Todo el mundo a nuestro alcance

Todo el mundo a nuestro alcance

¿De qué manera ha cambiado el mundo con la llegada de Internet? Echemos un repaso al mundo de hoy y veamos cómo hay cosas que han cambiado para siempre.


Todos estamos de acuerdo en que Internet ha sido una de las grandes revoluciones tecnológicas de la historia de la humanidad —y si quitamos lo de ‘tecnológicas’, también. Pero, ¿hasta qué punto Internet ha revolucionado nuestras vidas? Algunos tan solo son capaces de atisbar una mínima porción del gran cambio que han experimentado nuestras sociedades con el advenimiento del mundo digital, sin embargo, el alcance de este y sus efectos llega hasta cotas realmente extraordinarias, tanto para bien como para mal, aunque en este texto preferimos fijarnos solo en las buenas.

A golpe de clic

Gracias a Internet, todo está mucho más cerca. Las distancias se han acortado, y no solo las físicas, sino también las relacionales. Hace apenas unos años considerábamos impensable la posibilidad de establecer una relación de amistad (y sí, digo amistad) con alguien de Sidney, Ciudad del Cabo o Ushuaia. O al menos, a no ser que hubieses podido disfrutar de algún tipo de intercambio estudiantil en su momento, o que por razones de trabajo te hubieses visto obligado a cambiar de residencia.

Hoy día, basta con hacer clic para poder establecer todo tipo de relaciones. Posiblemente, muchas de ellas posean un velo de superficialidad y en parte incluso de mentira, pero no cabe duda que la posibilidad de simplemente conocer a más gente es casi infinita.

Por otro lado, con Internet parece como si todos viviésemos en un mundo más pequeño donde todos podemos saber de cualquier lugar que nos interese. Da igual lo lejos que se encuentre aquello que nos interese o preocupe: con asombrosa facilidad podemos obtener cualquier tipo de información relacionada.

Aprender, más fácil que nunca

Que la educación es un privilegio parece ya casi una exageración. En Internet existen fantásticos repositorios de información gracias a los que cualquiera de nosotros, recurriendo a sus recursos, podemos acceder a unos niveles de formación que hace unos años habría sido realmente inimaginable.

¿Que queremos aprender filosofía? Pues ahí tenemos tanto la Stanford Encyclopedia of Philosophy como la Internet Encyclopedia of Philosophy con multitud de artículos de una amplia variedad de temas.

¿Que estamos más interesados en el mundo del trading? Youtube posee una gran cantidad de canales, tanto profesionales como amateurs, en los que tener tanto una primera toma de contacto con el mundo de la inversión como para profundizar en los conceptos claves.

Da igual la materia que nos interese: en Internet existe una comunidad de usuarios que comparte nuestras inquietudes y que está dispuesta a compartir sus conocimientos para que sean más los que podamos aprovecharnos de sus ventajas y virtudes.

Existen además plataformas creadas para facilitar el acceso a educación de calidad, como por ejemplo Coursera, Khan Academy, Udemy, Miriadax y muchos más.

Por supuesto, para poder acceder a esta educación es requisito indispensable disponer de conexión a Internet, y todos sabemos que aún existen comunidades para las que este acceso suena aún como un sueño lejano.

Pensar en grande, trabajar en pequeño

Resulta asombroso observar cómo ha cambiado el mundo laboral. Y no nos referimos a la cuestión de los salarios ni a las condiciones laborales. No, nuestra visión pretende ir un poco más allá. Concretamente a cómo se organizan actualmente las nuevas empresas. Cada vez son más las compañías que nacen a partir del sueño de un emprendedor que, en lugar de recurrir a fuerza de trabajo local, es capaz de construir un equipo totalmente distribuido, con miembros que proceden de todas las partes del mundo y que, gracias a las nuevas tecnologías —recordemos, las distancias se han acordado, todo está a golpe de clic—, pueden mantener reuniones a diario, trabajar de forma colaborativa en distintos proyectos e incluso desarrollar productos o aplicaciones compartiendo herramientas online.

Todo un cambio de modelo que, crucemos los dedos, esperamos que finalmente llegue a todos lados para que nadie se quede atrás en esta carrera del progreso.

Puede interesarte:  La misión de la universidad ante la era digital

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.