La Red, ¿paraíso de la culpa?

“¡Niño! ¡Lo poco agrada y lo mucho empalaga!”. Así me decía mi abuela cuando de pequeño me ponía un poco latoso: de juguetón pasaba a ser molesto y pesado. Estaba evocando este recuerdo infantil al observar el modo de funcionar de algunas personas en las redes sociales. Una conversación con Sofía y algunos tuits de @scasanovam, me ayudaron a formular ciertas intuiciones. La conversación podría sintetizarse con esta expresión: “¡Ya está bien de atosigar al personal y cargarle la conciencia!”. Me lo decía esta amiga aficionada a pasear el espacio digital viendo cómo hay quienes no paran de lanzar mensajes alarmistas para que caigamos en la cuenta de todo lo que no hacemos para solucionar las desgracias del mundo. Los dos tuits decían así (se los robo al autor): “Cuidado con querer dar voz bombardeando las redes sociales siempre con lo mismo. Llegaremos a conseguir que nadie lo tenga en cuenta”; y también “Es más importante para crear conciencia el no olvido que el bombardear día sí y día también con lo mismo. Eso aburre y crea hartazgo”. Amén.

Mi abuela tenía razón, me digo: ya se trate de hacer campaña contra el ISIS, de reivindicar el olvido de los cristianos perseguidos, de llorar por los miles de hermanos nuestros migrantes fallecidos en el Mediterráneo, o del último hashtag viral #yosoyfulanito…, lo poco agrada y lo mucho empalaga. Discúlpenme quienes se sientan aludidos, pero me pregunto si es estrategia acertada cargar la moralbombardeando decía @scasanovam- con campañas monotemáticas durante semanas o meses. Mi abuela, que nunca supo nada de redes sociales, pensaría lo mismo de los curas que desde el púlpito volvían una y otra vez con la cantinela del infierno.

Ocurre así con el tema del aborto, por ejemplo. Hartan y repugnan las fotos de fetos abortados, amoratados o cortados en trocitos. Algunos perfiles católicos las suben a las redes un día, otro día, una vez y otra vez. De ser sus hijos, no las hubieran posteado. ¿Quieren luchar en su contra o generar pena, remordimiento, culpabilidad…? Colapsar el espacio digital con estas imágenes atenta contra la dignidad del no-nacido -que dicen defender-.

Lo confieso, al menos un servidor es incapaz de reaccionar ante los múltiples desastres y desgracias que suceden en el mundo y circulan por la Red a diario. Mis espaldas no dan para cargar con todo el mal del mundo. Saturación cognitiva, eso es lo que me ha diagnosticado mi psicólogo online particular. Me temo que es un síndrome no catalogable como enfermedad rara. Que levante la mano quien no lo padezca…

Para que esta entrada no me salga demasiado sarcástica, me atrevo a proponer que los bombarderos –siempre en terminología de @scasanovam-, de vez en cuando no solo lancen misiles y lamentos, sino también algunos paquetes de ayuda humanitaria: échenme una mano para entender la razón de lo que sucede o invítenme a conocer en profundidad las realidades. Por ejemplo, me sería muy útil empezar por saber de qué nacionalidades eran los 700 inmigrantes tragados por el mar en la última semana o qué situación política hay en sus países; cuáles son las iniciativas concretas que se están llevando a cabo para ayudar –más allá de cansar a los pobladores digitales-, etc.

En fin, si estamos en la Red, es esencial preguntarnos cómo estamos en ella; no sea que estemos dando una imagen eclesial culpabilizadora y pancartera que ni la misma Iglesia desea para sí. Que como bien decía @scasanovam: “La UE tiene que arreglar lo del Mediterráneo. Tú y yo lo de los pobres, mendigos, enfermos, ancianos… de nuestro barrio. No nos dispersemos”. También en la Red lo poco agrada y lo mucho empalaga. No la convirtamos en un paraíso de la culpa. ¡Gracias, abuela!                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 @comunicarLe

Compartir

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here