La red está habitada… por mujeres

Es algo que se mantiene, una certeza constante: las redes sociales están lideradas por mujeres. Ellas son las que más están, las que más comparten, las que más comunican, las que más relaciones generan y cuidan… Es un dato extraído de muchos estudios a los que cualquiera puede acceder buscando en Google con los términos adecuados. Todas las redes sociales más importantes registran estadísticas similares en cuanto a esta presencia femenina y a su actividad en las mismas. Estos datos, curiosamente, se incrementan en las mujeres que son, a su vez, madres. La actividad es mayor y mayor es la cantidad de información, imágenes, etc. que comparten en la red. Sin duda, y ayer, Día Internacional de la Mujer, fue patente, mujer y redes sociales son conceptos que van muy unidos.

Animado por este dato, ayer mismo, a través de una potente herramienta de análisis computacional, accedí a un informe sobre mi perfil personal de Facebook, con el objetivo de analizar en mis propias carnes este dato. Y el resultado no dejó lugar a dudas:

– En la nube de palabras generada tras analizar todos mis posts, salen destacados unos cuantos nombres de mujer por sólo dos de hombre
– De las cinco personas que más comentan mis posts, cuatro son mujeres.
– De las cinco personas que más comparten mis posts, cuatro son mujeres.
– De mis “amigos” de Facebook, el 60% son mujeres por el 40% de hombres.

 El resultado no me sorprendió. La mujer es, también en el universo digital, mi punto de apoyo más importante. Experimento cada día cómo las mujeres se comparten más ellas y comparten más de su vida que los hombres. No se esconden tanto ni intentan ser lo que no son. No quien convencer ni vencer. Su transparencia, en general, es mayor. Son más comunicativas e interaccionan mucho más y pueden contestarte a primera hora de la mañana para darte los buenos días, como pueden reírse con un chiste o hablar de los niños, del trabajo, de política, de sueños y fracasos… Las mujeres con las que yo trato en las redes, supongo, que no serán muy distintas a otras, aunque a mí me parecen extraordinarias.

Soy de los que piensan que hay pocas campañas tan efectivas como el testimonio de la propia vida. Pese a los riesgos y los peligros de los que nos alertan, creo que es maravilloso descubrir las redes llenas de imágenes de familias, de madres que luchan por sus hijos y que los muestran orgullosas porque es lo mejor que tienen. No hay mejor campaña por la maternidad y por la vida, que la lectura del día a día de un sinfín de mujeres que convierten cada hora en un auténtico milagro, un milagro que comparten con humildad como la cosa más natural del mundo. No hay mejor campaña por la igualdad que la lectura del día a día de mujeres  que estudian, que trabajan, que ejercen sus responsabilidades con extrema profesionalidad, que se involucran en la política o en la vida activa de sus ciudades o comunidades.

Ese es el reto hoy: no dejar caer el listón, no caer en el marketing que incita a igualar, a someter, a adoctrinar a la mujer. Ojalá las mujeres sigan aportando en la red lo que son, lo mejor que tienen. Con ellas, la red es mucho más habitable.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here