Madre Teresa, una santa de la Misericordia

Por José Mª Segura, SJ

“Si alguna vez llego a ser santa, seguramente seré una santa de la oscuridad. Estaré continuamente ausente del cielo, para encender la luz de aquellos que en la tierra están en oscuridad

Una mística de la misericordia

La Madre Teresa de Calcuta, Gonxha Agnes Bojaxhiu, perteneció al Instituto de la Bienaventurada Virgen María (Hermanas de Loreto) durante 25 años. Ya desde el noviciado estuvo en la India y, tras sus estudios, trabajó de profesora en una escuela de Calcuta. En 1946 sintió que el Señor la llamaba a una entrega para ser su Misericordia entre los últimos de los últimos de Calcuta: “Ven, ven, llévame a los agujeros de los pobres. Ven, sé Mi luz”. Y Teresa se convirtió en la “Hermana de los barrios miserables”.

teresa2Pobres que “no tendrían fuerza ni para aguantar la caña”

La Madre Teresa fundó la Congregación de las Misioneras de la Caridad (1950) con la misión de llevar el abrazo del Dios de la misericordia a las personas despreciadas por todos. Ante la crítica de por qué no se centraban en remediar las causas estructurales que daban lugar a estas situaciones, ellas respondían: “si una persona está agonizando, no hay tiempo para averiguar por qué se halla en esas condiciones y enumerar todos los programas sociales que podrían haberlo evitado”. Las Misioneras asumen que esa labor corresponde a otras instituciones, como el gobierno o las ONGD, pero que a ellas su carisma las envía a “ayudarles a morir en paz y con dignidad”.

Acompañar a toda la persona

Estas “apóstoles de la alegría” procuran una atención integral de la persona, cuidando su cuerpo y su espíritu: “No somos trabajadoras sociales. Somos contemplativas en el corazón del mundo”. Conciben que su misión es dar a conocer a los más despreciados que son “importantes para Dios”, pero no predicando sino “haciendo las cosas con amor”, de manera que las personas se sientan “tocadas por la gracia de Dios”. Las Misioneras de la Caridad acogieron desde el comienzo a moribundos, enfermos de lepra, niños de la calle… adaptando sus instalaciones y servicios a las necesidades de las personas más pobres. A cada hermana se le asignaba una calle para averiguar las necesidades de los pobres, y desde la realidad concreta se estructuraba su respuesta. Así lo explican: “somos gente de la calle y nuestro trabajo está en la calle”.

teresa01¿Una santa de la oscuridad?

La correspondencia de la Madre Teresa desveló una experiencia de profundo “dolor y oscuridad”,  un “anhelo doloroso de Dios”. Llegó a afirmar: “el lugar de Dios en mi alma está vacío…”. No se trataba de la clásica noche oscura de los grandes místicos (San Juan de la Cruz, Teresa de Jesús). Más bien se trataría de una participación en la vivencia de Jesús en el Huerto y en la Cruz: un sentimiento abisal de abandono. Teresa aprendió a vivirlo como la parte espiritual de su obra, como una “identificación con aquellos a los que servía”, para ser así cauce radical de la misericordia de Dios: “Toda la desolación de la gente pobre, no sólo su pobreza material, sino su miseria espiritual debe ser redimida, y debemos participar de ello”.

En medio de este absoluto despojamiento espiritual, la madre Teresa invitaba a a sus hermanas a “amar continuamente… hasta que os duela”. La Madre no dejó de viajar por medio mundo para recibir reconocimientos (muy a su pesar), dar conferencias y abrir nuevas comunidades.

¡Hasta escribió a los presidentes de EEUU e Iraq, “en nombre de Dios y de los pobres”, para tratar de parar la guerra que era inminente!

Han pasado 68 años desde que la Madre visitara por primera vez los “barrios más miserables” de Calcuta. En la actualidad, las Misioneras de la Caridad están formadas por unas 4.500 hermanas repartidas en 133 países y tiene una rama masculina y una contemplativa. En este tiempo, las Misioneras de la Caridad han sido testigos de la misericordia de Dios entre moribundos, pobres, prostitutas, leprosos, enfermos de sida… en quienes Dios sigue sediento de amor y de ternura.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here