Me niego a vivir en un mundo machista

Oxfam Intermón ha lanzado hoy la campaña ‘Me Niego A’ contra las violencias machistas. Una llamada a la acción frente al machismo cotidiano para poner fin a todas las violencias que sufrimos las mujeres y las niñas en todo el planeta.

A las mujeres de cualquier parte del mundo, por el mero hecho de ser mujeres, nos discriminan, ignoran, invisibilizan, infravaloran, acosan, abusan, violan y asesinan. Nos están matando.

En el mundo, 7 de cada 10 mujeres hemos sufrido o sufriremos algún tipo de violencia machista en algún momento de nuestra vida. Cada 10 minutos, un hombre asesina a su pareja o expareja. Las mujeres y las niñas representan el 71 por ciento de las víctimas de trata de seres humanos detectada a nivel mundial. Casi tres de cada cuatro mujeres y niñas víctimas de la trata lo son con fines de explotación sexual.

En España, cada 8 horas una mujer es violada por uno o varios hombres, y ya son 44 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. 44 son los datos oficiales, pero el número asciende si contemplamos a las asesinadas por todas las violencias machistas. El colectivo Feminicidio.net ya eleva a 90 los feminicidios y otros asesinatos de mujeres cometidos por hombres en España en 2017.

Esta realidad escandalosa no ha caído del cielo. Los estereotipos de género, los comportamientos y actitudes machistas del día a día alimentan, legitiman y normalizan las violencias machistas. Es urgente cambiar esta realidad y promover que todas y todos reaccionemos ante ese machismo que impregna la cotidianidad. Por eso la campaña #MeNiegoA es tan pertinente y urgente.

Negarte a tolerar esos comentarios sexistas que se repiten año tras año en tu cena de Nochebuena, a que tu hijo o hija vea dibujos animados que consolidan estereotipos de género, a participar en un ‘All male panel’ o ver una tertulia política en la que solo hay hombres, son pequeños cambios que, juntos, tienen un poder incalculable para acabar con las violencias machistas.

Esta campaña digital es un ejemplo claro de cómo el activismo digital solo tiene sentido si traspasa el mundo online para llegar a lo offline. El ciberactivismo es una mera herramienta, un motor de generación de cambios tangibles en las vidas de todas y todos. No sirve de nada que llenemos las redes de compromisos individuales, si luego estos no se vuelven reales y mantenemos la indiferencia ante las violencias machistas.

Es urgente que nos neguemos a las violencias contra las mujeres y niñas y al machismo que las sostiene. Y tú, ¿te niegas a las violencias machistas?.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here