La sensibilidad del espectador

Foto tomada de: https://ciudadanosencrisis.wordpress.com/tag/mono/

Esta semana, el Sr. Trump afirmaba: “Voy a ser el mayor productor de empleo que haya creado Dios”. ¿Cuál es la sensibilidad del espectador respecto a estos mensajes?

Y la verdad, no sé qué me molesta más de esta afirmación, si la facilidad con la que se expresa que se va a generar trabajo productivo o si la banalidad con la que se habla de Dios.

Viniendo de quien viene no es de extrañar. Por desgracia, el nuevo presidente de EEUU nos está acostumbrando, con demasiada frecuencia, a estas lindeces y eso que aún no se ha estrenado como inquilino en la Casa Blanca.

Pero volviendo a sus palabras. Tenemos dos opciones: o creernos que son sólo eso, palabras y que no van a materializarse en ningún tipo de realidad, ni siquiera virtual; o, por el contrario, aceptar esta afirmación como verdadera, poner toda nuestra confianza en quien las ha pronunciado y sentarnos tranquilamente a que suceda.

Independientemente del lado al que nos inclinemos, no puedo dejar de asombrarme la capacidad de algunos seres humanos de hablar sin ton ni son. La habilidad de ciertos políticos de soltar frases y frases sin que contengan ni un ápice de verdad. Y lo peor de todo, la falta de sensibilidad ante la repercusión que sus discursos puedan tener entre la gente.

Esa falta de responsabilidad cuando se suben a la tribuna, y recitan frases como cuando estaban en el cole, hieren todos los sentidos. ¿Por qué no piensan, verdaderamente, en las personas?

Por qué esa facilidad para olvidar que se les ha puesto ahí para prestar un servicio, no para servirse. Que se les ha elegido para representar a la ciudadanía, y no para representarse a sí mismo y sus intereses.

El gran problema es que este mal no está localizado geográficamente en el Norte de América, sino que ya hace tiempo que se extendió al resto de los continentes.

La diferencia radica en que en Europa somos más sofisticados elaborando frases, que con distintas palabras, expresamos lo mismo que hemos oído a Donald.

Lamentablemente, coincidimos en que, nosotros, espectadores de este show, a pesar de que puedan haber herido nuestra sensibilidad, preferimos apelar al mando de la tele y cambiar de canal.


Foto tomada de: https://ciudadanosencrisis.wordpress.com/tag/mono/

Compartir

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here