La Tierra, una morada para la felicidad

Imagen de Entreculturas

Medio ambiente y ética. Un binomio inseparable que quiero traer aquí desde una pequeña ventana etimológica. Pues, al abordar la ética, su propia etimología nos puede arrojar mucha luz. Encontramos su origen en el griego y denominaba “residencia, morada, lugar donde se habita”. Se refería a un lugar exterior referido a “país o casa” y va evolucionando hasta entenderse como un “lugar interior”, como una “actitud”.

Este luminoso entendimiento de la palabra se debilita al pasar al latín-siendo este un paradigma mucho más pragmático- y pasa a utilizarse para delimitar el ámbito del “modo de ser y carácter”, pero no en el sentido pasivo de temperamento como estructura psicológica, sino en un modo de ser que se va adquiriendo e incorporando a la propia existencia, es decir, el ethos, como hábito, costumbre.[1]

En este orden de ideas, ya Aristóteles en su Ética a Nicómaco planteaba que la virtud lleva a la felicidad que es la base de la ética. Señalando además, que la finalidad del individuo y del estado coinciden en sus fines, es decir que felicidad individual y común deben ir de la mano.

Con esta nota etimológica y aristotélica, queremos destacar precisamente la dimensión de la ética como una forma, un estilo y también como un lugar, una morada y un fin.

Es como un principio y fundamento sin el cual las acciones de cambio, se quedarían cojas y sin rumbo. Por tanto, ahondar en la ética es fundamental también para la eficacia, es decir, para que el cambio sea real. Se trata de la intencionalidad y finalidad de las cosas, de los actos, dándonos carácter, estilo y forma además de un lugar desde el que situarnos y un horizonte hacia el que dirigirnos.

Puede interesarte:  Daniel Solomons, el mundo venidero

Si sobre la base de las ideas expuestas, añadimos la cuestión medioambiental a la ecuación, entonces la Tierra es esa morada para la felicidad y nuestras relaciones y estilos de vida irán en sintonía con el cuidado de hogar compartido. La generación de alternativas que queremos entiende la Tierra como un lugar para la felicidad de todos y todas y entiende que no podemos ser totalmente felices mientras la Tierra que nos sostiene esté dañada y todas las personas.

****

Si te interesa este tema, sigue a Entreculturas y su campaña La Tierra es nuestra mejor escuela y conoce su Informe y sus recursos para fomentar una ciudadanía consciente del papel que tenemos en el cuidado de nuestra casa común, la Tierra.

Imagen de la fotografía: Entreculturas.

[1] Mifsud, Tony. Espiritualidad ignaciana: notas éticas. Revista Diakonia, nº 107. Septiembre, 2003.

Compartir

1 Comentario

  1. Escribía José Ángel Valente: “Casa, lugar, habitación, morada; empieza así la oscura narración de los tiempos: para que algo tenga duración, fulguración, presencia: casa, lugar, habitación, memoria: se hace mano lo cóncavo y centro la extensión…” (Noventa y nueve poemas, p. 195). Citado por Josep Maria Esquirol en “La resistencia íntima”, p. 48.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.