Luz en el barro

Imagen de la campaña de Oxfam Intermon STOP preacuerdo UE-Turquía

Hoy se cumplen cinco años desde el estallido de la barbarie y la sinrazón en Siria. La niña que protagonizaba el impactante vídeo lanzado por Save the Children en el marco de su campaña #SaveSyrianChildren, debe rondar ya la adolescencia. Se trata de un amargo aniversario que nos recuerda de qué huyen los miles de refugiados y refugiadas que cada día llegan a las costas mediterráneas, y a los que seguimos sin abrir las puertas.

La falta de ética y de valores de la Unión Europea clama al cielo: se están cerrando las fronteras a miles de personas que necesitan protección internacional y se está poniendo en jaque al propio derecho a buscar y solicitar asilo. Por si esto fuera poco, el pasado lunes 7 de marzo, Turquía y la UE negociaron un preacuerdo con el que planean expulsar a los refugiados de vuelta a Turquía, desde donde bien podrían ser devueltos a Siria o a Irak; algo que, además de ser inmoral, es totalmente ilegal. Como dijo la europarlamentaria Ska Keller, líder del partido verde europeo, “este acuerdo rompe la legislación internacional, la legislación europea, y lo que es peor, los principios básicos de la humanidad”.

Imagen de la campaña de Oxfam Intermon STOP preacuerdo UE-Turquía
Imagen de la campaña de Oxfam Intermon STOP preacuerdo UE-Turquía

Mientras hay algunas personas (las menos) que permanecen impasibles ante todo lo que está pasando, a la mayoría de nosotras la crisis de los refugiados nos genera una tristeza e indignación especialmente angustiosas, ya que sentimos la necesidad de hacer algo para revertir esta situación pero no encontramos el modo de canalizar nuestra desesperación. Queremos y necesitamos hacer algo por todas esas familias, por las madres que se ven obligadas a dar a luz en el barro, por los bebés que están pasando frío y hambre, contra ese preacuerdo entre la Unión Europea y Turquía que es necesario frenar…

El pasado viernes se convocó en Sol una concentración para denunciar el acuerdo bajo el hashtag #UEmata. Nos congregamos pocas personas que, además, éramos las de siempre. Mientras el espacio offline no tenía mucho éxito, Oxfam Intermón lanzaba su petición para exigir al Gobierno en funciones que bloquee el principio de acuerdo entre la Unión Europea y Turquía. En tres días había logrado alcanzar las 60.000 firmas, y esa cifra sigue subiendo minuto a minuto.

Los y las que me seguís tenéis bien sabido que soy una firme defensora del activismo tanto offline como online, entendiendo que ambos son necesarios y siempre se complementan, nunca compiten. Aunque a priori se le caracterice como activismo fácil a golpe de click, el ciberactivismo está siendo en esta crisis de refugiados un mecanismo canalizador de nuestra necesidad de actuar para acabar con esta sinrazón. Las redes arden, las cabezas de los grandes partidos exigen paralizar este principio de acuerdo, las peticiones logran miles de apoyos en muy poco tiempo. Entre todas hemos logrado que España cambie radicalmente de postura, pasando de considerar el preacuerdo como una forma de establecer un sistema legal para el traslado de estas personas que solicitan asilo en la UE” a algo “inaceptable porque viola la legislación internacional y no respeta los derechos humanos”.

Los próximos jueves y viernes tendrá lugar en Bruselas la cumbre europea en la que se debatirá y negociará este preacuerdo. En España ya hemos ganado. Ahora falta ver si el resto de activistas europeos han hecho lo propio.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here