La bondad querida y elegida

En uno de los muchos diálogos de la película “La casa junto al mar , última obra maestra del cineasta Robert Guédiguan , Joseph, uno de los protagonistas ,se queja con amargura de cómo sus escritos, otrora bien recibidos por el público, son rechazados y eso le desanima para seguir escribiendo. Se siente poco útil debido a su edad (acaba de jubilarse) y su supuesto poco atractivo (su novia,mucho más joven que él-muestra signos evidentes de cansancio con la relación).

Su hermano, Armand, más o menos  de la  misma edad le responde: “Sé más bondadoso contigo mismo”. A lo que él, en un tono socarrón e irónico responde: “La bondad es la virtud de los imbéciles”.

Armand  le responde entonces con la siguiente frase :

No te hablo de la bondad inconsciente, sino de la bondad elegida y decidida por uno mismo contra viento y marea“.

En este punto debo reconocer al lector del post que escuchar esa frase  me descolocó. Pero más aún me descolocó darme cuenta de que me descolocaba.

Casi como un trabalenguas “El descolocador que descoloque buen descolocador será”…

¿A qué venía tal descoloque? ¿ Quizá a dar por hecho demasiado fácilmente que somos (soy) bueno por el contexto en que vivo y que por tanto, la bondad se me (nos) supone por ser “buena gente”, “de buena familia”, “por haber estudiado” ¿por no ser problemático? . ¿ Algo así como  “el valor en la mili“?.

¿Vendría mi desasosiego quizá porque me hizo caer en la cuenta que  ser “bueno” supone “currárselo”?.Es decir, ejercer la bondad, elegir conscientemente , y decidir libre y personalísimamente ser bueno. y hacerlo cada día…con actos y contra viento y marea?  .

Intuyo que elegir la bondad conscientemente es más que rechazar todo aquello que nos hace mal, que hace mal al otro, a la otra. Me parece que tiene más que ver con atreverse a dar un pasito, inédito y arriesgado, en la intemperie. Un pasito en el que uno se  expone y pone en  evidencia . En que se posiciona ante todas las estructuras, inercias, rutinas onmipresentes, que a lo largo de la Historia, a lo largo de las intrahistorias  han ido construyendo una manera de actuar, de estar, de comportarse ,en la que la frescura no tiene lugar. Dicho de otra manera:Elegir la bondad es atreverse a  “ser fresco” en realidades marchitas y apolilladas.

Elegir la bondad, intuyo también,  es realizar un acto de libertad  que conlleva responsabilizarse de lo que genera su ejercicio. Ni más ni menos. Por tanto supone  alegrarse de las maravillas transformadoras que produce  pero también atenerse a las consecuencias no tan maravillosas que puede ocasionar . Porque no está de más recordar que hay quien no está por la labor de transformaciones ni cambios y pasará factura a quien se atreva a cuestionar aquello que “siempre ha estado ahí” tildando de “buenista” o “irresponsable” todo atisbo de novedad.

Elegir la bondad , intuyo, es un acto personalísimo. De cada uno y de cada una. Más allá de que los espacios en los que nos encontremos lo promuevan o no. Más allá de que las personas con las que convivimos y coincidimos faciliten o no mis (nuestras) decisiones cotidianas. Elegir la bondad es apostar por lo inédito viable: “ Mirad. Voy a hacer algo nuevo. Ya está brotando. ¿no lo notáis?”. (Is 43, 19)

Para finalizar este post  me gustaría llamar la atención sobre otros elementos de la película que merecen detenerse para ser contemplados:

  • La alusión a la risa como elemento profundamente  humano y vital: “Al borde del precipicio sólo la risa nos impide saltar” se llega a decir en un momento.
  • La manera en que relaciones familiares enquistadas se van sanando poco a poco.
  • La mirada sobre una utopía social y política no lograda
  • La respuesta a la situación de los menores refugiados

Todos estos elementos forman parte del  regalo que Robert Guédiguan hace con esta película en la que se invita a disfrutar, a debatir, a reflexionar sobre la vida con mayúsculas.

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.