Juan Luis Cebrián en el Foro Arrupe: escenario político tras las elecciones municipales

El martes 9 de junio celebramos el último Foro Arrupe del curso. En esta ocasión, contamos con la presencia del periodista Juan Luis Cebrián, director ejecutivo del Grupo Prisa, que introdujo el diálogo a propósito del escenario político español, tras las elecciones municipales y autonómicas del mes de mayo. Tras su brillante exposición inicial, se produjo un animado debate con las 50 personas asistentes al Foro.

Juan Luis Cebrián comenzó situando la cuestión en un marco más amplio que, en su opinión, resulta bastante claro aunque algunas personas, grupos y partidos no quieran entenderlo. Estamos ante una verdadera quiebra de la democracia representativa, debido al avance de la globalización, a las posibilidades de las tecnologías de la información y a la incapacidad del Estado nación de responder adecuadamente a los nuevos retos. A ello hay que sumar la corrupción sistémica, es decir, el hecho de que el sistema favorece y produce corrupción: por la deficiente financiación de las administraciones locales, por la Ley del Suelo, por la pervivencia de núcleos de poder político durante décadas, por las ‘puertas giratorias’, entre otros aspectos.

Con todo ello, parece claro que nuestro marco político está agotado. Respecto a la Constitución Española de 1978, el señor Cebrián considera que no hay mucho que reformar, pero lo que hay que reformar es muy importante y no puede esperar ya. Destacó tres aspectos: la cuestión territorial (punto sobre el que recurrió a Ralf Dahrendorf para reclamar un listado de competencias exclusivas del gobierno central), la sucesión monárquica y, algo que no suele destacarse tanto, la circunscripción provincial, que genera muchas distorsiones en nuestro sistema electoral. El problema es que no está claro que en estos momentos se den las circunstancias para buscar los consensos necesarios y lograr los acuerdos correspondientes.

En este contexto, las elecciones municipales y autonómicas de mayo han abierto un nuevo panorama político. El bipartidismo ha sufrido un importante varapalo, pero no va a desaparecer, sino que puede quedar en torno al 50-60% del voto. Concretamente, el Partido Popular tiene una base sociológica bastante firme, lo cual impedirá una debacle semejante a la de la UCD, si bien podría bajar hasta los 110 diputados. Algo semejante puede decirse del PSOE. Estaríamos hablando, por tanto, de un escenario en que los partidos mayoritarios puedan estar en torno al 25-30% del voto, mientras que los emergentes tengan un arco aproximado de 15-18%. La irrupción de Podemos ha supuesto un elemento dinamizador para el conjunto, mientras que Ciudadanos presenta aún mayores incertidumbres, más allá del cambio generacional.

Juan Luis Cebrián considera que los ayuntamientos van a funcionar razonablemente bien, incluyendo aquellos en los que el cambio es más notorio (Madrid y Barcelona, teniendo también en cuenta las diferencias de sus respectivas alcaldesas), mientras que el gobierno de las Comunidades Autónomas puede resultar más complicado e inestable. La tesis de que gobierne la lista más votada resulta falaz e impropia de nuestro sistema electoral, mixto entre lo mayoritario y lo proporcional. La política de pactos se hace especialmente compleja, ya que éstos pueden condicionar el planteamiento de cara a las cercanas elecciones generales. En todo caso, hay que recordar algo de lo que se dijo al comienzo: la institucionalidad se ha quebrado y la responsabilidad de ello no está en los “anti-sistema”, sino precisamente en los partidos del sistema. Concretamente, Cebrián fue muy crítico con los ex presidentes Aznar y Rodríguez Zapatero, pues considera que se apoderaron del sistema institucional.

Hasta aquí lo central de la exposición del señor Cebrián y del diálogo suscitado. También se abordaron otras apasionantes cuestiones, como el papel de los medios de comunicación social, el panorama internacional y la visión de Estados Unidos, la perspectiva de las empresas del Ibex35 y la inversión extranjera, las estrategias e interacciones entre PSOE y Podemos (inscritas en una ya larga historia de relación entre la socialdemocracia y los trotskistas), y el rol de la Iglesia católica en este escenario.

Como siempre, el Foro Arrupe ilumina la realidad pero no agota las cuestiones, sino que suscita y fomenta el diálogo. A ello contribuyó en esta ocasión, de manera brillante, Juan Luis Cebrián. La siguiente cita del Foro Arrupe será el martes 13 de octubre, en el Aula García Polavieja de la Universidad Pontificia Comillas, de Madrid. Tomad nota del cambio de lugar, pues será el lugar de realización durante todo el curso 2015/2016.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here