Jeremy Corbyn habla sobre la religión

Durante las elecciones primarias del Partido Laborista británico, los Cristianos de Izquierda (Christians on the Left, una corriente del Partido, antes llamada Cristianos Socialistas), planteó a los candidatos la siguiente cuestión. “¿Qué papel cree que las iglesias y las personas creyentes deben jugar en el futuro del Partido Laborista?” He aquí la respuesta que dio el nuevo líder del partido, Jeremy Corbyn, el 2 de septiembre de 2015.

Creo que las comunidades de fe son aliados esenciales en la lucha por una mejor Gran Bretaña. Quiero crear una sociedad apoyada en los valores de justicia y equidad, empatía y solidaridad. Quiero una sociedad que nos facilite desplegar nuestra bondad innata, inherente a nuestra naturaleza. Sé que esta aspiración es compartida profundamente con las comunidades creyentes. El año pasado, 13 millones de nuestros conciudadanos vivían en pobreza. Con lo peor de la austeridad tory [conservadora] aún por llegar, ese número aumentará.

Sé que aquí y allá en el país hay personas, de todos los credos y de ninguno, en la primera línea de la reforma del bienestar, dando testimonio del sufrimiento que este gobierno está causando a algunas de nuestras comunidades más pobres. Quisiera ver a más líderes creyentes oponerse públicamente a esta injusticia. Hablando este último año del impacto de los recortes sociales, los 26 obispos de la Iglesia de Inglaterra se posicionaron a favor de los más abandonados ante los políticos, que deberían estar protegiéndolos. Necesitamos unidad para detener el daño que está causando el gobierno y estaré hombro con hombro con todos los líderes de fe para lograrlo. Creo que está mal que los pobres tengan que pagar una crisis económica que es responsabilidad de los más ricos.

El informe “Verdad y mentiras sobre la pobreza”, elaborado por la Unión Bautista, la Iglesia Metodista, la Iglesia de Escocia y la Iglesia Reformada Unida fue una excelente contribución para cuestionar el mito de que la pobreza brota sobre todo de la pereza o de elecciones personales erróneas. Creo que tampoco es adecuado el lenguaje que habla de “gorrones de la beneficencia”, que acompaña las medidas de austeridad y que alimenta la intolerancia y la indiferencia ante el sufrimiento de los demás. Es indignante que más de 2300 personas hayan muerto después de que su ‘Evaluación de la Capacidad de Trabajar’ le dijese que deberían buscar un empleo. Cuando admitimos la agresión (bullying) contra los pobres y los inmigrantes, entonces los agresores se ven fortalecidos por todas partes. Un estudio reciente muestra que nuestros menores se encuentran entre los más infelices del mundo, siendo el bullying una de los principales culpables. ¿Acaso nos debería sorprender?

Los “Cristianos de izquierda” nos llaman a “amar al pobre, defender a la viuda, al refugiado y al huérfano y a levantarse contra la injusticia grande o pequeña”. Estos valores están en el corazón del Partido Laborista, con los que me siento profundamente comprometido. Quiero ayudar a crear una sociedad que se esfuerza para no dejar a nadie detrás, una sociedad más consciente y responsable socialmente, no una esclavizada por el materialismo galopante y el individualismo egoísta. Deseo trabajar con los “Cristianos de izquierda” y otras comunidades de fe, de cara a ese objetivo.
———– 

El 18 de septiembre, el periódico online de la Iglesia Anglicana ‘Church Times’ publicó una entrevista con Jeremy Corbyn, de la que entresacamos los siguientes párrafos.

¿Había algo de religión en su familia?

Sí, sí que la había. Mi madre era una atea que leía la Biblia; mejor, agnóstica, quizá. Había crecido en un ambiente religioso y su hermano era sacerdote, y había bastante clero en su familia. Yendo mucho más atrás, hay un elemento judío en la familia, probablemente de Alemania. Mi padre era cristiano, y solía asistir a la iglesia. Y fui a un colegio religioso, teníamos himnos y oraciones cada mañana

El lema del colegio era “Servir y obedecer”, según tengo entendido

¿Ah, sí? No lo recuerdo, pero suena correcto. O sea, que sí iba a la iglesia siendo niño, sí.

¿En qué momento decidió que eso no era para usted?

No soy anti-religioso en absoluto. No. Y probablemente voy a más ceremonias religiosas que la mayoría de la gente que son firmes creyentes. Voy a iglesias, voy a mezquitas, voy a templos, voy a sinagogas. Me parece que la religión es muy interesante. Me parece que el poder de la fe es muy interesante. Tengo amigos que son ateos muy firmes y que no quieren tener nada que ver con ninguna fe; pero yo tengo un planteamiento mucho más relajado. Creo que las comunidades de fe ofrecen mucho a la gente. No ha de haber guerras de religión; ha de haber honestidad acerca de la religión. Tenemos mucho más en común que lo que nos separa.

Escribir un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here