La oración y la contemplación del mundo

Hubo un tiempo que viví en el sureste mexicano. Cuando en las mañanas salía de mi habitación para ir a la cocina, tenía que cruzar por un jardín de plantas tropicales. Algo que llamaba mi atención era ver a un conjunto de iguanas trepadas en una barda que se dejaban calentar por el sol. Algunas entrecerraban los ojos, como poseídas por un trance, otras simplemente disfrutaban cómo iba subiendo su temperatura corporal.

Desde hace tiempo, gracias a los libros de Franz Jalics, Javier Melloni y Pablo d’Ors, he ido mutando en mis maneras de orar. Poco a poco me voy sintiendo como pez en el agua (o iguana ante el sol) con los ejercicios de contemplación en silencio. Dado mi estilo de vida itinerante, desde un principio renuncié al uso de bancos o cojines especiales. Recurro a una simple silla que pueda ayudarme a tener la espalda recta, de tal manera que pueda mantener una postura erguida, así como si un hilo invisible estuviera jalando mi cabeza hacia arriba. Mis manos están unidas, como si se saludaran, reposadas sobre mis piernas. Cierro los ojos y procuro acallar ruidos mentales. Afino mis sentidos para detectar sonidos exteriores (si hay pajaritos, su canto es un grato regalo). También, trato de poner atención en el calor que se produce en las palmas de las manos. Al respirar agrego una especie de mantra: Cuando inhalo, en silencio, pronuncio el nombre de Cristo; cuando exhalo, pronuncio el nombre de Jesús. En el reloj, activo la alarma para que avise pasados 30 minutos. Y eso, procuro mantenerme en el aquí y en el ahora, dejando que mi ser contemple al Creador que se hace presente en lo pequeño, en lo discreto y en el silencio.

En estos 30 minutos, así como iguana ante el sol, trato de sintonizarme a la frecuencia del silencio. Creo que el silencio es el lenguaje en que Dios nos habla. En este tipo de contemplación, más que arrancarse con una serie de letanías, uno procura, más que pedir, darse. Es como si, ante el Misterio desbordante de misericordia que es Dios, uno se presenta y expresa: ¡Aquí estoy, Señor! ¡Este soy! ¡Todo lo mío es tuyo! ¡Todo mi ser, te lo doy! Y si acaso, de manera orante y respetuosa, uno dice: ¡Dame tu amor y tu gracia! (EE 234). Se me viene un ejemplo, más que solicitar muchas cosas, simplemente le pido un abrazo. Y esos 30 minutos se convierten en cercanía. Dentro de lo aparentemente ausente, brota la presencia. Hay veces que, en ese lapso de tiempo, a ratos, como que irrumpe la Eternidad, lo Eterno, lo Infinito. Hay veces que la alarma suena cuando parece que han pasado 3 minutos.

Desde hace pocos años en esto se resume mi manera de orar. Hay cosas que noto. De algún modo, me percibo más sensible para captar detalles, por ejemplo, un atardecer, una sonrisa, una mirada triste, una pose o posturita al hablar (en mí y en otros). También, ante esta Instancia que calienta el corazón, la inteligencia y la voluntad, y en mis diálogos con el Eterno Señor de todas las cosas, más que pedirle que me evite adversidades, pues la vida simplemente a veces las trae, ruego me ayude a estar atento. Así como un torero está atento cuando enfrenta al toro, no pido que mágicamente desaparezcan mis adversidades y dificultades, más bien, pido contemplar las cosas tal como son y entenderlas lo mejor posible para tomar las decisiones pertinentes. Y así, como un torero capotea al toro, ruego estar concentrado en el presente, para evitar cornadas -las más que se puedan-, de tal manera que, ante la vida, pueda dar mis mejores faenas.

Creo que la oración contemplativa, ayuda a contemplar lo que hay y lo que es, sin resignación, más bien con sabiduría. Creo que esta manera ayuda también a vivir con confianza. Confianza en un misterio misericordioso que nos sostiene, acompaña e impulsa. Creo que la oración contemplativa, más que hacernos huir del mundo, nos enseña a contemplarlo de mejor manera, captando con esperanza esos aspectos en donde uno puede echar la mano. En fin, recomiendo regalarse estos ratos de silencio, gran ayuda para contemplar el amor en todas las cosas. Así como las iguanas se exponen ante el sol y sienten su calor, el plantarnos ante el Misterio en actitud contemplativa recuerda esa frase de los que iban camino a Emaús: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba?» (Lc 24, 33). 

@elmayo

2 Comentarios

  1. Gracias, mirar y orar , dejarse entibiar el alma con el cariño del Padre y así quedarse sin apuro para sentir como un niño la ternura infinita en el regazo de su madre. Señor , gracias por compartir con tu hija la sabiduría de de aprender a estar contigo.
    Elvira Cabrera.

  2. Qué oración más auténtica. Gracias por compartir estos espacios que, sin duda alguna, enriquecen a la humanidad. Me dais sana envidia. No hay sitio mejor que esconderse en su corazón para sentirlo tan dentro.
    Y mucho deseo de ponerla en práctica. Un saludo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here