Made in Africa

MADE IN CHINA GOES AFRICA...Dibujo: Jorge Álvaro González @lineograma

“Hecho en África”. La inmigración descontrolada nos asusta, porque no sabemos cómo resolverla. Necesitamos que nuestra sociedad: la UE, los gobiernos, las empresas y, también, las personas, nos comprometamos en el desarrollo sostenible del continente africano. Nos jugamos mucho, todos.

Cada verano las costas españolas se llenan de personas de otros países huyendo de climas fríos dispuestos a disfrutar de nuestro sol, gastronomía y hospitalidad. También llegan a nuestras costas otras tantas personas huyendo de otros horrores dispuestos a encontrar una oportunidad.

Las migraciones son procesos sociales fundamentales para entender la evolución y progreso de la humanidad. Generalmente, surgen como consecuencia a un problema mayor en origen. Y, aunque no se puede entender nuestra historia sin las migraciones, nunca están exentas de tensiones y conflictos sociales y políticos, a veces, terriblemente cruentos en origen y en destino.

Otro verano más, la inmigración se convierte en un arma política. Movimientos nacionalistas y populistas utilizan el miedo y la frustración de una sociedad que ha perdido la confianza en un futuro mejor posible, para erosionar los valores liberales y democráticos que han construido Europa.

En esta situación, aunque sea por diferentes razones y de diferentes formas, políticos liberales y políticos anti-inmigración intentan resolver el problema de la migración masiva, a veces ilegal. Pero, ¿por qué migran las personas? ¿Qué provoca que personas dejen familia y hogar y se adentren en un terrible viaje que le puede llevar a la muerte?

Hoy en día hay cientos de miles de personas huyendo de los horrores mas trágicos de la humanidad: la guerra, el hambre, la violencia. Para resolver el problema de la inmigración necesitamos contribuir a resolver los problemas en origen.

Puede interesarte:  Sin África no es global

En un mundo global, lo que pasa en África  nos afecta y mucho. No podemos seguir mirando hacia otro lado.

África existe. Pese a que los países más pobres y los peores indicadores de desarrollo están en África, la situación está cambiando y es necesario contribuir para que siga mejorando.

Este continente es mucho más pacífico ahora de lo que era hace una década. Cinco de los diez países que más rápido han realizado reformas para posibilitar el desarrollo de negocios en el mundo son africanos, según el último informe del Banco Mundial. También los países africanos son mucho más democráticos ahora de lo que eran. En las décadas de 1960, 1970 y 1980, solo un gobierno subsahariano fue reemplazado pacíficamente. Ahora casi todos países tienen elecciones reales y regulares, una de las razones por las que se considera que las políticas han mejorado.

La mejora en la gobernanza ha llevado a mejores resultados. La proporción de africanos que viven en la pobreza absoluta ha disminuido del 58% al 41% desde 2000. La matrícula en la escuela primaria aumentó del 60% al 80%. Las muertes anuales por malaria han disminuido en más del 60%.

Y si miramos globalmente, el mundo ha experimentado grandes progresos que nos ofrecen buenas razones para el optimismo en África. Entre 1990 y 2010, el número de personas que vivían en la pobreza extrema se redujo a la mitad, del 43% al 21% de la población mundial.

La ayuda oficial aumentó para llegar a sus niveles más altos en 2010. Pero ha sido en el crecimiento económico en los países en desarrollo el factor fundamental que ha contribuido al alivio de la pobreza durante las últimas décadas. Gran parte de la disminución de la pobreza se produjo en China, India, Brasil y México.

Puede interesarte:  Desigualdad y diversidad: competencia e impuestos

Y, ¿cómo ha afectado esto a los procesos migratorios?

A pesar de la retórica populista del actual presidente de EE.UU., Donald Trump, un informe del Centro de Investigación PEW (2012) concluye que, por primera vez en 60 años, las tendencias migratorias entre México y EEUU se han revertido, con más mexicanos que abandonan los EE. UU. de los que entran. El acuerdo de libre comercio con EEUU y Canadá ha contribuido sustancialmente al desarrollo del sector industrial y manufacturero en México. Esto, junto con otra serie de políticas de desarrollo, ha mejorado la situación económica y social en México reduciendo los incentivos para que los mexicanos abandonen el país. Además, casi todos los que regresan a EEUU lo hacen por razones familiares y de nostalgia.

Por lo tanto, África necesita un renacimiento del sector de manufacturero, con más valor agregado, que cree más empleos mejor pagados y contribuya a cumplir las aspiraciones de la Agenda de Sostenibilidad 2030.

Según el Banco Africano de Desarrollo, las economías africanas han mantenido tasas de crecimiento sin precedentes, impulsadas principalmente una mejor gestión macroeconómica, una clase media en crecimiento y una mayor estabilidad política.

Sin embargo, la participación del sector manufacturero en el PIB se ha mantenido moderada, oscilando consistentemente en torno al 10% en la última década. La inversión en infraestructura, de fuentes públicas, privadas, nacionales y extranjeras, sigue siendo muy baja. Ha habido un esfuerzo significativo para cerrar la brecha en infraestructura, pero las necesidades de inversión anual en estos sectores asciende a aproximadamente $90 mil millones por año durante la próxima década.

África disfruta, además, del llamado dividendo demográfico. Las tasas de fecundidad están disminuyendo, por lo que la fuerza laboral está creciendo más rápidamente que la población que depende de ella, liberando recursos. Esto puede transformar la fabricación africana, con un gran potencial para el desarrollo de industrias intensivas en empleo, como la fabricación de prendas de vestir y el ensamblaje de componentes, que puedan absorber dichos recursos. Según el Foro Económico Mundial, es probable que más de 80 millones de empleos se reubiquen en los próximos años fuera de China debido al crecimiento de los salarios.

Puede interesarte:  Desigualdad Pública

África necesita más fábricas, dice el Centro Africano para la Transformación Económica, si quiere mantener su progreso. El pasado de África ha sido definido por los productos básicos y los recursos, pero su futuro descansa en la productividad de su población.

Estos desafíos se pueden superar y un florecimiento de la fabricación en Africa está al alcance. Pero es un trabajo de todos: gobiernos, empresas y sociedades de los países africanos; y también gobiernos, empresa privada y sociedad civil en Europa. China lleva décadas negociando materias primas por infraestructuras. Europa necesita seguir apoyando la mejora de las instituciones, el aumento de la inversión en infraestructura, el desarrollo de capital humano y la transferencia de tecnología. Sobre todo, necesitamos empezar a pedir y comprar productos “Made in Africa”.

1 Comentario

  1. Sin África, europa solo sería otra península asiática!!
    Buen artículo, pero no solo para verano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.