Merlí y el arte de la filosofía

Merlí Bergeron Calduch, interpretado por el actor Francesc Orella, es un profesor catalán de filosofía. Por avatares de la vida se ve obligado a vivir en casa de su madre y a dar clases en un bachillerato. Tiene una gran foto de Nietzsche y en su modo de dar clases recuerda a Sócrates, acusado de corromper a los jóvenes y no tener respeto, o simplemente no creer, en las deidades de su momento.

Desde que comencé a ver esta serie en la plataforma de Netflix, estuve tentado a escribir al respecto, pero procuré terminarla, para tener una visión en conjunto del personaje y las historias que entre teje. Cada capítulo gira alrededor de un filósofo, o tema filosófico, que Merlí expone y confronta con dilemas a sus alumnos, a quienes llama peripatéticos, en relación con aquella escuela griega en que el maestro, mientras caminaba con sus discípulos, iba reflexionando sobre temas importantes de la vida.

La serie está bien asesorada sobre autores y respectivos abordes filosóficos, que Merlí sintetiza y relaciona con la realidad que viven sus alumnos. Sabe esquivar la ñoñería y toma de frente asuntos espinosos, por ejemplo, aparecerán críticas al proceso soberanista catalán, e ironizará de modo mordaz y agudo sobre toda la clase política de Barcelona y Madrid (críticas pertinentes en todas latitudes). También se mete a cuestionar asuntos que van desde la moda, el consumismo y la manera como enfrentamos la muerte, la sexualidad, la educación o la religión. Esto puede generar que no todo el que vea esta serie, le sea de su agrado, pero eso sí, lo dejará pensando.

Merlí es una mezcla de Mr. Keating, ese entrañable profesor interpretado por Robin Williams en La sociedad de los poetas muertos. Tiene algo de Fernando Savater, con su facilidad de hacer amena la filosofía y ponerla al alcance de toda persona. Al mismo tiempo, el personaje se parece a ese Joaquín Sabina, permisivo en placeres, gamberro, fanfarrón y sinvergüenza, que seduce a la audiencia. Muchas cosas se le pueden criticar a Merlí, pero eso sí, es auténtico y dice las cosas tal como las piensa, sin filtros.

Puede interesarte:  Situaciones límites y la bella vida

Si bien la asignatura de filosofía puede ser densa y aburrida, Merlí logra hacerla divertida, interesante y atrayente. Sus alumnos se entusiasman con la forma en que son confrontados. Cada uno inicia un proceso de reflexión que lo lleva a dar una opinión propia y poder argumentar sobre temas polémicos. En este sentido, como profesor logra lo que se propone: hacer uso de la filosofía para combatir la tontería; ayudar a sus alumnos a que no se conformen con una existencia bestial, banal o superficial; y consigue que sean personas críticas.

Hace poco leí una entrevista que le hicieron a Carmen Rovira, filósofa mexicana, hija de exiliados españoles, donde menciona que su padre le enseñó a respetar la libertad y la justicia, lo que da lugar a un humanismo: “Porque ahí va implícito el respeto al otro. El otro tiene tanto derecho como yo. Yo creo que eso son las bases de un humanismo”. Merlí respeta y apuesta por el otro. Así como Platón describe en el mito de la caverna que el papel del filósofo es ayudar al otro a que salga a la luz, Merlí como profesor no se quedará en el salón de clase, sino que buscará a un alumno preso en su casa, literal, por ataques de ansiedad y agorafobia, y lo ayudará a que salga de tal embrollo. Por este tipo de detalles, sus estudiantes no sólo lo admiran, sino que realmente lo quieren y aprecian, pues Merlí los ha acompañado en los altibajos de la vida y, en estos trances, les ha ayudado a adquirir cierta sabiduría que permite aprovechar el día con alegría; les ha ayudado a conocerse y reconocerse tal cual son; y les ha ayudado a ver de otro modo el mundo, su mundo, y tener deseos de mejorarlo.

Puede interesarte:  Francisco Suárez, SJ, teólogo, filósofo, jurista

Definitivamente recomiendo esta serie y no seré un spoiler que adelanta el final.

Ismael Bárcenas Orozco, SJ.

@elmayo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.