¿Poner límites a la información? Una discusión

Límites a la información
Límites a la información

Si por algo Internet ha revolucionado el mundo en que vivimos ha sido por hacer universal el acceso a la información. Cualquiera de nosotros tenemos la posibilidad de obtener conocimientos sobre casi todo lo que queramos. Sin embargo, al decir que la información está disponible afirmamos que tanto la que tiene connotaciones positivas como negativas. Es cierto que hay una gran cantidad de datos completamente disponibles acerca de temas que podríamos calificar como sensibles. De este modo, surge la gran pregunta: ¿debemos poner límites a la información disponible en Internet?

Planteamiento

Nadie duda cómo ha cambiado Google nuestra forma de ver el mundo, incluso de acceder a él. La obra maestra gestada como proyecto universitario de dos estudiantes de Stanford, Larry Page y Sergei Brin, supuso toda una revolución en la forma en que los buscadores ponían cualquier tipo de información a disposición de los usuarios. Desde entonces, muchos son los motores de búsqueda que han intentado imitarlo o incluso superarlo, con nulos resultados en la mayoría de los casos. Tan solo unas cuantas iniciativas consiguen mantenerse tras la estela del gigante de Mountain View.

Si algo diferenció a Google de los demás buscadores fue la relevancia de los resultados que ofrecía a los usuarios que realizaban consultas. Y conforme pasa el tiempo, esta precisión en sus resultados aumenta, pasando de lo que comenzó siendo un listado de diez enlaces a respuestas directas a nuestras preguntas. Así, si por ejemplo queremos conocer la definición de cultura, Google es capaz de ofrecérnosla sin necesidad de que tengamos que acudir a otra web:

Definición de cultura
Definición de cultura

En el caso de que deseemos saber qué es el polvo estelar, podemos preguntarle directamente a Google, el cual es capaz de ofrecernos una primera respuesta extrayendo información de un recurso que considera relevante:

Qué es el polvo estelar
Qué es el polvo estelar

Puede darse el caso de que nos interese saber la altura de Pau Gasol o qué eventos habrá en Madrid los próximos días:

Altura Pau Gasol
Altura Pau Gasol
Eventos en Madrid
Eventos en Madrid

Estas son solo algunas de las muchas cosas que podemos hacer en Google. Como decíamos al empezar, nadie puede poner en duda la utilidad de Google y su capacidad para hacernos la vida más fácil.

Sin embargo, Google también posee una lado con el que seguramente no todos comulguen.

El lado oscuro de Internet

Y es que en Google también están accesibles ciertos contenidos que, en un principio, podríamos considerar como peligrosos o no adecuados. No estamos hablando de pornografía o webs que incitan al odio. Estamos hablando de información sensible que en algún momento alguien puede utilizar para hacer daño a otros. Veamos tres ejemplos, en este caso utilizando google.com (la versión americana de Google), donde todo esto se ve mucho más claro:

How to make a homemade bomb
How to make a homemade bomb
How to make a real gun
How to make a real gun
How to make explosive
How to make explosive

Cualquiera tiene a su alcance la posibilidad de saber cómo hacer una bomba, una pistola o un explosivo, por nombrar solo algunos de estos contenidos que, en mi opinión, son bastante sensibles.

Cuando encontré que Google permitía acceder a este tipo de información, decidí compartir estas capturas en Twitter a la vez que mostraba mi indignación sobre el tema. El tuit dio lugar a una discusión dividida en varios frentes, pero donde la mayoría de los interlocutores venían a oponerse a cualquier tipo de censura en el buscador rey. Os invito a leer todos los mensajes de la discusión:

Una reflexión: ¿debemos poner límites a la información?

Con mi tuit no pretendía culpar a Google de una situación que considero indignante. Por supuesto, la primera responsabilidad la tienen aquellas webs que permiten la publicación en sus páginas de ese tipo de contenido. Sin embargo, donde sí quiero poner el foco es en la responsabilidad social que tienen (o deben tener) empresas cuya influencia en la sociedad es indiscutible. Google no puede ni debe luchar contra aquellas webs que albergan contenido sensible, pero estoy convencido de que tiene la capacidad de bloquear esas páginas para que no aparezcan en sus resultados.

No estoy hablando de censura, ni de ninguna variante de un Gran Hermano digital, sino de la necesidad de que nos (im)pongamos ciertos límites a la información accesible en Internet. Como suelo decir, no todo está permitido, no puede estarlo.

Y tú, ¿qué opinión tienes sobre este tema? No dudes en dejar tus comentarios.

1 Comentario

  1. Muy pedagógica la exposición, es un temazo. A mí también me parece claro que hay que poner límites y autocensurarnos como sociedad. Los resultados de no hacerlo son ya palpables en muchísimos campos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here