La revolución digital

Apocalípticos e integrados

“Estamos protagonizando un cambio cultural sin precedentes. Las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC) no sólo están cambiando los hábitos de comunicación social sino el modelo de sociedad. En pocos años hemos dejado atrás la Galaxia Gutenberg y hemos inaugurado la Galaxia Steve Jobs. Hemos pasado de una civilización que había entronizado el libro y la lectura a otra con pantallas gestionadas por un solo dedo y con mundos en los que se entra a golpe de clic. En la cuneta de este tránsito se han aparcado las controversias generadas por la irrupción de la Galaxia McLuhan. Parece que fue ayer cuando los expertos en comunicación social intentaban convencernos de que el medio es el mensaje. Incluso aún seguimos utilizando sus metáforas y seguimos hablando de aldea global.

Umberto Eco tuvo la especial habilidad de advertirnos ante el cambio que se nos avecinaba. No se podía imaginar que algunas de las advertencias que nos hizo cuando estrenábamos la Galaxia McLuhan seguirían desempeñando un papel clave en los primeros peldaños de la Galaxia Steve Jobs. Quizá la más importante describe la actitud con la que afrontar el cambio y describe dos posiciones existencialmente enfrentadas: apocalípticos versus integrados. Entre nosotros cada vez hay más padres y educadores que se llevan las manos a la cabeza cuando descubren los misterios de las tierras inexploradas donde nos lleva la Galaxia Steve Jobs. La sociedad de las pantallas ha traído como consecuencia una cultura del dormitorio donde nuestros hijos se aíslan de la familia y se conectan a la aldea global con un solo dedo. También aulas y mundos nuevos a los que se llega a través de interminables navegaciones digitales. Son pantallas llenas de oportunidades, misterios y riesgos, presididas por una categoría cultural nueva: el mundo virtual.

Frente a estos apocalípticos que se llevan las manos a la cabeza con la aparición de una novedad digital tenemos a los integrados. No faltan entre nosotros quienes se hallan seducidos por las novedades, no sólo por el último modelo de móvil o de ordenador sino por el último engendro virtual, sean programas, juegos o aplicaciones. No solo hay personas enamoradas o seducidas por los engendros virtuales sino abducidas por las posibilidades imaginativas que encuentran en esta nueva galaxia. Se hallan a gusto, su vida gira en torno a este nuevo horizonte cultural y, lo que es más grave, adaptan sus vidas reales a los nuevos horizontes de comunicación virtual.

Es bueno que para empezar vayamos tomando posiciones y tengamos claro qué tipo de navegaciones queremos emprender. Entre la ingenuidad de los convencidamente integrados y el alarmismo de los ingenuamente apocalípticos se nos abre el mundo de la Info-Ética y de la info-responsabilidad, un horizonte cultural apasionante lleno de experiencias enriquecedoras, encrucijadas desconcertantes y misterios sorprendentes. Un apasionante mundo en el que no viajamos solos y en el que no podremos descartar la revolucionaria y paradójica máxima de nuestra navegación: me desconecto, luego existo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here