La ciencia del Crucificado y la sabiduría ética

En tiempo ya de la Semana Santa, la época más importante para la fe cristiana, la cabeza y el corazón se vuelcan en la Pascua de Jesús Crucificado-Resucitado. En este tiempo, como nos enseña el Evangelio y San Pablo, la Sabiduría de Dios se nos revela desde Jesús en la Cruz. Es la Ciencia del Crucificado, basada en la entrega-pobreza desde el amor y su justicia liberadora con los pobres, que se opone al pecado y al mal del mundo, esto es, al egoísmo y sus ídolos del poder y la riqueza, de ser rico. Tal como se ejemplifica, en esa época, en el pensamiento y sistema del poder judío y romano.

Como nos muestra la teología y la Iglesia, para una comprensión adecuada de la fe, la muerte y Pascua de Jesús no se puede separar del resto de la vida (mensaje y acción) de Jesús. Una vida de entrega y servicio a lo que fue su causa y proyecto central, el Reino de Dios. Esto es, el sueño y plan que tiene para la humanidad el Dios Padre con Entrañas Maternas, el Dios Amor y su misericordia, paz y justicia liberadora con los pobres de la tierra. El Dios que, en Jesús, se manifiesta e interviene en la historia para salvarla y liberarla de todo pecado, mal e injusticia. Es el Dios de toda la humanidad con su amor y justicia universal para todo ser humano, el Dios de la vida y vida eterna.

El Dios que, por tanto, como se nos muestra en la vida de Jesús Pobre y Crucificado, realiza su salvación liberadora desde y con aquellos a los que se les niega esta vida fraterna, de amor y justicia, que son víctimas del pecado y del mal, del egoísmo con su dioses del poder y la riqueza. Es decir, desde el amor, paz y justicia con  los pobres, oprimidos y excluidos del mundo. Por todo ello, como nos enseña el Evangelio en esa carta magna de la vida cristiana y moral que son las Bienaventuranzas, Jesús fue perseguido y crucificado: por su vida de pobreza y amor, paz y justicia con los pobres de la tierra; frente a toda injusticia, mal y pecado de poder, de codicia y riqueza. Los poderes y pecado del mundo de aquel y de todo tiempo, como eran el poder judío alrededor del templo e imperio romano, no soportan al Dios verdadero que ama y da vida en la justicia con los pobres. Estos poderes con sus sistemas injustos prefieren adorar a los ídolos del poder y la riqueza.

Y ya se sabe, a quién cuestiona y se opone al des-orden establecido en el pecado, el mal e injusticia, sencillamente, se le persigue, calumnia y elimina. A quien busca y anuncia la verdad, el bien y la belleza, al Dios que da vida en el amor y la justicia con los pobres, se le asesina y crucifica. La Cruz y Jesús Crucificado nos revelan que la Ciencia y Sabiduría de Dios, su salvación liberadora, se realiza en la vida de pobreza, de amor y justicia con los pobres; frente al falso dios que nos ofrece el poder y la riqueza, los ricos y los poderosos-élites de este mundo que lo que causan es dominación, opresión e  injusticia. La ciencia y sabiduría de la debilidad, la vida santa en pobreza-amor y su justicia liberadora con los pobres, es el vigor de Dios. Contra la falsa fuerza del poder, de la riqueza y violencia que causan víctimas, pobres y oprimidos. El seguimiento y vida de Jesús Pobre y Crucificado, víctima y mártir por la justicia liberadora con los pobres, nos da la Resurrección.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here