Orlando y la penalización de la homosexualidad en tierras del Islam

 

Omar Mateen, autor de la matanza de Orlando.
Omar Mateen, autor de la matanza de Orlando.

Tras el espeluznante atentado de Omar Siddique Mateen contra la comunidad gay de Orlando, y por tanto contra la humanidad, han saltado a la palestra las reacciones casi ya estereotipadas desde los distintos campos de la opinión política y también religiosa. Incluso he leído reacciones de cristianos que prácticamente acusaban a la homofobia de algunas iglesias cristianas como caldo de cultivo de este tipo de atentados.

Lo cierto es que a pesar de no compartirla, me resulta muy molesta la acusación de homofobia de toda convicción religiosa y moral contraria a la homosexualidad, y más si se sugiere que tal convicción necesariamente incita al odio que nutre barbaries como la de Orlando. ¡Las cosas no son tan simples!

Por el otro lado, también me resulta molesta la mojigatería que muestran muchos líderes y medios respecto a caer en, o promover, la islamofobia evitando abordar el trasfondo musulmán de muchos terroristas. Por regla general, son los mismos que −no sin razón− suelen ser muy críticos con Occidente y con las iglesias cristianas que mantienen posturas opuestas a la homosexualidad.

Por estas dos razones, me ha parecido interesante resumir aquí un artículo titulado «Nos toca a nosotros probar que el Islam no es homófobo», del tunecino Farhat Othman publicado en la sección Vu de Tunisie de Courrier International. El artículo viene introducido por el siguiente encabezamiento:

Supervivientes del atentado de Orlando.
Supervivientes del atentado de Orlando.

La causa del crimen de Orlando es el odio a los gays, un odio consagrado oficialmente por las leyes de todos los países musulmanes. ¿Para cuándo la despenalización de la homosexualidad en tierras del Islam?, se pregunta el reportero tunecino.

Y lo que sigue es ya mi extracto de dicho artículo [el realce en negrita es mío]:

El horrible crimen de Orlando [… ] proyecta de nuevo un luz cruel sobre el Islam: claramente el autor ha sido un musulmán. […] Que fuera un falso musulmán o que no represente a la gran mayoría de los musulmanes no exime en absoluto a los musulmanes, o al menos a sus autoridades legales, de la responsabilidad moral del crimen.

La causa del crimen de Orlando es muy clara: el odio que el criminal alimentó contra los gays. Odio, por otra parte, que está muy presente en nuestra propia casa, oficialmente consagrado por las leyes de todos los países árabes y musulmanes.

Es verdad que no todos matan, pero todos criminalizan la homosexualidad en nombre del Islam. Son estas leyes las que justifican el comportamiento cada vez más homófobo del común de los mortales, tranquilizando las conciencias de los terroristas mentales que son así alentados a pasar al acto físico.
Homosexuales - Castigo en EgiptoSeamos honestos y atrevámonos a decirlo: nuestras élites son las cómplices objetivas del criminal de Orlando y sus patrocinadores. Lo son en la medida que condenan la homosexualidad y justifican la estigmatización de los gays al negar su derecho a vivir su sexualidad de modo natural.

Quizás si en los países musulmanes no hubiera leyes que declaran la deshonra de los gays, el criminal se lo hubiera pensado antes de pasar a la acción. Es más, nuestras falsas declaraciones de inocencia del Islam no convencen en absoluto, ya que si el Islam ciertamente no es homófobo, los musulmanes lo son. Sobre todo quienes tienen la capacidad de abolir las leyes del odio.

Sin embargo, no hay la menor duda: en el Islam no existe condenación alguna del acto sexual entre personas del mismo sexo. [ …] La condena de la homosexualidad sólo está en la cabeza de quienes son homófobos y en la injusta legislación de los musulmanes. ¡Toca pues probar que en efecto el Islam no es homófobo plasmándolo en las leyes! [ … ]

Homosexuales - Bandera de Túnez¡Ojalá el terrible acto de Orlando sirva para despertar las conciencias! [ … ] Porque mientras la homosexualidad no sea despenalizada en tierras del Islam, siempre habrá locos dispuestos a atacar a gays en nombre del Islam.

Repitámoslo: todo futuro acto homófobo en el mundo será imputado a nuestros políticos homófobos que serán los cómplices necesarios de los terroristas. Sí, en tanto que homófobos, ¡también ellos son terroristas, aunque terroristas mentales! Pero es la peor forma de terrorismo, que nutre al monstruo del terrorismo.

No sé si el autor, Farhat Othman, es creyente musulmán o no. Pero no me cabe duda de que su denuncia de una legislación que se apropia de la religión musulmana es una gran contribución a favor de la religión en la vida pública de nuestro mundo. Y por extensión, es una denuncia de quienes pretenden hacer de su interpretación del Islam una ley para todos los pueblos. Y lo mismo vale para cualquier iglesia, cualquiera que sea su posicionamiento a este respecto, que pretende asimilar las leyes y costumbres de los pueblos a su credo ético bajo la excusa de tratarse de una ley natural divina inapelable.

Pero este artículo también me indica que un diálogo interreligioso honesto debe también abordar con honestidad temas como la separación Iglesia-Estado. El propio cristianismo está sufriendo todavía las consecuencias negativas de lo que se ha vivido como una identificación entre iglesia y estado (aun admitiendo la complejidad del tema), y una vez que está asumiendo la separación (aunque a veces no estoy seguro …), creo que un diálogo con el Islam debe tener entre sus temas prioritarios dicha separación. De lo contrario, será un diálogo muy conceptual sin contenidos de alcance real.

 

Fuentes: Farhat Othman en Courrier International (14-6-2016)

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here