Pero no estaban todos

foto tomada de: http://fotos00.laopinion.es/2016/04/20/646x260/embajadores-ropa-3.jpg

Esta semana la gran noticia era conocer quién ocupaba el #1 en la lista de Forbes de los más ricos. Contuvimos la respiración viendo como cada treinta minutos se alternaba en dicha posición Bill Gates y Amancio Ortega. Por unas horas el dueño de Inditex volvió a conseguir tal honor.

Que un gallego haya llegado a este puesto, y que se mantenga en estos momentos en el número dos, podría simbolizar el sueño español que, a base de esfuerzo y tesón ha conseguido llegar a las élites de los billonarios.

Nadie puede negar que comenzar un negocio con una pequeña tienda de ropa en una ciudad pequeña y lograr un imperio textil extendido por todo el mundo, representa un gran mérito, y como para quitarse el sombrero.

Pero, ¿cómo se llega a ser una de las personas más acaudaladas del mundo? En el caso del Sr. Ortega controlando la producción y la venta de sus productos, es decir, instalando talleres y abriendo tiendas por todo el mundo, aunque en sentido inverso. Me explico. Mientras las tiendas se ubican en las ciudades más importantes del mundo “desarrollado” (Madrid, Barcelona, Milán, Londres, Nueva York…), la gran mayoría de los talleres están situados en el otro hemisferio más pobre y desigual: Bangladesh, China, Turquía, Marruecos, Sudeste asiático …

Esta podría ser una de las claves: subcontratar la producción en países empobrecidos donde los trabajadores no cobran más de 28€ al mes, donde niños y niñas también forman parte de la empresa, donde las medidas de seguridad y salud laboral dejan mucho que desear, donde la pertenencia a los sindicatos está prohibida, donde se persigue a los representantes sindicales,…

Con respecto a los empleados, también encontramos dos grupos bien diferenciados: unos 140.000 conforman la plantilla en nómina de la compañía gallega; y unos 800.000 de sus proveedores en Asia, a los que no se les puede considerar parte de Inditex, aunque trabajen para ella. El número nos indica dónde se encuentra el verdadero núcleo de esta empresa.

En cuanto a las ganancias… facturan 20.000 millones de euros anuales. Y dicen que este año si continúan con la buena racha, repartirán entre sus empleados un bonus de beneficios. Pero los afortunados sólo serán aquellos de plantilla y que lleven más de dos años en la empresa…únicamente 70.000, recibirán tan ansiada recompensa. ¿Por qué? Porque la mitad de los contratos son temporales.

Otra clave que nos puede ayudar a meternos en la lista de Forbes es reservarnos información sobre listado de nuestros proveedores, quedándose en la opacidad la cantidad exacta de prendas que esas fábricas asiáticas confeccionan, el tipo de ropa o complementos que fabrican o para qué marcas del grupo trabajan.

En definitiva, la clave del éxito para hacerse rico es obtener beneficios al menor coste posible, producir en mayor cantidad ubicando el núcleo de la producción en países donde se vulneran los derechos laborales y donde no se cumplen las medidas de seguridad y salud laboral que garanticen la vida de los y las trabajadoras.

Ahora entiendo por qué en su 80 cumpleaños, en la fiesta sorpresa que le organizó su hija y sus empleados no estaban todos, faltaban aquellos y aquellas que sostienen la pirámide de la fortuna del segundo más rico del mundo: los empobrecidos.


Foto tomada de: http://fotos00.laopinion.es/2016/04/20/646×260/embajadores-ropa-3.jpg

Compartir

2 Comentarios

  1. Lo siento Pino, pero me parece que hay algo de demagogia en tu post.
    Un post que habrá sido escrito en un ordenador fabricado en uno de esos países que según tú no reconocen los derechos de los trabajadores, pero que aún así lo compraste y lo usas para tu beneficio personal.
    Un ordenador que está enchufado a la red de una energía generada del petróleo, obtenido en países con los que según tú no deberíamos tener relaciones.
    etc. etc.
    Tú (y yo) nos beneficiamos del comercio mundial y de las relaciones de los países y no por ello nos tienen que señalar con el dedo. Tampoco hay que señalar con el dedo al Sr. Ortega.
    Pero sí hay que trabajar para que las condiciones de trabajo en todo el mundo mejoren día a día; y creo que en ello contribuye más el Sr, Ortega que cualquiera de nosotros dos. Y si no, que se lo pregunten a los trabajadores de las fábricas que tienen como cliente a Inditex: son unos privilegiados con respecto al resto de trabajadores de otras fábricas.

  2. Comentario sibilino que ni aporta ni reconoce los méritos de quién ha logrado generar, según sus cálculos casi un millón de empleos. Si el señor Ortega, a quien no conozco, hubiera disfrutado de la vida en Canarias desde hace 30 años, une fue cuando se hizo rico ninguno de sus casi millón de empleados habría tenido las pauperrimas condiciones de las que hoy se le acusa.

    Solo a los exitosos se les tira piedras… Por aquellos que tuvieron menos fortuna, ingenio o audacia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here