¡Ojo! La huelga del Prat, hija de la privatización

  1. EL HECHO DE LA HUELGA.

Hay vendedores que te dan gato por liebre. Por eso es necesario examinar detenidamente lo que te ofrecen. Puede ser muy bonito pero, a la vez, muy nocivo. Examinemos la huelga de vigilantes de seguridad, en el aeropuerto del Prat durante este verano pasado contra la empresa Eulen, tobogán para la privatización.

El conflicto que provocó colas en los accesos de embarque, el sitio donde te hacen quitar los zapatos y el cinturón para pasar por el arco. Si ven un frasco de colonia que mida más de 30 cm, se quedan con él… Todo necesario porque la seguridad de los pasajeros está amenazada por un posible terrorista experto en fabricar bombas.

La Guardia Civil se encargaba de este control por ser un cuerpo de seguridad del Estado y sus agentes están formados para ello. Pero a alguna mente picarona de Aena se le ocurrió privatizar este servicio. A cualquier neoliberal se le habría ocurrido el argumento de que los trabajadores de una empresa privada nos podrían salir más baratos que la de un cuerpo del Estado.

Pero yo me hago una pregunta: Si una parte del sistema de seguridad nacional contra el terrorismo se puede privatizar ¿qué servicio público no se podrá privatizar?

  1. MECANISMO PRIVATIZADOR

Las bases legales para esta privatización ya estaban fijadas en las Reformas Laborales del 2010 y del 2012, la primera del PSOE y la segunda del PP (distinta ideología pero igual tendencia). Las dos convinieron en establecer la preferencia total al convenio de empresa sobre cualquier convenio sectorial al menos en el sueldo. Para remate, la empresa es libre de firmar o no el convenio. Si no quiere no lo firma.

Con la circunstancia de que si el contrato sectorial fijaba el salario en 15.000 € anuales, la empresa bajaba el sueldo a 10.000 € anuales y no pasa nada. Algunos casos de estos están bajo el Tribunal Supremo y se dieron situaciones patéticas en las que los trabajadores, no sólo estaban de acuerdo en bajarse el sueldo, sino además en forma retroactiva.

El caso es que si para vigilar que no metan bombas en los aviones se puede poner vigilantes de empresas contratadas y/o subcontratadas ¿Por qué no hacer lo mismo con los controles de alcoholemia en las carreteras? ¿Por qué no hacer lo mismo con las enfermeras de los hospitales públicos o las pensiones?

  1. PRIVATIZACIÓN DE LAS PENSIONES

Los economistas neoliberales defienden también la privatización del fondo de pensiones. El BBVA y su gabinete económico son de los más combativos en este sentido. Argumentan que ni con 27 millones de españoles trabajando sería sostenible el sistema público. Pero, sin embargo, estos economistas neoliberales pagados por el BBVA, nunca han cuestionado la reforma laboral ni sus consecuencias, como ha sido la disminución de un 20% de los salarios; ni tampoco que el 50% de los trabajadores ganen menos de mil euros mensuales o que el 14% de los trabajadores no ganen lo suficiente para poder comer.

Estos economistas no dicen que la Seguridad Social tiene déficit por los salarios de miseria que se paga; y por los fuertes incentivos que se dan a las empresas por parte de la Seguridad Social.

Por otra parte, la privatización no es la única manera de solucionar la seguridad de los mayores en España. El profesor de la universidad del País Vasco, Pablo Fernández, demuestra que la inmensa mayoría de los fondos de pensiones privados en los últimos quince años presentan pérdidas, pero son un gran beneficio para los bancos y aseguradoras. (“Rentabilidad de los fondos de pensiones en España 2000-2015”).

Pero el argumento de este artículo no consiste en abogar por unas medidas políticas u otras. Yo defiendo que sean las que sean deben tener en cuenta el principio ético y moral: la economía debe de servir a todos, pero empezando por los más desfavorecidos para que consigamos la mayor igualdad de oportunidades. En eso consiste la auténtica democracia. Sin eso conseguimos una democracia sin justicia.

¿Por qué los economistas neoliberales nunca plantean la desigualdad como un gravísimo problema económico, social y democrático? ¿No será que dan prioridad a la economía de libre ganancia con el mínimo coste, antes que a los principios éticos y democráticos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here