La idea de este post surge de un tweet que @alaznegonzalez publicó el sábado por la mañana, mensaje que tiene como origen otro de la cuenta @mamafeminazi, y que me ha hecho reflexionar sobre la publicidad que reciben todos los días nuestros alumnos, una publicidad que en muchas ocasiones denigra la figura de la mujer a veces de una manera bastante sutil y otras veces, como el ejemplo compartido por Alazne, de una manera absolutamente burda y grosera.

El tweet en cuestión es el siguiente:

actitud_fridays

Imagina ahora que cualquiera de tus alumnos acude a esta cadena de hamburgueserías y el posavasos sobre el que ponen su bebida tiene este mensaje que, claramente, atenta contra la dignidad de la mujer.

Cuando leí el tweet de Alazne me acordé de un anuncio que he escuchado últimamente en la radio cuando me dirijo al trabajo por la mañana. Juzga por tu propia cuenta si este anuncio de radio de la marca Volkswagen presenta una situación en la que una mujer es tratada de manera adecuada o si, por el contrario, si asistieras a una situación así en el mundo real la calificarías como violenta:

 

 

Fuente: http://play.cadenaser.com/audio/cadenaser_hoyporhoy_20160301_070000_080000 Minutos 00:38:32 a 00:38:55

Me apena pensar que muchos chavales y chavalas escucharán este anuncio por las mañanas cuando se dirigen a sus centros de estudio. ¿Por qué permitimos que se sigan transmitiendo estos estereotipos? La lógica nos hace pensar que si los publican es porque favorecen las ventas de los productos que se anuncian. ¿Debemos mirar hacia otro lado mientras se transmiten este tipo de mensajes?

Nunca está de más recordar que nuestros alumnos están en un proceso continuo de formación en el que la escuela tiene una función importante, pero en el que la sociedad les termina de moldear de acuerdo a unos valores que aceptamos como socialmente aceptables. ¿Estos mensajes lo son?

Este tipo de mensajes, denominados micromachismos, se encuentran fácilmente en el mundo de la publicidad y transmiten una manera de tratar a la mujer como un objeto decorativo, como una fuente de placer y como alguien inferior al hombre que debe soportar sobre sus espaldas el enorme peso de enseñarlas y de aguantar sus errores, y que por lo tanto se puede sentir libre de reprocharlas cualquier comportamiento que considere inadecuado.

Estos mensajes demuestran que estamos muy, pero que muy lejos de lograr la ansiada igualdad de la que la mujer debería disfrutar desde hace ya muchos años.

Basta con hacer una búsqueda por internet para encontrar muchos más ejemplos. Pondré un par que la cuenta @micromachismos_ ha recopilado en su timeline, y que son solo una muestra sobre cómo se representa la figura de la mujer en algunos tipos de publicidad:

Aprende inglés (como lo hacen las mujeres):

vaughan_micromachismo

Perfúmate, pero no te olvides de limpiar:

fresh_micromachismo

Nuestros alumnos y nuestros hijos reciben este tipo de mensajes todos los días. Como decía al comienzo del post, es una manera de transmitirles valores muy sútil y que permite perpetuar estereotipos denigrantes contra la figura de la mujer en la sociedad actual.

Si queremos actuar debemos llevar a las aulas este debate, tenemos que enseñar a nuestros alumnos a reconocer este tipo de mensajes, a enfrentarse a ellos y a actuar de manera responsable y firme ante aquellos que creen que este tipo de publicidad puede ser algo gracioso fomentando, de manera directa, que este tipo de ideas sigan vigentes en pleno siglo XXI.

La cruda realidad nos dice que en España, en el año 2015, 57 mujeres fueron víctimas de la violencia machista (http://www.elmundo.es/sociedad/2015/12/31/56852bc6268e3ebf238b456d.html). En enero de este año ya han sido asesinadas 8 y en febrero otras 4 (http://ibasque.com/mujeres-muertas-en-espana-por-violencia-machista/).

Es el momento de actuar desde las aulas. No podemos seguir permitiendo que se perpetúe esta lacra mirando hacia otro lado mientras nuestros alumnos, la generación del mañana, siguen recibiendo este tipo de mensajes.

Frente a la violencia de género, la única educación posible es la de la tolerancia cero.