara a la ciudadanía zimbabuesa, interpelándola a actuar pacíficamente para sacar al país de la crisis política, económica y social en la que está inmersa. El vídeo se viralizó como la espuma y dio origen a #ThisFlag, el movimiento que parece haber unido a las y los zimbabuenses de todo origen, afiliación política, raza, lengua o cultura.

El movimiento se puso a prueba, y con un enorme éxito, el pasado 6 de Julio cuando, bajo el hashtag #ZimShutDown2016, se convocó a la población, a través de distintas herramientas de Social Media, a “apagar” Zimbabue a través de una huelga general que paralizara el país como protesta por los pobres servicios públicos, el 85 por ciento de desempleo, la corrupción generalizada y los retrasos en el pago de las nóminas de los funcionarios públicos y trabajadores sanitarios.

Imagen invitando a unirse a #ThisFlag en Leeds
Imagen invitando a unirse a #ThisFlag desde Leeds

El gobierno de Mugabe, caracterizado por una férrea y violenta represión de cualquier atisbo de oposición, trató de obstaculizar la protesta intentando bloquear Whatsapp, la aplicación por la que más se estaba difundiendo la llamada a la huelga, así como deteniendo a multitud de ciudadanos entre los que se encontraba Mawarire. La ciudadanía se activó a través de las redes exigiendo la liberación de Mawarire y del resto de personas que habían sido encarceladas arbitrariamente.

Al pastor se le acusó primero de incitar al desorden público, y posteriormente de intentar derrocar al gobierno por medios inconstitucionales, cargos que podrían acarrearle una pena de prisión de hasta 20 años. Aunque Mawarire ya ha sido absuelto y han sido retirados todos los cargos, instituciones como Human Rights Foundation advierten que el archivo de la causa se debió a una cuestión de procedimiento, por lo que en un futuro podrían volver a detener a Mawarire.

La tecnología permitió también apoyar a 54 ciudadanos detenidos en la ciudad de Bulawayo, que quedaron en libertad gracias a que ciudadanos y ciudadanas de dentro y fuera del país pagaron sus fianzas a través de sus teléfonos móviles.

En 2018 habrá elecciones en Zimbabue, y son muchos los que ponen en duda que #ThisFlag se sostenga con la fuerza actual el tiempo suficiente como para tener capacidad de influencia en el resultado electoral. El movimiento no deja de estar muy asentado en el Social Media, y para derrotar en las urnas al Zanu-PF hace falta triunfar en unas zonas rurales donde la brecha tecnológica hace mella.

El pasado viernes Fernando Díaz reflexionaba sobre #ThisFlag en el ‘blog Africaye’ y lanzaba una pregunta que mi alma activista se pregunta a menudo: “¿Ha habido alguna fuerza política, algún movimiento social, alguna plaza que haya sido capaz de mostrar su solidaridad con el movimiento #ThisFlag?”. La generación conectada es global, y ahí reside su gran fortaleza, esa que temen dictadores políticos y económicos. Aún nos queda un largo camino que recorrer para sacar partido de esa globalidad, pero podríamos empezar apoyando a todas esas movilizaciones que están cambiando el destino de un continente.

1 Comentario

  1. Interesantísimo personaje este Evan Mawarire, gracias por presentárnoslo y ponernos al tanto de su lucha y la de miles de zimbabueses.

    Efectivamente, no hacemos lo suficiente por estar informados de lo ocurre en esta parte del mundo y apoyar las causas que lo merecen.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here