Los ’10 Mandamientos’ de Daniel Berrigan

Por James Martin, SJ. El P. Daniel Berrigan ha fallecido el 30 de abril de 2016, a punto de cumplir 95 años. Como homenaje y recuerdo a este gran jesuita, apóstol de la noviolencia activa, poeta, luchador por la paz y la justicia, prolífico escritor… ofrecemos este texto de James Martin, publicado originalmente en la revista America.

Por supuesto, como alguien que ha escrito sobre el Antiguo Testamento (en particular, sobre los profetas), Daniel Berrigan SJ, el sacerdote jesuita, poeta y activista por la paz, comprende la centralidad de los Diez Mandamientos originales. Pero quiero agradecer a Jim Forest, él mismo un apóstol de la justicia social, que me señaló estas diez reglas espirituales del libro del Padre Berrigan “Los Diez Mandamientos para el largo plazo” (1981).

Dan Berrigan SJ, detenido en 1968, tras un acto de desobediencia civil
Dan Berrigan SJ, detenido en 1968, tras un acto de desobediencia civil

Para mí, esto tiene un interés personal. Una vez, hace ya varios años, escribí a Dan cuando yo me sentía frustrado acerca de algo en la Iglesia y me sentía tentado, como solía decir Thomas Merton, a “saltar” o “explotar”, es decir, a decir lo que pensaba de una manera poco cuidadosa. En respuesta a una carta agitada, Dan, que había conocido personalmente e Merton, me escribió para recomendarme paciencia y me recordó que estoy aquí “para el largo plazo”. Creo que los “Mandamientos” son útiles para la Iglesia de hoy.

  • [1] Acude a Jesús cuando todo lo demás falle. Acude a Jesús cuando todo lo demás tenga éxito (excepto que eso nunca ocurre).
  • [2] No tengas miedo de tener miedo o no te horrorices de estar horrorizado. ¿Cómo crees que se sienten en esos días los árboles, las ballenas o, para el caso, la mayoría de los humanos?
  • [3] Mantén tu alma para ti. El alma es una posesión por la que merece la pena pagar, cada vez son más raras. Aprende de los monjes, pues tienen secretos que merece la pena conocer.
  • [4] Acerca de casi todo en el mundo, no hay nada que puedas hacer. Esto es sabiduría socrática. Sin embargo, acerca de unas pocas cosas sí puedes hacer algo. Hazlo, de buen corazón.
  • [5] A largo plazo, hay muchas posibilidades de tener al menos un par de etapas anodinas. No vayas a ningún sitio con alguien que espera de ti que seas interesante todo el rato. Y no seas duro con tus compañeros de viaje. Trata de sonreír cuando paréis a tomar café.
  • [6] Prácticamente nadie tendrá aguantaderas para quererte, si no te quieres a ti mismo. Ellos simplemente aguantan. Tú también.
  • [7] Sobre la sanación: los Evangelios nos dicen que esta era la especialidad de Jesús y que se le oyó decir: “¡Coge tu camilla y echa a andar!”
  • [8] Cuando viajes en avión, mira la película pero no uses los auriculares. Entonces podrás ver qué pasa pero no entenderás lo que ocurre; así que te podrás sentir en casa, con poca diferencia de lo que haces en tierra.
  • [9] Sábete que, a veces, el único material que tienes para escribir es tu propia sangre.
  • [10] Comienza con lo imposible. Sigue, con calma, hacia lo improbable. No te preocupes, hay al menos cinco puertas de salida.

Foto: El bebé Seamus (hijo de Frida Berrigan) con su tío-abuelo, Dan Berrigan. (WNV / Patrick Sheehan-Gaumer). Tomada de http://www.huffingtonpost.com/frida-berrigan/how-children-and-the-elderly-enrich-each-others-lives_b_4005310.html

1 Comentario

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here