Navidad en el alambre

inmigrantes melilla efe

EN EL ALAMBRE

Exhaustos y hambrientos

se posaron por cientos,

como los gorriones

en la alambrera de Melilla

coronada de concertinas…

Las aves migratorias no tienen fronteras.

Sí los africanos del sur y negros…

Si caen de un lado, mal

si caen del otro, peor.

Colgados en el alambre

ni siquiera “son”:

están en la “tierra de nadie”.

En el Gurugú

no hay estrellas…

sólo almas en pena

que son negras.

Buscan trabajo, pan y paz.

Nada más.

 

En Europa,

mientras tanto,

celebramos NAVIDAD:

“Un niño nos ha nacido,

un hijo se nos ha dado.” (Is 9,6)

Viene también de lejos

con un sola misión:

“Salvar a la humanidad…”

Buena noticia

para los pobres empobrecidos.

“Un grito se oye en Ramá”,

Lampedusa,  Almería…

“es Raquel que llora a sus hijos” (Mt 2, 18)

Las pateras se han vuelto,

de repente, parteras

de madres con niños,

de niños sin padres,

hijos de la inmigración

perdidos en los mares…

 

Miguel Ángel Tocino, SJ

Compartir

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here