El Centro de Investigaciones Sociológicas ha publicado recientemente una encuesta realmente interesante en la que los votantes de los distintos partidos “se desnudan” contestando a preguntas de todo tipo.

Algunas cuestiones llaman realmente la atención. Intento aquí obviar las preguntas de tipo político/ideológico cuyas respuestas son más obvias y me centro en aquellas preguntas más de carácter cultural que quizás ofrecen datos más novedosos o curiosos. Para ello me focalizo sobre todo en PP y PODEMOS que es donde se observan las diferencias más grandes. Todo cuanto digo aquí está fundamentado en alguna de las preguntas de la encuesta. Animo al lector a leer la encuesta completa.

Los votantes del PP y del PSOE son, con diferencia, los de menor nivel de formación. También son estos partidos los que tienen un mayor número de votantes que no conocen cómo se llama el anterior presidente del gobierno, confiesa no haber leído ningún libro en el último año, no utiliza internet y no tiene interés por lo artístico.

A los votantes del PP no les ha afectado la crisis: Solo el 16% de los votantes del PP reconoce tener una situación económica peor que hace 4 años, frente a un 37% en partidos como PODEMOS.

Los votantes de PODEMOS reconocen ser más perezosos, pero contrariamente a lo que se podría pensar, hay más votantes del PP que reciben subsidios (42,2%) que votantes de PODEMOS (39%).

Los votantes de PODEMOS son mucho más activos políticamente: Asisten a manifestaciones, participan en huelgas, participan en foros de discusión política, están afiliados a sindicatos y partidos políticos, siguen la campaña electoral, dudan entre varios partidos al votar, se leen los programas y encuestas electorales e incluso en ocasiones, llevando el activismo político al límite, pueden llegar a ocupar edificios o parar el tráfico. También reciben y envían información de la campaña y hablan con frecuencia de política en todos sus ambientes.

Por el contrario, los votantes del PP suelen votar lo que han votado siempre, tienen en su mayor parte el voto decidido antes de la campaña (75,9%) y un 10% votan porque lo consideran el mal menor (frente a un 6,8% en PODEMOS).

Una buena parte de todo lo dicho anteriormente se comprende bien si se tiene en cuenta que el 41,2% de los votantes del PP son jubilados / pensionistas (frente a un 13% en partidos como Ciudadanos o Podemos).

Los votantes de PODEMOS tienden a vivir con su pareja sin casarse y les gusta la libertad. Los del PP son católicos, de costumbres más conservadoras y están dispuestos a sacrificar parte de su libertad para ganar en seguridad.

La encuesta subraya un cierto carácter egoísta/desconfiado en los votantes del PP:

  • Solo el 23,1% de los votantes del PP declara que con rotundidad que le resulta fácil ponerse en el lugar de los demás (frente a un 33,9% en PODEMOS).
  • El 44,1% de los votantes del PP manifiesta ser desconfiado de los demás (frente a un 22,2% en PODEMOS).
  • Solo el 35% de los votantes del PP considera positiva la presencia de personas de diferente origen, cultura o religión (frete a un 72,6% en PODEMOS).
  • Solo el 30% de los votantes del PP se plantea cuestiones éticas al comprar productos (frente a un 70% en PODEMOS).
  • Solo el 34% de los votantes del PP estaría dispuesto a pagar más impuestos para mejorar los servicios públicos de salud, educación, atención social… (frente a un 57,3% e PODEMOS).

Finalmente un dato muy curioso: Hay más gente que se considera de clase alta en PODEMOS (25,2 %) que en el PP (19,1%).

Este POST ha sido fundamentalmente descriptivo. En futuros POSTs intentaré reflexionar sobre estos datos y sacar algunas conclusiones.